Juan 3.16 – De tal manera amó Dios al mundo

Anuncio

Juan 3.16 – De tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito – Comentario Bíblico Devocional sobre el Evangelio de Juan

Introducción

Esta es la continuación del estudio de las enseñanzas de Jesús a un gobernante del pueblo de Israel llamado Nicodemo. Fue en el marco de un encuentro, en el que ambos estuvieron a solas, que Jesús le dijo estas palabras a aquel reconocido maestro de la Ley judía. El relato de este encuentro inicia en Juan 3.1 y seguirá todavía hasta Juan 3.21.

Pero antes de iniciar el análisis del texto, comencemos por observar el contexto de la charla: Nicodemo llegó a escondidas para ver a Jesús e interiorizarse sobre quién era y qué enseñaba. Jesús le habló sobre la importancia del nuevo nacimiento, luego sobre el Reino de Dios y también acerca de los que son nacidos del Espíritu.

Nicodemo no entendía muy bien los conceptos expresados por Jesús, pero Él no dejó de explicarle todo lo necesario para que aquel pudiera entrar en el reino de los cielos. Ya en Juan 3.13 Jesús le habló sobre la función del Hijo del Hombre (o Mesías), a quien además  contrastó con la serpiente hecha por Moisés en el desierto (Juan 3.14).

También le dijo que era necesario que el Hijo del hombre sea levantado, al igual que lo fue aquella serpiente, “para que todo aquel que cree, tenga en Él vida eterna” (Juan 3.15). Ahora, en este versículo, le explicará qué motivó a Dios el Padre a enviar a su Hijo unigénito a este mundo: Su Gran Amor por todos nosotros.

Pero antes de comenzar con nuestro estudio de hoy, te quisiéramos presentar en forma muy breve nuestro Comentario Bíblico Devocional sobre el Evangelio de Juan:

Unas palabras sobre nuestro comentario

La presente es una porción del Comentario Bíblico sobre el Evangelio de Juan, publicado por Gracia y Vida. El mismo pretende ayudar a los lectores en la interpretación y en la aplicación de las escrituras a sus vidas; teniendo además como objetivo que la lectura sea fluida y de fácil interpretación.

Con dicho objetivo en mente, y a fin de entender los distintos versículos de la manera más apropiada, nos ayudaremos con un análisis del contexto y también con las herramientas hermenéuticas necesarias para llegar a una correcta interpretación; pero todo esto sin entrar en largas discusiones, ni en detalles demasiado técnicos.

Sin más, y primero que cualquier otra cosa, te invitamos a leer atentamente el texto y orar para que el Señor te llene de su sabiduría; sin lugar a dudas Él será la gran fuente de toda verdad y de todo entendimiento. Hecho ésto, ahora sí comencemos con el estudio del versículo que nos convoca, leamos:

El texto

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna

Juan 3.16 – LBLA

Análisis del Texto

(El gran amor de Dios)

Juan 3.16 – De tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito – Comentario Bíblico Devocional sobre el Evangelio de Juan

Anuncio

Porque de tal manera amó Dios al mundo

Ya en otros muchos textos de este evangelio hemos leído sobre el amor de Dios, pero es en este versículo que Su amor se expresa de la manera más contundente. Todo el plan de Dios se pone en marcha mediante ese gran amor que Él nos tiene, y hoy podemos disfrutarlo gracias la obra de Jesús en la Cruz.

Su amor por nosotros rompe con las barreras de nuestro propio raciocinio, atraviesa lo espiritual y se transforma en materia, deja lo sobrenatural y se vuelve carne, abandona momentáneamente su gloria y se compromete a sufrir a manos de su propia creación; luego deja la vida natural y la vuelve a tomar, resucita y asciende a los cielos, y hoy intercede ante el Padre por nosotros.

Obviamente hablamos de Cristo Jesús, Él es el amor de Dios manifestado plenamente en una persona.

Aquel que hoy mismo es nuestro propio abogado para con el Padre, nuestro salvador y nuestro Señor. Quien no renunció a morir en nuestro lugar, ni rechazó el peso de nuestro pecado sobre Él, Él es quien nos reveló el amor de Dios por nosotros. Solo Él se atrevió a morir por sus enemigos (Romanos 5.10) , por quienes le rechazaron y se burlabron de Él, y todo esto tuvo lugar gracias a Su gran amor.

Tal vez hasta ahora no lo hayas conocido ni te hayas dado cuenta de que existe, tal vez nadie te ha informado aún sobre el amor de Dios. Pero es hora de que sepas que Él ha hecho todo lo necesario para que lo conozcas, para que experimentes Su amor y para que lo disfrutes.

Queremos decirte además, que

El mensaje del evangelio es claro

La creación pecando contra el creador, desobedeciendo Sus reglas y Sus planes, se ha alejado de Él; en algunos casos lo ha convertido en enemigo y en otros lo ha tenido como lejano y ha olvidado quién es quién. Esta condición de pecado, de lejanía y enemistad es algo que ofende a Dios y que nos trae consecuencias eternas que no podemos cambiar por nosotros mismos.

Dios, por su parte, ha intentado acercarse a la humanidad de distintas maneras y al final, envió a su Hijo unigénito para que las barreras del pecado pudieran levantarse, para que podamos acercarnos a Él con libertad y confianza. Es a partir de la obra de Jesús que podemos disfrutar del maravilloso amor de Dios.

(Si no sabes a qué nos referimos cuando hablamos sobre el pecado te dejamos el link para que puedas leer al respecto; por otro lado, las consecuencias del pecado son explicadas en este otro link. Esperamos que Dios se revele a tu vida, te lleve a toda verdad y a la salvación que Él tiene preparada para los que en Él creen. 

¿Crees tú en Jesús? 

Anuncio

Si no lo has conocido aún, si no tienes una relación verdadera con Él, deja por un momento este estudio y sigue el link.)

Veamos ahora:

Cómo se manifiesta y cómo se aplica el amor de Dios para con nosotros

El amor de Dios se manifiesta maravillosamente en la obra de Jesús, demostrándonos que Dios es capaz de perdonarnos, de volver a aceptarnos y de adoptarnos como sus hijos. Es solo a partir del momento en que accedemos a una relación personal con Dios, que podemos darnos cuenta que Él se preocupa por nosotros y se ocupa de ayudarnos, apoyarnos, cuidarnos y guiarnos a toda verdad. 

Sus hijos experimentamos estos cuidados y una relación verdadera con Él cada día, y vivimos una expectativa gloriosa sobre la vida eterna que Él nos tiene preparada. A todo esto se lo llama salvación, que es exactamente lo contrario a la perdición a la que se refiere Jesús al hablar de los que “se pierden” (veremos más sobre esto unos párrafos más adelante).

El amor de Dios se manifiesta entonces en esta nueva posibilidad de disfrutar de una relación verdadera y eterna con Dios como nuestro Padre, y también en la persona de Jesucristo, y se aplica a nuestra vida gracias a la obra de Jesús y a la fe que cada uno debe tener en Él. Éste era el plan de Dios para con nosotros, ésta es la salvación que Dios nos tenía preparada.

Esta salvación te está esperando y solo depende de ti. Él ya hizo todo lo necesario. Eres tú quien debe tomar la decisión de vivir o no dentro de la voluntad de Dios, de respetar o no Su autoridad sobre tu vida, y de abrazar o no la fe, como el medio para alcanzar esa relación tan especial que aguarda por ti. ¿Qué harás?

Veamos ahora qué significa que Dios nos haya dado a su Hijo unigénito:

Que dio a su Hijo unigénito

El apóstol Juan ya nos ha dicho que Jesús es el Hijo Unigénito de Dios (Juan 1.14), en el estudio sobre dicho versículo hemos visto qué significa este término (te invitamos a leer más al respecto en el link). A manera de resumen diremos que:

El Hijo Unigénito de Dios es un hijo muy especial, con una relación distinta y única con el Padre. Nadie hay, ni habrá nunca, que tenga una relación igual a la que Jesús tuvo, tiene y tendrá con Él. Además, Su posición en, Su pertenencia a, y Su importancia dentro de, la Trinidad, no tiene comparación con la relación que ningún ser humano pueda tener con Dios el Padre.

Jesús ocupa una posición única para con el Padre, y por ende, al definir la palabra Unigénito no solo decimos que Él fue su único Hijo en la Eternidad (antes de la creación), sino que su relación fue distinta cuando Él estuvo en la tierra y lo sigue siendo hoy a la del resto de los hijos de Dios (nosotros).

Anuncio
Nota de color

Al tratar estos versículos en las escuelas bíblicas para niños (escuela dominical), muchas veces ellos preguntan si Jesús es el único Hijo de Dios. La pregunta obviamente se genera por la falta de entendimiento de la palabra “unigénito”. Los maestros obviamente explican que no lo es, ya que todos somos hijos de Dios. 

La pregunta que los niños hacen a continuación es: si todos somos hermanos de Jesús y si somos iguales a Él. Obviamente los maestros deben explicar que no somos iguales aunque sí hermanos de Él, dado que Jesús, siendo Dios, tiene una relación muy distinta a la que podemos tener nosotros con el Padre, y que, por otro lado, Él fue su Hijo desde la eternidad y tiene una naturaleza divina.

Como podemos imaginarnos, obviamente dependiendo de la edad, tienen diferentes respuestas y reacciones, algunos de ellos quedan pensativos y otros, al no comprender del todo qué se les está explicando, cambian su foco de atención. ¿Quién podría culparlos? Es obvio que también para nosotros este tema es muy difícil de comprender completamente, pero eso no debe desanimarnos. 

Si bien no lo comprenderemos por completo hasta que estemos con Él en su Gloria, sinembargo hay:

Algunas cosas que sí están claras

Dios tuvo un plan de salvación para todos nosotros y lo llevó a cabo a través de Su Hijo; Él debía morir en nuestro lugar, y por eso el texto dice que Dios “dio a su Hijo”, lo dio para que nosotros pudiéramos acceder a una vida eterna en comunión con Él. 

Entonces, gracias a esa muerte y por intermedio de nuestra fe, del arrepentimiento de nuestros pecados y de nuestra decisión de cambiar el rumbo de nuestras vidas, podemos llegar a ser hijos de Dios. Ésto sí está claro en su Palabra y es en esto en lo que debemos creer.

Por otro lado, en otros estudios ya hemos hablado sobre la persona de Jesús, sobre su deidad, su papel en la creación, su ministerio de salvación y muchas otras cosas. Seguiremos estudiando mucho más sobre Él a medida que vayamos avanzando en nuestro comentario sobre este Evangelio.

Pero por ahora solo queremos hacer hincapié en que Fue el Padre quien envió a Su Hijo, y que lo hizo por amor. Eso es lo que aclara tan eficientemente este texto al decir que:

Amó Dios al mundo

Siempre escuchamos que Dios ama al mundo. ¿Pero qué significa aquí la palabra mundo? ¿Sabías que hay muchas personas que discuten sobre este tema, precisamente porque el entenderlo nos define el alcance del amor de Dios? Conversemos un poco sobre el tema.

Por nuestra parte ya habíamos hablado de esto en otros estudios, nos interesaría aconsejarte, si te es posible, que leas la discusión sobre Juan 1.11, en donde el apóstol nos dice que Jesús vino a lo suyo, cuando analizábamos el versículo nos preguntábamos ¿Qué era lo suyo sino la humanidad toda? (Juan 1.11)

Por otro lado, en Juan 1.12 se nos dice que a todos los que le recibieron les dio la potestad (o “el derecho”) de ser hechos hijos de Dios, ese “todos”, según lo que entendemos, abarca a todos los seres humanos. Te invitamos a hacer click en ambos links para ver más sobre este tema.

Pero más allá de lo ya expuesto, nos gustaría decir lo siguiente:

Nosotros entendemos que el evangelio de Juan es más que abarcativo, y que al igual que el mensaje del evangelio en general, está orientado a todo aquel que se digne a tener fe en Dios y en su Hijo Jesucristo. Y además, que el ministerio de Jesús, y los resultados del mismo, alcanzan a todos los hombres. 

Todos tenemos la posibilidad de ser sus hijos, siempre y cuando haya alguien quien nos comparta el evangelio (aquí dejamos a tu criterio el tema de la responsabilidad que cada uno debería asumir ¿Haces algo al respecto? Y si no lo haces: ¿Qué supones que Dios espera de ti? Este es un buen momento para charlar con Él y para ponerte en sus manos).

El significado de la palabra mundo

Volviendo ahora a la palabra mundo, tal vez también sea interesante ver que la palabra original utilizada por Juan en este texto es κόσμος – kósmos, la cual se traduce como mundo o universo, y de la cual se deriva nuestra palabra cosmos. En este caso se podría haber traducido como humanidad, aunque es significativo que las principales versiones (o traducciones) de la Biblia la traducen como “mundo”.

Anuncio

Esta palabra, en la cultura griega, también era utilizada para hablar sobre un sistema mundial organizado. Recordemos que Juan estaba intentando relatar el mensaje de Jesucristo tan fidedignamente como pudiera, y que es bien claro que la misma aludía a la humanidad o al universo, pero en este contexto el significado es más que obvio.

Puedes ver su uso también en otros muchos textos, aquí te dejo uno: 2 Corintios 5:19, por favor presta atención al sentido de la frase. Además de encontrarla en el anterior, también la puedes ver en: Mateo 13.38; Marcos 14.9; Juan 1.10; 1 Corintios 4.9; Romanos 3.6; etc., etc. 

Gracias a ellos también podemos ver que el alcance de la obra de Cristo llega a toda la humanidad.

Por otro lado, queremos además hacer la siguiente interpretación: Aquí, en este texto, no solo se está hablando del amor del Padre, sino también del amor del Espíritu Santo y obviamente del de Jesucristo, quien accedió a morir por nosotros con la siguiente finalidad:

Para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna

En parte, estos conceptos ya fueron tratados en el estudio sobre el versículo anterior. En él habíamos hablado, por ejemplo, sobre la necesidad de la fe para obtener la salvación y también sobre el significado y las implicancias de la vida eterna

Te pedimos que hagas clic en los enlaces para leer sobre estos temas. Por otro lado, más arriba habíamos hablado sobre la salvación, lo cual es diametralmente opuesto al hecho de perderse. 

La perdición es el estado de aquellos que nunca han logrado obtener la comunión con Dios, y por ende, la vida eterna en su presencia. Estas personas nunca se han arrepentido por sus pecados y nunca han ingresado al reino de los cielos. 

El hecho de estar perdidos, implica estar en un estado muy diferente al que Dios pretende para nosotros. Es por eso que Él ha elaborado y ejecutado el plan de salvación, al cual nos llama a participar a cada uno de nosotros. 

Esto es lo que Juan quiere mostrarnos en todo su evangelio, pero al mismo tiempo, también es lo que Jesús quería que Nicodemo entienda: Que el amor de Dios estuvo disponible para él, así como también está hoy disponible para ti y para mí.

Es más, 

Cada uno de nosotros deberíamos comprender cuán grande es el amor de Dios, y cuán maravillosa es la oportunidad que tenemos de comenzar una nueva vida a través de la fe en Jesucristo. Al hacerlo accedemos a una vida llena de su amor, de su presencia, de su guía y de su apoyo en cada momento de nuestras vidas.

Aclaración sobre el alcance de la salvación

Si bien el valor del sacrificio de Jesús es tan alto que alcanzaría para salvar a cuanta persona haya existido, y vaya a existir, la fe puesta en Cristo es fundamental para obtener la salvación. Ambas son condiciones necesarias para que tú y yo seamos salvos. Esto está más que claro a lo largo de toda la Biblia, pero no tenemos que irnos muy lejos como para poder observar tal realidad, lee por ejemplo los siguientes textos:

18 El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19 Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Juan 3.18-19 – LBLA

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él. Juan 3.36 – LBLA

En este último vemos el verdadero estado de aquel que no ha tomado la decisión de acercarse a Él con fe. Esto es lo que vino a remediar Jesús, pero también de nuestra parte tiene que haber algo fundamental: Fe en Jesucristo. ¿Tienes fe en Él? ¿Crees? ¿Qué harás con tu fe? Si todavía no eres su hija/o, ésta es tu oportunidad.

Nos despedimos ahora, pero quedamos a tu disposición para lo que podamos ayudarte. Deseamos que puedas tener una muy estrecha relación con Dios y que Él bendiga cada área de tu vida.

Te dejamos algunos otros links que pudieran servirte:

Esto otros te ayudarán a entender más sobre el mensaje de la Biblia y sobre cómo obtener la vida eterna que Dios quiere darte:

Nota

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Juan 3.16 – De tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito – Comentario Bíblico Devocional sobre el Evangelio de Juan

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio