Juan 1.2-3 Jesús es el creador de todas las cosas

Introducción

En el estudio anterior hemos visto que Jesús es llamado por Juan el Logos de Dios; hablamos de su preexistencia (Algo que se nos vuelve a recalcar en el versículo 2); dijimos que este Logos tiene la esencia de Dios el Padre y que estaba con Él en el principio. También vimos la definición de la palabra Logos y qué implica que Jesús sea el Logos de Dios.

En los siguientes versículos veremos a Jesús como creador de todas las cosas; que Él es la fuente de toda vida y la implicancia, relación y significado de Jesús como la luz y la vida de la humanidad. Pero antes, si no has leído el comentario del primer versículo del libro de Juan; te invito a hacerlo a través del link, Seguramente te ayudará a entender un poco más lo que veamos aquí.

En los versículos que trataremos aquí, Juan nos hablará de la pre existencia de Jesús y de su papel en la creación de todas las cosas. Algo de lo cual no solo Juan nos habla, sino que también se ve en el resto del Nuevo Testamento. Ya lo veremos más abajo en este estudio, pero por lo pronto, primeramente y antes de comenzar con el estudio de los textos que nos convocan, nos gustaría comentarte:

Unas palabras sobre el comentario de Gracia y Vida

La presente es una porción del Comentario Bíblico sobre el Evangelio de Juan, publicado por Gracia y Vida. El mismo pretende ayudar a los lectores en la interpretación y en la aplicación de las escrituras a sus vidas, teniendo además como objetivo que la lectura sea fluida y de fácil interpretación.

Con dicho objetivo en mente, y a fin de entender los distintos versículos de la manera más apropiada, nos ayudaremos con un análisis del contexto y con las herramientas hermenéuticas necesarias para llegar a una correcta interpretación; pero todo esto sin entrar en largas discusiones, ni en detalles demasiado técnicos.

Sin más, y primero que cualquier otra cosa, te invitamos a leer atentamente el texto y a orar para que el Señor te llene de su sabiduría; sin lugar a dudas Él es la gran fuente de toda verdad y de todo entendimiento. Hecho ésto, ahora sí comencemos con el estudio de los versículos que nos convocan, leamos:

El Texto

2 El estaba en el principio con Dios. 3 Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Juan 1.2-3 – LBLA

Análisis del texto

2

El estaba en el principio con Dios

Ya desde el versículo 1 hemos visto que Juan nos habla sobre la preexistencia de Jesucristo. El sentido de remarcar este concepto se debe a la necesidad de contrastar el mensaje del evangelio con la creencia popular y con la cultura de los destinatarios del mismo.

Juan enseña algo que era contrario y totalmente opuesto a lo que los filósofos griegos argumentaban (ver la introducción al evangelio). Él no solo nos dice que Jesús no fue un ser creado por Dios, sino que irá todavía más allá y en los siguientes versículos nos dirá que Él tuvo una parte activa en el momento de la creación de todas las cosas.

Pero por ahora nos centraremos en este versículo para poder analizarlo, y para esto nos ayudaremos con la traducción del doctor en teología, ministro y escritor, William Hendriksen, quien traduce este versículo de la siguiente manera:

“El mismo estaba en el principio cara a cara con Dios”

Comentario al Nuevo Testamento, Libros Desafío, 1981, William Hendriksen, pág 75.

Esta traducción está a tono con el sentido que otros muchos teólogos le dan al pasaje, a saber, que Jesús participaba de una relación verdaderamente estrecha con el Padre (Ver Juan 1.18 y comentario). Decir entonces que Jesús estaba cara a cara con Dios nos acerca más al significado de la frase en el original, la cual implica una plena comunión entre ambas personas de la Trinidad.

Más allá de este tema, también existe una explícita mención de su preexistencia. Por ende, aunque el Verbo se encarnó hace tan solo unos dos mil años, el Jesús en quien creemos es eterno; lo mismo que la Trinidad, la cual habita desde entonces en una completa comunión entre sí.

Juan 1.2-3 Jesús es el creador de todas las cosas

Veamos ahora el papel del Verbo en la creación:

3

Todas las cosas fueron hechas por medio de Él

Su parte en la creación está implícita desde el comienzo de la revelación de Dios, mediante el libro de Génesis. Esto se ve especialmente en el siguiente texto:

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.

(Génesis 1.26 – LBLA)

¿Con quién hablaría Dios al expresarse de tal modo? De seguro no hablaba con los ángeles ni consigo mismo. La conclusión lógica es que el Logos estaba allí con Él. Ésto mismo es lo que Juan entiende (lo que le es revelado); y por eso no se queda en dicha frase, sino que la refuerza:

Sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho

¿Es Juan el único en alcanzar dicha revelación? Por supuesto que no. El apóstol Pablo también nos escribe con el mismo sentido, veamos qué tiene para decirnos:

Porque en Él fueron creadas todas las cosas, {tanto} en los cielos {como} en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él.

(Colosenses 1:16 – LBLA )

Veamos el énfasis en la expresión “todas las cosas”. Tanto es así que a Pablo no le alcanza con decir «todas», por lo que enumera: cielos tierra, tronos, poderes, etc.; dando a entender que Jesús no tuvo una participación acotada, sino que realmente estuvo en cada cosa, en cada parte de la creación.

Esto, más allá de maravillarnos mientras pensamos en el incalculable poder de nuestro Señor, también pudiera llamarnos a notar el infinito amor de aquel que pudo hacer tantas cosas; pero que no se envaneció por ello, no se quedó ofendido y distante, de brazos cruzados al ver nuestro pecado; sino que lo dejó todo por amor y eligió sufrir por nosotros antes que sabernos lejanos para siempre.

Cuán grande fue su poder, también así de grande fue su amor. Pablo pintó un cuadro excelso del amor puesto en acción de aquel que todo lo creó y por quien todo se sostiene, un amor tan enorme que lo motivó a despojarse de su gloria para otorgarnos el privilegio de volvernos a Dios, Leamos lo que Pablo nos dice de Jesús:

6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

(Filipenses 2.6-8 – LBLA)

Veamos algunos otros textos que nos muestran a Jesús no solo como creador sino como quien sustenta a toda la creación

Jesús como creador y sustentador de todas las cosas

Sin embargo, para nosotros {hay} un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para Él; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual {existimos} nosotros.

(1 Corintios 8:6 – LBLA)

En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de Él, y el mundo no le conoció.

(Juan 1:10 – LBLA )

El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,

(Hebreos 1.3 – LBLA)

Evidentemente su poder no se limitó a crear, sino a sostener, a permitir que la vida siga fluyendo, que el mundo siga girando y que todas las cosas se mantengan en el orden establecido. Muchas veces, al pensar en Jesús como aquel buen tan bueno como para morir por nosotros, perdemos de vista todo el poder contenido en su persona.

Juan 1.2-3 Jesús es el creador de todas las cosas

Dios nos bendiga con Su revelación sobre la persona de Cristo para que le podamos conocer tal cual Él es. Para poder entender quién es y cuán grande amor nos tiene, y también para que le permitamos reinar en nuestros corazones. ¡Amén!

Aquí terminamos con este estudio, pero te invitamos a continuar leyendo este precioso evangelio. Esperamos que este comentario sea de bendición para tu vida, y quedamos a disposición para ayudarte en lo que esté a nuestro alcance y por si tuvieras alguna duda sobre el texto. ¡Dios te bendiga mucho!

Links

Si deseas, haz click aquí para iral índice del estudio y presentación del Evangelio de Juan.

También puedes ir al estudio anterior y ver a Jesús como la Palabra de Dios: Juan 1.1 – Jesús como la Palabra o el Verbo de Dios.

En el próximo estudio analizaremos el siguiente versículo:

4 En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

(Juan 1.4 – LBLA)

Si quieres, puedes hacer click e ir al próximo estudio: Juan 1.4 – El Logos es la Vida y la Luz del mundo.

Nota sobre el texto utilizado

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Juan 1.2-3 Jesús es el creador de todas las cosas

¡Haz click si te gusta! (Si no estás viendo los íconos para compartir o para indicar que te ha gustado la publicación es porque tu detector de publicidades los está filtrando. Si deseas compartir el contenido en tus redes solo debes pausar el filtro de publicidades y recargar la página. Luego de compartir ya lo puedes habilitar nuevamente.)
Comparte con quien lo desees

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *