Qué debo hacer para ser un hijo de Dios


¿En qué debo creer? ¿Qué significa aceptar a Jesús como nuestro Señor? ¿Qué significa arrepentirse de los pecados?

En este estudio intentaremos explicar de manera muy  breve y clara estas preguntas; y lo haremos apoyándonos en las escrituras. Te invito a leer con detenimiento los siguientes puntos y a decidir qué quieres hacer al respecto.

Pero antes de hablar de nosotros debemos conocer qué sucede del lado de Dios. Debemos saber que Él nos ama y que desea que seamos sus hija/os, Él ha dispuesto todo lo necesario para que podamos tener esa posibilidad. Así que como una breve introducción les propongo que veamos por un instante:

El gran amor de Dios

Te invito a leer un versículo muy conocido de la Biblia, a través del cual se puede conocer el alcance universal del llamado de Dios. En él se dice que Dios «amó a todo el mundo», y que es en función de ese amor, que nos dio la oportunidad de obtener una vida eterna en su presencia. Leamos,

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna. 


(Juan 3:16 – LBLA)

Observemos que además del amor, y del alcance del mismo, en este versículo también se nos habla de algo que nosotros debemos tener.

Este requisito es la fe, lo cual implica que para llegar a ser los receptores de esa vida eterna, tenemos que creer en Jesús, el Hijo unigénito de Dios del cual se habla en este versículo.

Ahora, tal vez te preguntes:

¿En qué debemos creer?

Veamos en principio, que debemos creer que Jesús es el hijo de Dios, y que vino a este mundo para mediar entre Dios y los seres humanos. Esta mediación era necesaria porque entre ambos había una barrera que se conoce como pecado.

Ya hablaremos más sobre todo esta barrera y qué implica, y también sobre el pecado y su significado; pero por el momento enfoquemos nuestra mirada en la fe necesaria y en el objeto de nuestra fe, Jesús.

Existen muchísimos versículos en la Biblia que hablan sobre la fe y sobre la obra de Jesús, pero aquí solo mencionaremos algunos que tienen que ver con la fe en Jesús. El primero es una oración del apóstol Pablo, quien ora de esta manera:

16 Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser,17 para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, 18 puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; 19 en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. 

(Efesios 3.16-19 – NVI)

El segundo y tercero nos hablan de la necesidad de la fe y de cuál es el resultado de nuestra fe, leamos:

Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan.

 (Hebreos 11.6 – DHH)

8 a quien sin haberle visto, le amáis, y a quien ahora no veis, pero creéis en Él, y os regocijáis grandemente con gozo inefable y lleno de gloria,9 obteniendo, como resultado de vuestra fe, la salvación de vuestras almas. 

(1 Pedro 1.8-9 – LBLA)

Conociendo entonces sobre el amor de Dios para con nosotros y en quiçen debemos depositar nuestra fe. Veamos ahora nuestra parte en la salvación, es decir:

¿Qué debemos hacer nosotros para comenzar a ser sus hijos?

En primer lugar debemos:

Acercarnos a Él

Te invito a leer el siguiente versículo en el libro de hebreos:

Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna 

(Hebreos 4:16 -LBLA)

Veamos ahora lo que dice el libro bíblico de Santiago.

Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros

(Santiago 4:8)

Tanto en estos versículos como en muchos otros, podemos ver la importancia de tener la voluntad de acercarnos a Dios. Esto demanda tanto una decisión como también una acción de nuestra parte.

En segundo lugar, una condición sine qua non, es decir, inamovible o que no podemos saltearnos, es que debemos ponernos a cuentas con Dios. Esto lo haremos siempre y cuando logremos entender la necesidad de:

Arrepentirnos de nuestros pecados

Es este simple hecho, el del arrepentimiento, el que nos permite que nos acerquemos a Dios y que nos pongamos a cuentas con Él. Cuando nos damos cuenta de que no vivimos según su voluntad y que incumplimos el propósito para el cual Él nos había creado. Entonces debemos llegar a él con esta actitud.

Claro está que para que eso sea posible, debemos tener la humildad para reconocer dos cosas:

  1. Nuestra condición de personas que hemos pecado y
  2. Que nos encontramos en la necesidad de arrepentirnos.

A pesar de no tratar exhaustivamente el tema en este lugar, lo que sí haremos es decir que:

Pecado es todo lo que nos aleja de Dios. Lo que hagamos, pensemos o expresemos que no esté de acuerdo con su esencia y voluntad será pecado.

Dejaremos aquí solo algunos textos que hablan sobre este tema y luego seguiremos con nuestro propósito fundamental, que será entender “Qué debo hacer para ser un hijo de Dios”.

Textos sobre el pecado

El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. 

(Proverbios 28:13 – RVR1960)

Desde entonces Jesús comenzó a predicar y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado 

(Mateo 4.17 – LBLA)

Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor, 

(Hechos 3:19 – NVI)

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos perdonará y limpiaremos de toda maldad. 

(1 Juan 1:9 – NVI)

Resumiendo hasta aquí, ya hemos hablado de nuestra necesidad de acercarnos a Dios, de la existencia de pecado en nuestras vidas y del arrepentimiento genuino, Ahora veremos nuestra necesidad de:

Aceptar a Jesús como nuestro Señor

En el versículo que sigue veremos que además de creer, entender que hemos pecado y arrepentirnos, hay algo más que debemos hacer en el momento en que me pregunte: ¿Qué debo hacer para ser un hijo de Dios?

Esto será: confesar que Jesús es el Señor de nuestras vidas y vivir en concecuencia. Veamos el siguiente versículo y luego intentaremos explicar qué significa. Leamos:

9 que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; 10 porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice:Todo el que cree en Él no será avergonzado. 

(Romanos 10: 9-11 – LBLA)

Jesús será el Señor de nuestras vidas si obedecemos lo que nos enseña la Biblia, si comenzamos a vivir como a Dios le agrada y si nos dejamos guiar por el Espíritu Santo. Veamos el siguiente versículo que nos explica cómo quiere Dios que vivamos nuestra vida:

14 Como hijos obedientes, no vivan conforme a los deseos que tenían antes de conocer a Dios.15 Al contrario, vivan de una manera completamente santa, porque Dios, que los llamó, es santo;16 pues la Escritura dice: «Sean ustedes santos, porque yo soy santo.» 

(1 Pedro 1.14-16 – DHH)

(Si deseas profundizar más sobre este texto, te invito a leer los siguientes comentarios Bíblicos sobre el mismo:

https://graciayvida.com/1-pedro-114-no-conformen-viejos-deseos/ y

https://graciayvida.com/1-pedro-115-16-llamados-a-ser-santos/ )

Dios hubiese querido que vivamos según su proyecto original. Cuando creó el mundo y a nosotros, Él tenía un propósito, relacionarse cotidianamente con nosotros mientras vivimos en un mundo de armonía y bondad.

El pecado nos fue degradando nuestras conciencia, entendimiento y la sabiduría para saber qué es mejor para nuestras vidas. Pero Dios pretende que al conocerle volvamos a aquel rumbo original, a una vida sin maldad en donde el amor sea la base para toda relación.

Es por eso que el último punto que trataremos en este estudio será nuestra necesidad de:

Cambiar el rumbo de nuestras vidas

¿Significa esto que debemos dejar de disfrutar de la vida? ¡No! Por supuesto que no. Dios no pretende que seamos gente amargada, sino personas que sepan disfrutar de todo lo que Él nos da.

Un versículo muy conocido en la Biblia es aquel en el que la persona más sabia que se menciona en la misma dice:

Nada hay mejor para el hombre que comer y beber y decirse que su trabajo es bueno. Esto también yo he visto que es de la mano de Dios. 

(Eclesiastés 2:24 – LBLA)

No sólo en éste, sino también en muchos otros versículos se nos habla de disfrutar. Así que debemos hacerlo, ahora, cambiar el rumbo de nuestras vidas implica que comencemos a vivir de una manera distinta en relación al pecado, entendiendo que debemos agradar a Dios en todo lo que hacemos.

Dejo aquí debajo algunos versículos que hablan sobre cómo hacer para vivir según la perspectiva divina, y próximamente dejaré también un link en donde se hable más profundamente de este tema.

Versículos que expresan cómo vivir de la manera en que a Dios le agrada

Por esto, despójense de toda inmundicia y de la maldad que tanto abunda, para que puedan recibir con humildad la palabra sembrada en ustedes, la cual tiene poder para salvarles la vida. 

(Santiago 1:21 – NVI – Esta palabra a la que se refiere es la Biblia)

10 Porque en cuanto Él [Jesús] murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en cuanto vive, vive para Dios. 11 Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. 12 Por tanto, no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal para que no obedezcáis sus lujurias; 13 ni presentéis los miembros de vuestro cuerpo al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.14 Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia. 

(Romanos 6:10-14 – LBLA – Texto entre corchetes agregado)

Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 

(Hebreos 12.14 – NVI)

Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre vosotros, como corresponde a los santos; 

(Efesios 5.3 – LBLA)

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. 

(Romanos 6.22 – RVR1960)

Éste es entonces el camino de vida del cristiano, es lo que nos muestra la Biblia y es lo que deberíamos hacer. A la hora de comenzar a ser un hijo de Dios debes tener claro que es a esto lo que Dios nos llama a vivir.

¿Quieres comenzar a vivir de esta manera? ¿Quieres ser un hijo de Dios?

Espero que sí.

Si tu respuesta es afirmativa, te invito a orar de esta manera:

Padre celestial, me arrepiento hoy por todos mis pecados y quiero pedirte perdón por ellos. Quisiera comenzar a vivir cada día contigo y que me adoptes como tu hija/o. También quisiera pedirte que me guíes cada día para encontrar tu camino, en el nombre de Jesús, Amén.

Si hiciste esta oración de corazón, Dios se manifestará a tu vida y Él sabrá cómo guiarte a su verdad. Si lo necesitas, no dudes en escribirnos.

Antes de despedirme, quisiera decirte que no se han tratado todos los temas que se  hubiesen podido en relación con la salvación y la nueva vida con Cristo. No se hizo para no alargar mucho este estudio.

Pero lo que se puede hacer es dejar algunos links a páginas donde se expliquen algunos otros temas relacionados con los que vimos. Asi que busca más abajo y, si hubiere alguno que quisieras estudiar, que no se encuentre, comentame cual es e intentaré escribir al respecto.

Ahora sí me despido, Dios te bendiga y te guíe en tu búsqueda de su persona y de tu camino en la vida.


Links

Si quieres saber qué significa aceptar a Jesús como nuestro Señor y Salvador, haz click en el enlace.

Si te gustaría saber de qué debemos ser salvados por Jesús, clickea en el enlace.

Si no entiendes la Biblia, el Espíritu Santo nos puede ayudar a entender la Biblia, las cosas espirituales y la salvación.

Si deseas entregar tu vida a Dios y comenzar una nueva relación con Dios, lee las instrucciones de la Biblia al respecto.

También puedes leer cómo comenzar tu vida con Dios.

Tal vez ahora quieras saber cuál es el significado de pecado. Léelo siguiendo el link.

Si hay cosas que no entiendes y no las encuentras en la categoría ABC de la Fe, en este sitio, no dudes en escribirnos.


Qué debo hacer para ser un hijo de Dios


Nota:

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Las identificadas como NVI, fueron tomadas de:

Escritura de la Santa Biblia, NEW INTERNATIONAL VERSION®, NIV® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.® Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Las identificadas como RVR1960, fueron tomadas de:

la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.

Las identificadas como DHH, fueron tomadas con permiso de:Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.


¡Haz click si te gusta!
Comparte con quien lo desees

Publicado por Gracia y Vida

Muchas gracias por habernos visitado¡Que Dios te bendiga mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *