Seguir hacia la meta más allá de la angustia o el dolor – Juan 12.27-28

Anuncio

Seguir hacia la meta más allá de la angustia o el dolor – Juan 12.27-28

Devocionales diarios – El ministerio de Jesús

El texto

27 Ahora mi alma se ha angustiado; y ¿qué diré: «Padre, sálvame de esta hora»? Pero para esto he llegado a esta hora. 28 Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Y le he glorificado, y de nuevo le glorificaré.

Juan 12.27-28 – LBLA

Reflexionemos juntos

Jesús entró a Jerusalén en medio de una multitud que alababa a Dios. Había gran felicidad y algarabía a su alrededor. Los ciegos y enfermos sanados estaban felices, y hasta los niños cantaban “¡Hosanna al Hijo de David!” (Mateo 21.14-16).

Pero Jesús no compartía esta alegría. Él estaba triste. Lo que venía era muy duro para Él. Su muerte y resurrección no vendrían antes que los maltratos; y lo peor, lo más difícil: cargar nuestros pecados sobre sus hombros. Su ministerio no fue nada fácil.

Nuestros ministerios generalmente tampoco lo son. ¿Cierto? Pero aún así: ¡Es posible seguir adelante! Es posible continuar con Su ayuda. Jesús lo hizo y espera que nosotros sigamos su ejemplo. 

Considera lo siguiente: Si te ha permitido tener tu ministerio es porque confía en ti. Y si ha permitido que te lleguen las pruebas, es porque sigue confiando, porque sabe que estás para más, que puedes seguir creciendo en la fe.

Jesús dijo: “En el mundo tendrán aflicción”. Él bien sabía de qué hablaba. Pero también sabía que tú le servirías y que debería trabajar en ti. Y eso es lo que ahora mismo está haciendo. Por eso: ¡No te preocupes! El que comenzó en ti la buena obra, la perfeccionará.

Nunca dudes de su presencia ni de su amor por ti, ni aún en tus momentos más difíciles. Tú ya sabes que Él siempre se encarga de apoyar a sus hijos. Eso es lo que hizo al enviar al consolador a tu vida, confía y apóyate en Él.

A pesar de las dificultades y el dolor, con Cristo somos más que vencedores. ¿Lo crees? Si es así: ¡Sigue adelante! Y jamás olvides que Dios siempre está cerca. Que Él siempre responde. ¿Has oído tú Su voz? Jesús la oyó y tú también puedes.

Te invitamos a orar:

Oremos

Padre amado quiero poner mi vida en tus manos. A pesar de las pruebas que estoy pasando, de las situaciones difíciles y de todo lo que estoy viviendo; quiero decirte que te amo y que te necesito.

Anuncio

Quiero que sepas que quiero seguir adelante, aunque tú sabes cuánto me cuesta. 

Por eso Padre, te pido que me ayudes, que me fortalezcas y que me guíes para cumplir con tu voluntad, para poder salir adelante a pesar de todo. Yo sé que con tu ayuda todo es posible, y por eso en Ti confío. Por favor Señor sigue obrando en mi vida. 

Te pido todo esto en el nombre de Jesús, y también te agradezco por Tu presencia y por todo Tu amor por mí; y porque a pesar de todo lo que pudiera sucederme, Tú estarás siempre a mi lado. Te adoro y te alabo en el nombre de Jesús, amén.

¿Haz hecho esta oración? ¡Sigue con fe!

PD.

Ten en cuenta que el dolor o la angustia de ninguna manera son indicadores fidedignos del enojo divino, de algún tipo de castigo o de la presencia de pecado en tu vida. Jesús sufrió mientras hacía exactamente la voluntad del Padre, y Él sí que fue es un ser santo y puro. 

Por eso: Nunca te fíes de los sentimientos para determinar si estás haciendo la voluntad de Dios. Considera siempre que “engañoso es el corazón”. Antes que en tus sentimientos, deja que sea Dios quien te guíe.

Links

Te dejamos más devocionales diarios para que puedas leerlos:

El reino de los cielos en nosotros (Mateo 4:17 – El Reino de los cielos se ha acercado)

Anuncio

La sal de la tierra (Mateo 5:13 – Ustedes son la sal de la tierra)

Dios te llama a servirle    (Mateo 4:18-20 – El Llamamiento de Andrés y Pedro)

Ayudando y anunciando el evangelio   (Mateo 4:23 – ministro en Galilea)

Ustedes son la luz del mundo   (Mateo 5:14-16 – Enseñanzas de Jesús)

Conduce a otros a Cristo    (Mateo 9:2 – Jesús y el paralítico)

Acércate con fe a Dios (Mateo 9:27‭-‬31 – Jesús y los dos ciegos)

Cumple tu ministerio     (Mateo 9:32‭-‬34 – Jesús y el mudo endemoniado)

Oremos con fe   (Mateo 20:29‭-‬34 – Jesús y otros dos ciegos)

Encuentra más en el Devocional “El ministerio de Jesús“.

Nota:

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Anuncio

La imagen es una adaptación del trabajo de Pexels en Pixabay

Seguir hacia la meta más allá de la angustia o el dolor – Juan 12.27-28

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio