Juan 1.15-17 – Gracia y Verdad por medio de Jesucristo

Comentario Bíblico Devocional

Introducción

En este comentario veremos que tanto Juan el Bautista como el apóstol Juan se ponen de acuerdo en resaltar la Gracia y la Verdad en Jesucristo, veremos además que los que hemos creído en el Señor Jesucristo, hemos sido bendecidos por ambas virtudes y que las mismas continúan disponibles para todos los que crean.

Pero antes de comenzar con el estudio nos gustaría comentarte:

Unas palabras sobre el comentario de Gracia y Vida

La presente es una porción del Comentario Bíblico sobre el Evangelio de Juan, publicado por Gracia y Vida. El mismo pretende ayudar a los lectores en la interpretación y en la aplicación de las escrituras a sus vidas; teniendo además como objetivo que la lectura sea fluida y de fácil interpretación.

Con dicho objetivo en mente, y a fin de entender los distintos versículos de la manera más apropiada, nos ayudaremos con un análisis del contexto y con las herramientas hermenéuticas necesarias para llegar a una correcta interpretación; pero todo esto sin entrar en largas discusiones, ni en detalles demasiado técnicos.

Sin más, y primero que cualquier otra cosa, te invitamos a leer atentamente el texto y orar para que el Señor te llene de su sabiduría; sin lugar a dudas Él es la gran fuente de toda verdad y de todo entendimiento. Hecho ésto, ahora sí comencemos con el estudio de los versículos que nos convocan, leamos:

El texto

15 Juan dio testimonio de Él y clamó, diciendo: Este era del que yo decía: “El que viene después de mí, es antes de mí, porque era primero que yo.” 16 Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia. 17 Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo.

Juan 1.15-17 – LBLA

Comentario

Juan 1.15-17 – Gracia y Verdad por medio de Jesucristo

15

Juan dio testimonio de Él y clamó

No es la primera vez que el apóstol Juan nos habla del testimonio de Juan el Bautista y no será la última. Ya lo hemos visto en los versículos 6-8 y lo veremos en 33, 34 y 36 de este mismo capítulo, por solo nombrar algunas pocas referencias. (Si gustas puedes ver los comentarios a los mismos en:

Juan 1.6-8 – Juan es testigo de la Luz de Cristo

Juan 1.33 – Juan es testigo del descenso del Espíritu Santo en forma de paloma

Juan 1.34 – Juan es testigo de la persona del Hijo de Dios

Juan 1.35-39 – Juan es testigo del cordero de Dios

El autor de este evangelio además agrega en este versículo, que el bautista no solo dio testimonio sino que clamó, es decir que lo anunció con vehemencia, ímpetu y pasión; algo que debería también caracterizar nuestra forma de expresar a otros nuestro testimonio sobre acerca Señor. ¿No lo crees? 

Esto mismo es algo que hicieron Pedro y Juan (Hechos 4.29) después de haber sido libres de la prisión. Ésto fue lo que hizo que muchos pudieran conocer el camino de la verdad, y gracias a ello, tú y yo podemos hoy conocer a Cristo y tener la posibilidad de ser hijos de Dios. No te guardes el mensaje, todos hemos sido comisionados (Mateo 28.19-20).

Este era del que yo decía: “El que viene después de mí, es antes de mí, porque era primero que yo.” 

El mensaje en este caso consiste de un recordatorio de lo que ya había dicho (Juan el bautista) a la multitud que se acercaba a oirle:  “El que viene después de mí, es antes de mí, porque era primero que yo.” Ver el comentario sobre esta frase en Juan1.30-31 – Después de mí viene un hombre que es antes de mí.

El apóstol Juan aquí está recordando las palabras de Juan el bautista a los destinatarios de su evangelio. Jesús era antes que Juan porque es eterno. Estaba en el principio con Dios (Juan 1.1) pero ahora había llegado el tiempo de tomar carne y huesos para sí, de humillarse hasta lo sumo y de hacerse obediente hasta la muerte para darnos vida eterna. (ver Filipenses 2.6-8).

Es gracias a esa tremenda entrega que Juan puede decirnos que:

Juan 1.15-17 – Gracia y Verdad por medio de Jesucristo

16

De su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia

La plenitud es un estado de perfección absoluto. Ese era el estado de amor, de gracia y entrega de nuestro Señor. Gracia sobre gracia como una ola tras otra, como las caricias de una madre a su bebé, una tras otra, donde la presente siempre precede a la siguiente. 

Eso es lo que hemos recibido. No solo los apóstoles en aquel tiempo, sino también nosotros. Su gracia no se acaba, la plenitud de Cristo no disminuye, su eterno amor siempre sigue presente y su perdón siempre está al alcance del arrepentimiento sincero.

El apóstol dice que todos la hemos recibido, sin lugar a dudas habla de todos aquellos que hemos oído la voz de Cristo, de los que hemos depositado nuestra fe en Él y en su Padre que lo envió (volver a leer Juan 1.12-13). Todos los que le recibimos hemos podido beber del agua que fluye para vida eterna (Juan 4.14).

Para los que lo hemos hecho, el favor de Dios siempre dará lugar a un nuevo favor, el favor del Padre que nunca se acaba. Es de eso de lo que habla Juan. Él lo experimentó en su vida y tal vez sea el tiempo de que tú los experimentes también. ¿Querrás hacerlo? ¿Le entregarás tu vida a Dios? ¿Comenzarás a vivir dentro de su voluntad? Ya es tiempo.

17 

Porque la ley fue dada por medio de Moisés

Aunque los receptores del cuarto evangelio hayan sido cristianos de origen griego (Ver la introducción al comentario del evangelio de Juan), esto no implica que ellos no tuvieran conocimiento acerca de Moisés. 

No debemos olvidar el movimiento judaizante, el cual recorrió todas las iglesias cristianas del primer siglo, por lo que debió ser combatido especialmente por el apóstol Pablo, ver por ejemplo Gálatas 3.15-29, donde él explica y diferencia la ley de la gracia.

Juan también contrasta en este texto la ley con la gracia. Una fue dada a través de Moisés, pero la otra nos fue entregada a través de Jesús. No que la primera fuera mala, sino que la última es muchísimo mejor. 

Con la primera nos dimos cuenta de lo imposible que era alcanzar la perfección de la santidad, con la segunda recibimos gracia para obtener el perdón oportuno. Ver también Romanos 4 donde Pablo enseña sobre el antiguo pacto y lo diferencia del nuevo.

Ahora bien, aunque en el Antiguo Testamento nos encontramos con un Dios que manifiesta su misericordia, compasión y clemencia:

Entonces pasó el Señor por delante de él y proclamó: El Señor, el Señor, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad

Éxodo 34.6 – LBLA

La más grande demostración de su gracia y bondad nos fue manifestada a través de su Hijo, por eso el discípulo amado nos dice que:

La gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo

Juan 1.15-17 – Gracia y Verdad por medio de Jesucristo

La gracia para tener oportunidad de encontrarnos cara a cara con la verdad del evangelio, y a través de ella, con la salvación eterna. Jesús dijo:

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí

Juan 14.6 – LBLA

En el estudio del versículo anterior hemos comentado sobre la gracia y la verdad, te invitamos a leer dicho estudio en el siguiente link: Juan 1.14 Jesucristo habitó entre nosotros, lleno de gracia y de verdad. 

Reina-Valera dice simplemente que tanto la gracia como la verdad “vinieron” por Jesucristo, en tanto que la Versión NVI dice que “nos han llegado” por medio de Él. Sea como fuere, las tenemos, son nuestras y podemos disfrutar de vivir en ellas.

No pierdas tu oportunidad de vivir en medio de la gracia y la verdad de Dios. Él las dispuso para nosotros y ambas están a tu alcance. ¿Has conocido el amor de Dios? ¿Quieres conocerlo? Escribenos.

Si ya vives dentro de su gracia: ¿No crees que ya es tiempo de acercar esa misma gracia a otros? ¡Cuéntales la verdad! Manifiesta lo que Cristo ha hecho en tu vida, vive dentro de la verdad de Dios. Eso es lo que Él espera de tí.

Nos despedimos por ahora. Esperamos que el comentario te haya sido de bendición, cuéntanos tu experiencia con la lectura del mismo y sugierenos aquello que te resulte pertinente. ¡Que Dios te bendiga mucho! 

 Links hacia otros estudios del comentario de Juan

Nota sobre el texto citado

Todas las Citas Bíblicas fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Juan 1.15-17 – Gracia y Verdad por medio de Jesucristo

¡Haz click si te gusta! (Si no estás viendo los íconos para compartir o para indicar que te ha gustado la publicación es porque tu detector de publicidades los está filtrando. Si deseas compartir el contenido en tus redes solo debes pausar el filtro de publicidades y recargar la página. Luego de compartir ya lo puedes habilitar nuevamente.)
Comparte con quien lo desees

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *