Juan 1.30-31 – Después de mí viene un hombre que es antes de mí

Comentario Bíblico Devocional del Evangelio del apóstol Juan

Introducción

Desde los versículos previos en apóstol Juan nos está narrando distintos acontecimientos del ministerio de Juan el Bautista, y sobre la relación que éste tiene con Jesús. Vemos su predicación, lo que le responde a quienes le preguntan por su ministerio, y como él se refiere a Jesús.

En estos versículos continuaremos viendo el testimonio de Juan sobre Jesús, y cómo se relaciona su ministerio con el del “Cordero de Dios que quita los pecados del mundo”. (Ese es el título que Juan le dio a Jesús en el versículo anterior).

Comencemos con el análisis de los textos que nos convocan, pero antes, si te es posible, por favor lee todo el contexto (Juan 1.19-34), eso te ayudará a entender mejor lo que estamos viendo aquí.

Más allá del análisis del texto en sí, nos gustaría comentarte brevemente

Unas palabras sobre el comentario de Gracia y Vida

La presente es una porción del Comentario Bíblico sobre el Evangelio de Juan, publicado por Gracia y Vida. El mismo pretende ayudar a los lectores en la interpretación y en la aplicación de las escrituras a sus vidas; teniendo además como objetivo que la lectura sea fluida y de fácil interpretación.

Con dicho objetivo en mente, y a fin de entender los distintos versículos de la manera más apropiada, nos ayudaremos con un análisis del contexto y con las herramientas hermenéuticas necesarias para llegar a una correcta interpretación; pero todo esto sin entrar en largas discusiones, ni en detalles demasiado técnicos.

Sin más, y primero que cualquier otra cosa, te invitamos a leer atentamente el texto y orar para que el Señor te llene de su sabiduría; sin lugar a dudas Él es la gran fuente de toda verdad y de todo entendimiento. Hecho ésto, ahora sí comencemos con el estudio de los versículos que nos convocan, leamos:

El Texto

30 Este es aquel de quien yo dije: “Después de mí viene un hombre que es antes de mí porque era primero que yo.”31 Y yo no le conocía, pero para que Él fuera manifestado a Israel, por esto yo vine bautizando en agua.

Juan 1:30‭-‬31 – LBLA

Juan 1.30-31 – Después de mí viene un hombre que es antes de mí

Comentario del texto bíblico

30

Éste es aquel de quien yo dije: “Después de mí viene un hombre que es antes de mí porque era primero que yo.”

Éste es aquel de quien yo dije

Ya Juan había hablado muchas veces sobre el Mesías, aunque sin mencionar quien era, pero ahora llegó el momento en el que sí lo puede señalar. Recordemos que un día antes les había dicho a quienes lo escuchaban, y a la comisión investigadora de los fariseos: “entre vosotros está Uno a quien no conocéis” (Juan 1.26).

Posiblemente Juan no supiera, el día anterior, cuándo se iba a presentar Jesús, pero ahora ha llegado el momento para el cual tanto había trabajado. Había estado preparando el camino para cuando Jesucristo llegue, y ahora estaba frente a Él. ¡Cuánta alegría y expectativa habría habido en su corazón! ¿No lo crees?

Se dice de Jesús que venía hacia Él. Muchos teólogos creen que vendría del Desierto en donde acababa de ser tentado (Mateo 4.1-11; Marcos 1.12-13; Lucas 4.1-13). Sabemos que al siguiente día comenzaría su ministerio; pero no qué sucedió después en ese mismo día; si estos teólogos están en lo cierto, Jesús tal vez se tomaría el día para descansar.

En el contexto completo vemos que la tarea de Juan estaba ya culminando. Una vez preparado el camino, y habiéndose presentado el Mesías, su tarea habría concluido. Cuánta alegría hay en los corazones de aquellos que se dan cuenta de que han concluido con su tarea, y más si han tenido éxito en la misma como en este caso.

Aplicación

¿Te ha sucedido el ver que una persona a quién le has hablado, al fin conoció a Jesús? ¿O que aquel a quien le has enseñado la palabra, ahora ya la entiende y la comparte con otros? ¿Y qué tal de la persona que ahora puede caminar firme en la fe después de haber orado mucho por él (o ella)?

Sin importar qué tarea estés desarrollando, lograr verla terminada te llenará de gozo y contentamiento. Y mucho más si lo que has hecho ha salido del corazón del Padre. Él pone gozo, paz y alegría en los corazones de sus hijos y los sustenta en los momentos de dificultades.

Por otro lado, más allá de lo dura que te resulte la tarea, debes saber que Él siempre estará a tu lado y que será tu fortaleza para que puedas terminar con ella. Por tanto: ¿Estabas a punto de abandonar? No lo hagas. ¿Te sientes ya sin fuerzas? Solo pídele su ayuda. Dios jamás nos dejará solos haciendo una tarea que nos haya encomendado. ¡Ténlo por seguro!

Volviendo al texto, veamos ahora qué nos dice Juan sobre Jesús:

Juan 1.30-31 – Después de mí viene un hombre que es antes de mí

Después de mí viene un hombre que es antes de mí porque era primero que yo.

Juan habla de tres temas muy importantes en este punto, a saber:

Orden cronológico de su ministerio en contraste con el de Jesús

Juan vino antes que Jesús porque debía preparar los corazones de quienes habrían de oír el mensaje de salvación. Pero luego de finalizar con su misión, vendría otro de quien él no era digno de desatar las correas de su calzado (Juan 1.27). Él solo estaba cumpliendo con una tarea temporal, sumamente importante pero que ya estaba finalizando.

Preexistencia de Cristo

El segundo tema del que habla Juan es de la eternidad del Mesías. Esto ya lo hemos analizado cuando estudiamos el primer versículo del evangelio de Juan (Juan 1.1 – En el principio era el verbo), puedes hacer click en el enlace para leer sobre dicho tema.

Una aclaración pertinente es que Juan no estaba pensando en la edad de ambos, ya que él había nacido seis meses antes que Jesús, vemos esto en Lucas 1.26 y contexto. Aquí el hecho que Juan tenía en cuenta es la eternidad de Jesús, pero aún así, hablando de lo ministerial, el Mesías vino después que él.

La Humanidad de Jesús

El último tema importante es que Juan el bautista aclara que Jesús era un hombre. A la hora de pensar en la persona de Jesucristo, éste tipo de aclaraciones nos ayudan para comprender que Jesús era tanto humano como divino. El apóstol Juan ya había hablado un poco al respecto en Juan 1.14 y lo seguirá haciendo a lo largo de todo su evangelio.

No es llamativo que el apóstol haga esta mención, dado que su evangelio pretende demostrar no sólo la deidad de Jesús, sino que Dios se había acercado a la humanidad en la persona de su Hijo. Ésto representaba un claro contraste entre la filosofía griega, que decía que lo divino no puede acercarse a lo material, y lo que el evangelio nos presenta:

Un Dios que por amor hace hasta lo impensado para acercarse a su creación caída.

Juan 1.30-31 – Después de mí viene un hombre que es antes de mí

Veamos ahora un tema un poco complicado:

31

Y yo no le conocía, pero para que Él fuera manifestado a Israel, por esto yo vine bautizando en agua.

Vayamos por partes,

Yo no le conocía

María y Elisabet eran parientes; Lucas relata que María, una vez que concibió, fue a visitar a la madre de Juan el Bautista y se quedó con ella por tres meses (Lucas 1.36-40, 56). Es interesante notar por un lado, que el bebé de Elisabet salto en su vientre al oír la voz de María (Lucas 1.41; y por otro, que fue un acontecimiento en el que el Espíritu Santo se manifestó a ambas mujeres.

Ésto es todo lo que la Biblia nos dice sobre la relación entre ambas parientes. Así es que, dado el silencio imperante, nos quedamos con una gran incertidumbre cuando leemos que Juan no conocía a Jesús. ¿Cómo era eso posible? ¿Por qué dijo eso el bautista? ¿Podemos deducir algo al respecto?

Muchos comentaristas han querido responder este interrogante, pero lamentablemente, en la opinión de Gracia y Vida, no hay una respuesta definitiva. Aún así te invitamos a ver algunas de las que se presentan como posibles razones:

Una posible explicación, sin ningún dato que lo certifique, es que es tal vez Juan haya sido criado sabiendo sobre su primo, pero que luego, al apartarse para vivir en el desierto (Lucas 1.80), haya perdido todo rastro de Él. Sería por eso que el Espíritu Santo debía señalar a Jesús para que Juan pudiera “reconocerle” (Leer nuevamente Juan 1.33).

Muchos comentaristas prestigiosos nos dicen que Juan sí sabía que Jesús era su primo, pero que no sabía que Jesús fuera el Hijo de Dios. (Si tienes manera de acceder a ellos, puedes ver los comentarios de Barclay, Hendriksen, Wikenhauser y Wayne Partain, entre otros, para ver que todos ellos sostienen esta misma posición).

Los últimos mencionados son eruditos bíblicos y su gran conocimiento nos lleva a tener sumo respeto por todos ellos, sin embargo, antes de concluir que su explicación es la correcta, quisiera invitarte a leer:

El relato sobre el bautismo de Jesús según Mateo

Mateo nos permite ver tres cosas muy claras al respecto del tema que estamos viendo, a saber, que al presentarse Jesús delante de Juan, ambos se conocían, que Juan sabiendo quien era Él, no lo quería bautizar, y que Jesús le pidió que lo haga de todas maneras y por lo tanto Juan accedió, y al final lo bautizó.

Veamos el texto:

13 Entonces Jesús llegó de Galilea al Jordán, a donde estaba Juan, para ser bautizado por él. 14 Pero Juan trató de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? 15 Y respondiendo Jesús, le dijo: Permítelo ahora; porque es conveniente que cumplamos así toda justicia. Entonces Juan se lo permitió

Mateo 3.13-15 – LBLA

Lamentablemente los otros dos sinópticos (Marcos y Lucas) no nos iluminan más al respecto. Es por eso que debemos aferrarnos a lo que sí tenemos. Quisiera mostrarte ahora algo más al respecto, en el comentario de Ralph Earle sobre el libro de Mateo, este comentarista nos dice que:

“Juan se le oponía (14). El término griego que hallamos en este pasaje significa “impedir, evitar”. Como se encuentra en el imperfecto, su significado más exacto sería “trataba de evitar” (Moffatt). Juan sentía que él necesitaba ser bautizado y no lo contrario”.

Comentario Bíblico Beacon, tomo VI, Ralph Earle, Casa Nazarena de Publicaciones, 1991, USA.

Juan 1.30-31 – Después de mí viene un hombre que es antes de mí

Algunas conclusiones

Habiendo visto el texto de Mateo, y siendo ayudados por Earle para lograr entenderlo mejor, claramente debemos reconocer que no sabemos qué quiso decir Juan el bautista en este punto. Si no lo conocía como el Mesías, entonces: ¿Por qué se negaba a bautizarlo? Ahora, lo que sí se afirma es que Juan tuvo la confirmación de quién era Jesús al descender la paloma.

Suponiendo que los comentaristas mencionados tengan razón, nosotros solo lograremos armonizar ambos relatos (el de Mateo y el de Juan), si suponemos que Juan, por un lado sabía lo que su madre le había enseñado sobre Jesús pero, por otro lado, no había entendido exactamente cuál sería el ministerio ni la verdadera identidad del Mesías hasta el descenso de la paloma.

Lamentablemente, nada de eso está explicado en la Biblia… Por lo tanto, lo que nos queda es seguir suponiendo razones o, tomar el mensaje completo y ver qué es lo que sí podemos sacar en claro.

Creemos que sería un buen consejo en este punto sugerir que no nos desesperemos por conocer, entender e interpretar cada detalle que encontremos en la palabra de Dios, ya que algunas cosas no nos han sido reveladas por completo. Por lo tanto, nos disculpamos aquí por no poder llevar más luz al respecto, pero al mismo tiempo quisiéramos dejarte la siguiente

Aplicación

Dios nos revela todo lo que necesitamos conocer en forma clara, pero lo que no, no debe preocuparnos tanto. Investigarlas solo nos sirve para satisfacer nuestra propia curiosidad; y aunque nos resulte placentero encontrar explicaciones a todo, a veces invertimos demasiado tiempo y energías en ello.

En vez de eso deberíamos utilizar tanto nuestro tiempo como nuestras energías en lograr hacer carne en nuestras vidas lo que sí está verdaderamente claro en la palabra de Dios, a saber, por ejemplo:

Que debemos vivir en santidad; servir al Señor en lo que nos haya llamado (evangelismo, visitación, enseñanza, servicio, etc., tú bien sabes qué te pide el Señor, pero si no, solo buscale en oración y observa qué necesidades te muestra, trabaja en ellas); amar a quienes te rodean, perdonar a los que te ofenden; etc., etc. Todo esto sí que está claro en la palabra. ¿Cierto?

¡Adelante entonces!

La última parte de nuestro texto dice:

Para que Él fuera manifestado a Israel, por esto yo vine bautizando en agua

En esta parte del texto Juan el bautista explica su propio ministerio. Él era el precursor del Mesías, por lo que debía debía preparar los corazones de quienes habrían de escuchar el mensaje de Jesús. Pero esto es algo que ya hablamos en el estudio previo, y por eso no lo trataremos aquí.

Si quieres ver de qué se trata el bautismo en agua realizado por Juan, te invitamos a leer la explicación del bautismo de Juan.

Por ahora dejamos aquí el estudio del texto bíblico, pero esperamos que su contenido te haya resultado de provecho. Si tienes dudas o quieres charlar con nosotros, no dudes en escribirnos; intentaremos ser de bendición en todo cuanto esté a nuestro alcance.

¡Dios te bendiga mucho! Nos encontramos en el próximo estudio.

Juan 1.30-31 – Después de mí viene un hombre que es antes de mí

Links

Te dejo también algunos links que pudieran servirte:

Nota

Las Citas Bíblicas fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

¡Haz click si te gusta! (Si no estás viendo los íconos para compartir o para indicar que te ha gustado la publicación es porque tu detector de publicidades los está filtrando. Si deseas compartir el contenido en tus redes solo debes pausar el filtro de publicidades y recargar la página. Luego de compartir ya lo puedes habilitar nuevamente.)
Comparte con quien lo desees

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *