Juan 1.5 La luz brilla y las tinieblas no prevalecieron contra ella

Comentario Bíblico Devocional – Evangelio del apóstol Juan

Introducción

En esta primer parte de su evangelio Juan nos habla acerca de la preexistencia del Verbo de Dios, nos cuenta de su deidad y nos dice que el Verbo creó todas las cosas. Y en el versículo anterior nos dijo que:

En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

(Juan 1.4 – LBLA)

Ahora veremos la relación entre Jesús, la luz, la vida, las tinieblas, los seres humanos y el pecado. Todo sale de este aparentemente simple versículo, que al final no lo es tanto. Además veremos también que toda la Biblia nos servirá de comentario para entender su significado, y también intentaremos aplicar su enseñanza a nuestras vidas.

Pero antes de comenzar con el estudio nos gustaría compartir contigo:

Unas palabras sobre el comentario de Gracia y Vida

La presente es una porción del Comentario Bíblico sobre el Evangelio de Juan, publicado por Gracia y Vida. El mismo pretende ayudar a los lectores en la interpretación y en la aplicación de las escrituras a sus vidas; teniendo además como objetivo que la lectura sea fluida y de fácil interpretación.

Con dicho objetivo en mente, y a fin de entender los distintos versículos de la manera más apropiada, nos ayudaremos con un análisis del contexto y con las herramientas hermenéuticas necesarias para llegar a una correcta interpretación; pero todo esto sin entrar en largas discusiones, ni en detalles demasiado técnicos.

Sin más, y primero que cualquier otra cosa, te invitamos a leer atentamente el texto y orar para que el Señor te llene de su sabiduría; sin lugar a dudas Él es la gran fuente de toda verdad y de todo entendimiento. Hecho ésto, ahora sí comencemos con el estudio de los versículos que nos convocan, leamos:

El texto

Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.

(Juan 1.5 – LBLA)

Comentario

Juan 1.5 La luz brilla y las tinieblas no prevalecieron contra ella

Y la luz brilla en las tinieblas

Para entender mejor el significado de la luz deberíamos leer nuevamente el estudio previo. Si ya lo has hecho, debes saber que en él no se ha acabado el estudio de la luz. Hablaremos más sobre ella en los estudios que le siguen a este; pero por ahora te invitamos a considerar lo siguiente:

La luz tiene la capacidad de brillar a pesar de la situación que la rodee. Estar en medio de las tinieblas no le es excusa para dejar de hacer lo que le es propio. La luz brilla porque esa es su función. Tal vez sea un buen momento para preguntarnos a nosotros mismos, si en verdad sabemos cuál es nuestra función. ¿Sabes tú cuál es la tuya?

Por otro lado, la luz no se apaga, sino que continúa brillando aún si está en medio de las tinieblas. Esto debería hacernos considerar cómo es nuestro testimonio. Tal vez nos podamos preguntar:

¿Cómo es que algunas veces brillamos y otras no? ¿Por qué será que algunas veces somos luz para con aquellos que nos rodean, y otras, parecería que estamos en su misma condición de tinieblas?

Las tinieblas del mundo no deberían apagar la Luz que está en nosotros

Por tanto, si todavía no tenemos la suficiente luz, la suficiente fuerza, entrega o madurez espiritual; pidamos al dador de luz que nos dé la luz necesaria como para cumplir con nuestra función en esta vida:

Extender el Reino de Luz en un mundo que habita en penumbras, para que todos sean iluminados para alcanzar la salvación (Mateo 5:14-16; Marcos 16.15; Hechos 13.47; Tito 2.1; etc.).

Una buena aclaración en este punto es que nadie es perfecto, nadie ha logrado la madurez completa; por ende, si no te ves como un verdadero representante de la Luz, no te sientas triste. Solo pide ayuda a Dios y ponte el objetivo de obedecer y de dar el testimonio adecuado.

Una vez decidido, busca la comunión continua con Él, aliméntate espiritualmente y no pierdas la comunión con tus hermanos. Si permaneces en esa convicción, por ese camino, el Espíritu Santo seguirá obrando en ti y perfeccionará Su obra en tu persona (Filipenses 1.6). ¡Ánimo!

Juan 1.5 La luz brilla y las tinieblas no prevalecieron contra ella

Y las tinieblas no la comprendieron

Esta parte del versículo puede ser vista de dos maneras posibles, dado que los traductores bíblicos tienen diferencias en cuanto a la traducción correcta de la palabra “katalambanein” y al significado de la misma.

Veamos otras versiones:

Y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

RVR1960

Y las tinieblas no han podido extinguirla.

NVI

Y la oscuridad jamás podrá apagarla.

NTV

Y las tinieblas no han podido apagarla.

DHH

Analicemos los posibles significados

Es muy interesante la argumentación del doctor William Hendriksen al respecto (Si te es posible, busca su comentario y lee su «Comentario al Nuevo Testamento sobre el Evangelio según San Juan»).

En su propia traducción él está de acuerdo con la LBLA, e interpreta esta parte del versículo como una incapacidad de la humanidad en recibir la luz de Cristo (Confróntese con Juan 3.19-20). Él dice que las mismas no la han querido recibir, y al mismo tiempo, no la han podido comprender (entender/interpretar).

Otros estudiosos y comentaristas nos dicen que la luz ha vencido a la oscuridad y que la misma no es capaz de prevalecer frente a la luz de Cristo. De las distintas traducciones presentadas podemos ver un escenario que nos indica una lucha entre ambas (Luz-Tinieblas) con un claro ganador, la Luz de Cristo.

Sea cual fuere la correcta traducción y su consecuente interpretación, una de las observaciones más importantes que debemos hacer es que hay solo dos lados posibles. El de la luz de Cristo o el de la oscuridad del pecado. Y dado que no es posible ser neutral, de seguro, en alguno de ellos ya estamos militando nosotros.

Una decisión de nuestra parte

Entonces, o somos de la Luz o de las tinieblas. No hay opción Intermedia. Es lamentable, para quienes no son cristianos, que no tengan ni idea de la posición en la que se encuentran. Ésta es la más visible consecuencia de la obra de la oscuridad. Si no vemos, no sabemos ni menos entendemos qué sucede en el mundo espiritual.

Por lo tanto, querido amigo, debes saber que si no estás con Jesús, si Él no es el Señor de tu vida, entonces, quien se enseñorea de ti, quien domina tu vida es el pecado. La Biblia está llena de versículos que nos traen luz sobre este tema, algunos ejemplos son: Mateo 6.24; Juan 8.31-36; Romanos 6. 6-8, 12-23 ; etc. Deberías por tanto tomar tu decisión. ¿De qué lado quisieras estar?

Este es un buen momento para tomar una decisión por Cristo.

(¿Sabes cómo hacerlo? Si no lo sabes, escríbenos. De igual manera aquí tienes dos links: ¿Cómo inicio una relación con Dios? y ¿Cuáles son los pasos para iniciar una relación con Dios? Esperamos te sirvan de guía).

Juan 1.5 La luz brilla y las tinieblas no prevalecieron contra ella

Ahora, volviendo a nuestro estudio, si interpretamos según la traducción LBLA, pudiéramos decir que hasta el momento en que Cristo no llegue a tu vida con su luz, no te será posible entender la salvación, y mucho menos aceptarla. Cristo es quien trae luz espiritual a tu vida (Juan 1.9, 12.46), lo cual es absolutamente necesario para tomar la vida eterna que Dios te quiere conceder.

Por otro lado, si viéramos el texto como el resultado de una batalla, entonces no podernos dejar de notar quién es el vencedor. Jesús no tiene igual ya que Él es el creador de todas las cosas, nadie se le puede parar en frente con expectativas de vencerlo en una batalla.

Aquella situación en la cual el diablo lo tienta en el desierto (Mateo 4.1-11) pudiera ser un buen ejemplo, pero tal vez sea apropiado que nombremos algunos textos más que nos muestren a Jesús salir victorioso de la batalla. Puedes leer: Isaías 41.10-13; Sofonías 3.17; Juan 16.28; Romanos 8.1-2; y Filipenses 2.9-11.

También encontramos otros que lo muestran como alguien que tiene poder y que viene a reinar: Génesis 49.10; Isaías 9.6-7; 11.1-5; 40 -completo-; 60.1-2; etc. El poder y la deidad de Jesucristo ya fue tratada en el estudio bíblico de Juan 1.1. Si no lo has leído, te invitamos a hacerlo.

Veamos un poco más sobre la oscuridad

Skotos y/o skotía son las palabras que se usan en el original para la palabra traducida como oscuridad, y más allá de a qué o a quién se aplique, estas palabras, implican o conllevan un estado de desconocimiento espiritual (Juan 8.12) y de ignorancia de las cosas de Dios (Juan 12:35).

Intentemos ver de qué o de quienes habla Juan al referirse a la oscuridad. Según el ya mencionado Hendriksen, este término alude a la humanidad caída; por lo tanto, cuando se habla de tinieblas hablamos de personas que viven en la condición de pecado. Él dice que la palabra traducida como “tinieblas” es en este texto es un sinónimo de la palabra  “Mundo” utilizado en Juan 1.10.

Si por el contrario tomamos a las tinieblas como algo o alguien que se opone a la luz de Dios, obviamente tenemos que pensar en las huestes espirituales de maldad (Efesios 6.12), y en el Cosmos (Mundo – 1 Juan 2.1516; Romanos 12.2; 2 Corintios 10.3) entendido como el sistema de vida organizado por el diablo para que las personas no conozcan a Dios.

Sea cual fuere el resultado de nuestro análisis y más allá de lo que cada uno pueda interpretar, en lo que sí nos pondremos de acuerdo es en que, sin la luz de Cristo nuestro mundo seguiría en tinieblas, en oscuridad, sin la posibilidad de conocer a nuestro Dios, sin esperanzas y sin (el verdadero) Dios en el mundo (Efesios 2.12).

Juan 1.5 La luz brilla y las tinieblas no prevalecieron contra ella

Conclusión

Para terminar con este estudio diremos que:

Jesús nos ha traído Luz, y somos nosotros los que tenemos la posibilidad de aceptarla o no. Aun así Él no nos forzará a hacerlo. Él sólo se preocupó para que la posibilidad esté vigente y a tiempo en nuestras manos. Seremos nosotros quienes decidamos qué hacer con ella. ¿Seguiremos en tinieblas el resto de nuestras vidas o iremos hacia la Luz para obtener la vida eterna? Es un buen momento para tomar la decisión.

¿Qué has decidido tú?

Hasta aquí el comentario de este versículo, esperamos te haya sido de provecho. Si quieres puedes comunicarte con Gracia y Vida a través de la caja de comentarios. ¡Dios te bendiga mucho!

Links

Si deseas, haz click aquí para iral índice del estudio y presentación del Evangelio de Juan.

También puedes ver el estudio anterior, en el que se nos muestra a Jesús como la Vida y la Luz que proviene de Dios para todos nosotros: Juan 1.4 – Jesús es la Vida y la Luz de Dios para los hombres.

En el próximo estudio continuaremos con el análisis del texto

Vino al mundo un hombre enviado por Dios, cuyo nombre era Juan.

(Juan 1.6 – LBLA)

Nota

Todas las Citas Bíblicas con que se muestran con las siglas LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Juan 1.5 La luz brilla y las tinieblas no prevalecieron contra ella

¡Haz click si te gusta! (Si no estás viendo los íconos para compartir o para indicar que te ha gustado la publicación es porque tu detector de publicidades los está filtrando. Si deseas compartir el contenido en tus redes solo debes pausar el filtro de publicidades y recargar la página. Luego de compartir ya lo puedes habilitar nuevamente.)
Comparte con quien lo desees

Únete a la conversación

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Una pregunta. Las palabras tinieblas y oscuridad en la Biblia son sinónimo? Significan lo mismo? O son diferentes? O solo se traducen distinto, pero en esencia, son lo mismo? Gracias. Espero su respuesta vía correo.

    1. Ambas palabras (oscuridad y tinieblas) son utilizadas para traducir la palabra original Skotos o skotía. En ambos casos, al aplicarlas a las personas, corresponden a oscuridad moral que corresponden a un estado de ausencia de la luz de Dios.

      Como hemos transcrito en el estudio, diferentes versiones de la Biblia utilizan una u otra palabra indistintamente para traducir este texto. (RVE1960; RVA2015; NVI; LBLA; DDHH; etc, la traducen como tinieblas; en tanto que NTV y TLA la traducen como oscuridad).

      Esperamos haber sido de ayuda y haber respondido tu pregunta. Que Dios te bendiga mucho!