Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Ser renovados en el espíritu

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

El presente es un breve estudio bíblico basado en Efesios 4.23.

En este texto el apóstol Pablo nos habla sobre ser renovados en el espíritu de nuestra mente. ¿Sabes qué implica para nuestra vida y cómo permitir al espíritu Santo realizar esta tarea?

Te invitamos a leer este estudio y a pensar juntos en este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Versículo Clave: Efesios 4.23

y que sean renovados en el espíritu de su mente

Contexto Bíblico: Efesios 4.17-30

17 Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ustedes ya no anden así como andan también los gentiles, en la vanidad de su mente.

18 Ellos tienen entenebrecido su entendimiento, están excluidos de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón. 19 Habiendo llegado a ser insensibles, se entregaron a la sensualidad para cometer con avidez toda clase de impurezas.

20 Pero ustedes no han aprendido a Cristo de esta manera. 21 Si en verdad lo oyeron y han sido enseñados en Él, conforme a la verdad que hay en Jesús, 22 que en cuanto a la anterior manera de vivir, ustedes se despojen del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, 23 y que sean renovados en el espíritu de su mente, 24 y se vistan del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.

25 Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablen verdad cada cual con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros. 26 Enójense, pero no pequen; no se ponga el sol sobre su enojo, 27 ni den oportunidad al diablo.

28 El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad. 29 No salga de la boca de ustedes ninguna palabra mala, sino solo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

30 Y no entristezcan al Espíritu Santo de Dios, por el cual fueron sellados para el día de la redención. 31 Sea quitada de ustedes toda amargura, enojo, ira, gritos, insultos, así como toda malicia. 32 Sean más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándose unos a otros, así como también Dios los perdonó en Cristo.

Estudio Bíblico Devocional – Reflexión – Explicación: “Ser renovados en el espíritu” – Efesios 4.23

¿Has anhelado vivir según la voluntad de Dios? Y, ¿has notado que tus fuerzas y capacidades son insuficientes?

Lamentablemente, esa es la situación de cada uno de los cristianos que lo intentamos, pero por gracia de Dios, el apóstol Pablo nos habla sobre la solución que nuestro Padre nos ha provisto para que podamos lograrlo. ¿Ya sabes cuál es?

Por lo general, los creyentes tenemos en claro que el Espíritu Santo tiene la tarea de convencernos de justicia, de juicio y de pecado, y además, de bautizarnos en el momento de nacer de lo alto.

Y más allá de eso, también sabemos que Él nos acompaña y consuela, que nos lleva a toda verdad, que intercede por nosotros, que nos fortalece y sostiene, y muchísimo más. En verdad, son muchas las cosas que Él hace por nosotros…

Anuncio

Y en este texto, el apóstol nos muestra un poco más sobre la tarea del Espíritu en cada uno de sus hijos. Él es la provisión de Dios, la persona que no solo nos muestra la voluntad del Padre, sino que además, nos ayuda a cumplir Sus propósitos.

La versión NTV traduce así este versículo de Efesios 4.23: “dejen que el Espíritu Santo les renueve los pensamientos y las actitudes”.

¿Habías pensado en esta parte del ministerio del Espíritu Santo?

Por las dudas, y antes de desarrollar brevemente el concepto, aclaramos que: Dios no maneja nuestros sentimientos y/o pensamientos. ¡No es eso lo que dice este texto!

Lo que el apóstol nos enseña es que el Espíritu puede hacer nuevos tanto nuestros pensamientos como nuestras actitudes.

¿Y cómo lo hace? Mostrándonos la verdad, enseñándonos quienes somos, y cuál es nuestro verdadero propósito en este mundo.

Y, al mismo tiempo, revelándose a Sí mismo, mostrándonos el poder del Padre y Su control sobre todas las cosas y, dándonos todos los recursos necesarios para vivir de acuerdo con Su voluntad.

Cuando sabemos todo esto, cuando recibimos esta capacitación y las herramientas que Él nos provee, entonces nuestra mente ya no necesita vagar por cuestiones puramente terrenales, y por ende, ya no nos dedicamos a pensar sólo en nosotros mismos y en nuestros propias necesidades.

Es así que nuestros pensamientos y actitudes hacia el mundo y, hacia nuestra propia persona, son diferentes a las de aquellos que nos rodean.

Anuncio

Todo esto es lo esperable de cada uno de los hijos de Dios, y esto es algo que debemos tener muy en claro. Es por esto mismo que el apóstol Pablo también nos dice:

“No se adapten a este mundo, sino transfórmense mediante la renovación de su mente, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno y aceptable y perfecto”. (Romanos‬ ‭12:2‬)

Ahora, esta renovación no es algo que solo nos llega, debemos trabajar en ello. Tenemos la ayuda y los recursos de parte de Dios, pero somos nosotros quienes debemos tomarlos y aplicarlos.

Por eso deberíamos poner énfasis en las palabras: “transfórmense” y “dejen” (que el Espíritu les renueve). Es sólo cuando esto se vuelve una realidad en nuestras vidas, que podemos decir, junto con el apóstol Pablo:

“(…) nosotros tenemos la mente de Cristo”. 1 Corintios 2.16

¿Te gustaría poder hacer esta misma afirmación? ¿Podrías hacerla hoy mismo, en este mismo momento?

Podemos, si es que ponemos nuestras vidas en Sus manos, si nos predisponemos para que Él obre en nosotros, si buscamos la voluntad de Dios y la ponemos como prioridad y como meta.

Solo así tendremos la “mente de Cristo”, y también, la “actitud que hubo también en Cristo Jesús”. (Filipenses 2.5). Y solo así cumpliremos el propósito de Dios para cada uno de nosotros.

¿Quieres lograrlo? ¡También yo! Permitamos entonces que seamos renovados en el espíritu de nuestra mente. ¿Estás de acuerdo?

Oración:

Padre bendito, te agradecemos por todo el amor que nos das cada día. Gracias Señor por la obra de Jesucristo en la cruz, y también por la del Espíritu Santo en nuestra vida cada día.

Anuncio

Padre, por favor, ayúdanos a vivir nuestras vidas en conformidad con tu voluntad, y danos sabiduría para que permitamos al Espíritu Santo obrar para ser renovados en nuestro espíritu.

Nos entregamos a ti, pidiendo perdón por nuestros pecados y suplicando tu ayuda en cada momento y en cada situación de nuestras vidas.

A ti queremos adorarte y servirte cada día, en tus manos nos ponemos y nos consagramos para poder glorificar tu nombre y para vivir para tus propósitos.

¡Bendito sea tu nombre Señor! Oramos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a quien le damos toda honra, gloria y honor, por los siglos de los siglos, amén.

Se renovados en el espíritu
Se renovados en el espíritu – Efesios 4.23

Links


A más estudios de Efesios:


Estudio Anterior

Ropaje de la vieja naturaleza
Ropaje de la vieja naturaleza – Efesios 4.22

Siguiente Estudio

El ropaje de la nueva naturaleza
El ropaje de la nueva naturaleza – Efesios 4.24

Links a otros estudios:

También te invitamos a leer reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

O si gustas,

Comentarios bíblicos devocionales

Que son explicaciones y estudios exegéticos del texto de distintos libros de la Biblia, pero con una mirada más devocional que técnica.

Si quieres, puedes escribirnos a través de la caja de comentarios.

Anuncio

Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 byThe Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida, utilizando una imagen de Foto de Artem Saranin.

Ser renovados en el espíritu – Efesios 4.22

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio