Juan 3.22-30 – Jesús y Juan bautizan al mismo tiempo – Estudio

Anuncio

Juan 3.22-30 – Jesús y Juan bautizan al mismo tiempo – Estudio Bíblico para Grupos

Introducción

Éste es un estudio bíblico que tiene por objetivo brindar una herramienta útil a los maestros de la Biblia o a quien quiera estudiar e interpretar el texto bíblico. El mismo está basado evangelio de Juan.

En el mismo encontraremos el texto bíblico; un bosquejo del estudio, que nos ayudará a explicar y a compartir las enseñanzas del texto; y también las distintas referencias bíblicas complementarias, las cuales son necesarias para abordar la enseñanza.

El presente estudio se complementa con el comentario Bíblico devocional de Juan, te dejamos también el índice del estudio del capítulo 3 del Evangelio de Juan. Allí encontrarás la explicación que necesitas para comprender bien el texto y, para enseñar con el conocimiento necesario.

Alcance

Este estudio está pensado para grupos de estudio de la Biblia de jóvenes y/o adultos.

Texto Bíblico

22 Después de esto vino Jesús con sus discípulos a la tierra de Judea, y estaba allí con ellos, y bautizaba. 23 Juan también bautizaba en Enón, cerca de Salim, porque allí había mucha agua; y muchos venían y eran bautizados. 24 Porque Juan todavía no había sido metido en la cárcel.

25 Surgió entonces una discusión entre los discípulos de Juan y un judío acerca de la purificación. 26 Y vinieron a Juan y le dijeron: Rabí, mira, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, de quien diste testimonio, está bautizando y todos van a Él.

27 Respondió Juan y dijo: Un hombre no puede recibir nada si no le es dado del cielo. 28 Vosotros mismos me sois testigos de que dije: “Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de Él.”

29 El que tiene la novia es el novio, pero el amigo del novio, que está allí y le oye, se alegra en gran manera con la voz del novio. Y por eso, este gozo mío se ha completado. 30 Es necesario que El crezca, y que yo disminuya.

Juan 3.22-30 – LBLA

Bosquejo y estudio

  • Jesús en Judea (V22). Al parecer no bautizaba en el mismo lugar que Juan, uno lo hacía en Judea y otro en Enón.
  • Jesús y Juan Bautizaban juntos por un tiempo (V22 Y 23).
    • Aquí debemos notar que Jesús no comenzó su ministerio después de la encarcelación de Juan, como pudiéramos pensar si solo tuvieramos los sinópticos (ver por ejemplo Mateo 4.12-17). Hubo un tiempo en el que ambos anunciaban el evangelio. Solo que Juan tenía claro que debía dirigir a las personas a Jesús.
    • Éste es un buen punto para hablar sobre el propósito de Juan al escribir su evangelio: Entre otras cosas, complementar a los sinópticos. Él nos cuenta aquí que Jesús tuvo un período de ministerio previo al de Galilea.
    • Algo para destacar es que Jesús nunca le dijo a Juan: “hasta aquí tu ministerio, ya llegué yo, ahora sigo solo”. No. Jesús trabajaba al mismo tiempo que Juan. Ambos podían seguir trabajando juntos. En el ministerio de la salvación no hay lugar para la exclusividad.
  • Salím cerca del Jordán (V23)
    • No se ha logrado ubicar ni a Enón ni a Salím, sin embargo podemos ver que en muchos mapas bíblicos se les da una ubicación similar a la del mapa que ponemos más abajo (solo como una posible referencia).
  • Muchos eran bautizados por Jesús (V23)
    • En este tiempo de ministerio, Jesús no solo enseñaba y sanaba sino que también bautizaba (a través de sus discípulos).
    • El bautismo era una clara señal de arrepentimiento y nuevo comienzo. Ésto está en concordancia con el mensaje inicial de Jesús: “arrepiéntanse, el reino de los cielos se ha acercado” Mateo 4.17.
    • Al mismo tiempo aprendemos que el arrepentimiento es un componente vital de todo mensaje evangelístico. No podemos predicar a Cristo sin hablar sobre el arrepentimiento.
Posible ubicación de Enón (en rojo).
Sigamos con el bosquejo
  • Éstos eran los últimos momentos del ministerio de Juan (V24)
    • Juan todavía no había sido encarcelado. Este punto nos ayuda a darnos cuenta de que Juan le escribía a Gente que ya había oído sobre Juan el bautista. Éste, entre otros rasgos del evangelio, nos muestran que Juan está interesado en mostrar un poco más sobre Jesús de lo que ya habían contado los demás escritores de los evangelios. (Ver la introducción al evangelio de Juan).
    • Ya todos los receptores del evangelio sabían de la encarcelación de Juan, pero no todos conocían esta etapa del ministerio de Jesús.
    • Juan trabajó hasta el último momento disponible, hizo todo su esfuerzo, lo dio todo por la causa del Reino de los Cielos. ¿Hacemos nosotros lo mismo?
  • Los discípulos de Juan (V25)
    • Si bien Juan siempre apuntaba y señalaba hacia Jesús, no dejaba de tener discípulos que lo seguían. (70 años más tarde, todavía había discípulos de Juan quienes, lamentablemente, seguían sus preceptos pero sin reconocer a Jesús (Ver la introducción al evangelio del apóstol Juan).
  • La pregunta-queja (Está bautizando y todos van a Él) (V26).
    • Todos es una hipérbole. Estaban exagerando, obviamente, pero sentían que “perdían” oportunidades de tener más seguidores en su movimiento.
    • Muchos piensan en tener seguidores y formar parte de grandes grupos, pero antes que eso, en lo que debemos poner nuestros ojos es entender el mensaje correctamente, en seguir el camino adecuado y en dar gloria a quién le corresponde (normalmente nunca es a nosotros mismos ¿No crees?).
    • Notar que todo surgió a partir de una discusión (V25). Cuando solo nos miramos a nosotros mismos podremos entrar en grandes discusiones, pero lo fundamental, y mejor que hablar o discutir mucho, es dar el testimonio adecuado y decir las palabras justas. (No por decir muchas palabras daremos un mensaje con el contenido adecuado o con mucho poder. El poder de nuestras palabras viene de nuestra comunión con el Señor y del respaldo que Él nos dé frente a quienes reciban nuestro mensaje. Es más importante nuestra comunión con Él que una gran pila de conocimientos sin el sustento divino).
  • La respuesta de Juan
    • Un hombre no puede recibir nada… (V27) Jesús tenía todos esos seguidores porque Dios se los daba. Eso era algo que Juan tenía bien claro. En nuestras Iglesias habrán tantos miembros como Él lo permita, y no siempre dependerá de nosotros o de cuán bien hagamos las cosas (Hechos 2.47). La gente solo llega cuando la Iglesia está preparada para recibirla.
    • Juan los llama como testigos de sus dichos (es decir: que él no era el Cristo – V28). Ver también el comentario de Juan 1.30-32
    • Por tanto ratifica que Jesús es el Cristo (V28).
    • Luego Juan da una ILUSTRACIÓN para ejemplificar su posición frente a Jesucristo: Jesús era el novio y, los que habrían de ser salvos con la novia. (V28) (Todavía no se identificaba a la Iglesia con la novia, algo que sí se sucederá después de pentecostés).
    • El gozo de Juan (V29). Se daba por:
      • Ver que todo se da según el plan de Dios.
      • Ser como el amigo del novio (llamado a preparar todo para las bodas – ver también el comentario de Juan 1.24-28).
    • El gran ejemplo de humildad y de ubicación (V30): 
      • Juan era solo el amigo, nada más.
      • Él ya sabía cómo debían ser las cosas: Jesús debía crecer y él debía menguar. Para Juan el papel secundario era un honor y una bendición. No había lugar para nada más en su corazón. 
      • Todos aquellos que anhelan tener algún puesto, algún nombre, algún cargo o título dentro de la iglesia deberían pensar en lo que él está expresando y en lo que hace hasta el final de su ministerio: Él solo estaba preocupado en servir y en llevar todas las miradas hacia Jesús. ¡Cuán gran ejemplo de humilad! ¿actuamos nosotros de la misma manera?
      • La ambición de poder siempre ha arruinado ministerios y ha dado lugar a las asechanzas del enemigo. Ha permitido que otros vean horribles testimonios y muchos han dejado de seguir al Señor, entre otras cosas, por ver luchas de poder dentro de las iglesias. Antes que pensar en crecer ante los ojos de otros, antes que preocuparnos por cómo se nos vea, pensemos en el testimonio que Dios espera que demos y en las almas de quienes nos observan.
  • La identificación de Juan como Rabí (igual a como Andrés y Juan llamaban a Jesús – Jn 1.38, sus discípulos también llamaban a Juan de esta misma manera. Era un título honorífico de mucho respeto: “mi maestro”) (V28).

Terminando el estudio

Esperamos que este bosquejo del estudio te haya sido útil. Esperamos tus sugerencias, comentarios y aportes, escríbenos en la caja de comentarios.

También te dejamos estudios más detallados que te ayudarán a comprender mejor el texto, te aportarán más datos para compartir, y también aplicaciones y comentarios devocionales que podrás aplicar en tu estudio:

Notas:

  • Todas las Citas Bíblicas fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com
  • La imagen de la publicación es un trabajo de Gracia y Vida, basado en una imagen original de Paul O’Rear, descargada de Pixabay.

Juan 3.22-30 – Jesús y Juan bautizan al mismo tiempo – Estudio Bíblico para Grupos

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio