Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Crecer hasta ser como Cristo

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

El presente es un breve estudio bíblico basado en Efesios 4.15.

¿Cuánto debemos crecer espiritualmente? ¿Hay alguna medida? El apóstol Pablo nos habla sobre esto dejándonos un modelo perfecto a seguir.

Te invitamos a leer este estudio y a pensar juntos en este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Versículo Clave: Efesios 4.15

Más bien, al hablar la verdad en amor, creceremos en todos los aspectos en Aquel que es la cabeza, es decir, Cristo.

Contexto bíblico: Efesios 4.1-16

1 Yo, pues, prisionero del Señor, les ruego que ustedes vivan de una manera digna de la vocación con que han sido llamados. 2 Que vivan con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándose unos a otros en amor, 3 esforzándose por preservar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

4 Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también ustedes fueron llamados en una misma esperanza de su vocación; 5 un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, 6 un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.

7 Pero a cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8 Por tanto, dice:

«Cuando ascendió a lo alto,
Llevó cautivo un gran número de cautivos,
Y dio dones a los hombres».

9 Esta expresión: «Ascendió», ¿qué significa, sino que Él también había descendido a las profundidades de la tierra? 10 El que descendió es también el mismo que ascendió mucho más arriba de todos los cielos, para poder llenarlo todo.

11 Y Él dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, 12 a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del pleno conocimiento del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

14 Entonces ya no seremos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error. 15 Más bien, al hablar la verdad en amor, creceremos en todos los aspectos en Aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, 

16 de quien todo el cuerpo, estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen, conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.

Estudio Bíblico Devocional – Reflexión – Explicación: “Crecer hasta ser como Cristo – Efesios 4.15”

Efesios 4:15 es la continuación de muchos otros versículos que vienen concatenados.

Pablo ha estado hablando sobre los beneficios espirituales de pertenecer al cuerpo de la iglesia y, de lograr la madurez espiritual.

Anuncio

El nexo coordinante al inicio de este texto: “más bien” nos indica que, esto que nos está diciendo, es lo que se espera en lugar de lo mencionado en el versículo anterior.

Dios espera que: “al vivir la verdad con amor, [crezcamos] hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo” (tomado de la traducción NVI).

Lo contrario era continuar viviendo como niños espirituales, vulnerables a todo viento de doctrina y a las artimañas engañosas del error.

Este crecimiento, planteado aquí por el apóstol, lo da el Espíritu Santo a todo aquel que le busca y obedece.

Todo aquel que acepta vivir la verdad revelada en amor, va creciendo paulatinamente hasta lograr la madurez espiritual que Dios espera que tengamos.

Pero al contrario de lo que muchos creen, ese crecimiento no se da sólo por estar en comunión con el Espíritu Santo.

Él utiliza a nuestros hermanos para realizar buena parte de Su tarea en nosotros. ¿Y cómo lo hace? A través de los dones de aquellos que componen el cuerpo de la iglesia.

¡Esta es la idea de todo el capítulo!

Debemos estar unidos, avanzar en el conocimiento de nuestro Señor, madurar en la fe y estar firmes, para parecemos en todos los aspectos a aquel que es la cabeza de la iglesia, es decir, a Jesucristo.

Anuncio

Hay un texto en el que Él es interpelado por los fariseos, que tal vez sea apropiado para nosotros, al tratar de aplicar nuestro versículo de Efesios:

19 Por eso Jesús les decía: «En verdad les digo que el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que hace el Padre, eso también hace el Hijo de igual manera. 20 Pues el Padre ama al Hijo, y le muestra todo lo que Él mismo hace; y obras mayores que estas le mostrará, para que ustedes se queden asombrados. (Juan 5:19-20)

Jesús, el enviado de Dios, hacía y decía sólo lo que el Padre le mostraba. Es interesante notar esto porque el mayor Enviado y Representante de Dios (el Padre), no se manejaba por Su propia cuenta.

¿Cómo se relaciona esto con nosotros?

Nosotros debemos decir y hacer todo lo que el Espíritu nos muestre, imitando a Jesús en todas las áreas de nuestras vidas.

Él es nuestro ejemplo a seguir, pero también, Él es quien establece el rumbo que cada uno de nosotros debe tomar.

Cómo cabeza de la iglesia Él es quien determina qué ministerios funcionan en nuestra iglesia, y qué cosa debe hacer cada miembro.

Lógicamente, sólo los que son obedientes y se han entregado plenamente a Él lo oirán y lo obedecerán.

Sólo esas personas harán la voluntad de Dios y estarán haciendo las obras que Dios preparó de antemano para que anduvieran en ellas (Efesios 2.10).

Crecer en “todos los aspectos en Aquel que es la cabeza” implica crecer en madurez, en servicio, en sabiduría, en conocimiento de Dios y en el fruto del Espíritu (amor, gozo, paz, paciencia, etc., etc. ver Gálatas 5.22-23).

Anuncio

Pero también, crecer en Cristo, implica que debemos estar en Él para poder llegar a crecer. En una verdadera relación de comunión y obediencia.

Esto debe quedar más que claro, dado que, fuera del cuerpo de Cristo será imposible obtener la fortaleza y la guía del Espíritu.

Nadie puede desarrollar bien un ministerio fuera de la comunión con su iglesia, y nadie puede tener comunión con su iglesia separado de Cristo.

Recordemos que fuera de Él nada podemos hacer (Juan 15.5), y que Él es quien produce tanto el querer como el hacer (Filipenses 2.13).

Por otro lado, quien reparte los dones es el Espíritu Santo (1 Corintios 12.4-11). ¡Todo está perfectamente relacionado! Es todo o nada, no podemos elegir lo que mejor nos parezca…

Por ende, sólo en comunión con la iglesia y con la cabeza de la iglesia, lograremos crecer hasta lograr la medida de la estatura de la plenitud de Cristo (Efesios 4.13).

Entonces, habiendo llegado hasta este punto, tal vez sean apropiadas las siguientes preguntas:

¿Qué tal está nuestra relación con el cuerpo de Cristo? Y, ¿qué tal nuestra comunión con la cabeza de la iglesia, Jesucristo?

Si queremos crecer y permanecer firmes en la fe, también en este caso, Cristo es el camino, la verdad y la vida. La única posibilidad que tenemos para lograr este propósito de crecer hasta ser como Cristo.

¡Dios nos bendiga para poder lograrlo!

Oración

Padre de gracia y de amor, bendito seas por ayudarnos a crecer, por sostenernos y afirmarnos en la fe y en nuestra vida espiritual.

Queremos crecer hasta ser como Cristo, y sabemos que por nuestra cuenta es imposible, por eso, te suplicamos que sigas obrando en nosotros cada día de nuestras vidas.

Nos entregamos a ti, te pedimos perdón por nuestros pecados. Te suplicamos que nos enseñes, nos dirijas, nos des de tu sabiduría y nos acompañes siempre, en cada momento, sea donde sea que debamos estar.

También te suplicamos que el Espíritu Santo nos ayude a quitar de nosotros lo que debamos quitar, que limpie lo que haya que limpiar, queremos ser perfectos delante de ti.

¡Bendito sea tu nombre! Oramos en el nombre de Jesús, esperando alcanzar el trono de la gracia, y anhelando poder crecer cada día más para parecernos más a Cristo.

Anuncio

Te adoramos y alabamos, en el nombre de Jesús, amén.

Crecer hasta ser como Cristo
Crecer hasta ser como Cristo – Efesios 4.15


A más estudios de Efesios:


Estudio Anterior

Ya no seremos niños
Ya no seremos niños – Efesios 4.14

Siguiente Estudio

Funcionamiento adecuado de cada miembro
Funcionamiento adecuado de cada miembro – Efesios 4.16

Links a otros estudios:

También te invitamos a leer reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

O si gustas,

Comentarios bíblicos devocionales

Que son explicaciones y estudios exegéticos del texto de distintos libros de la Biblia, pero con una mirada más devocional que técnica.

Si quieres, puedes escribirnos a través de la caja de comentarios.

Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida, utilizando una imagen de

Crecer hasta ser como Cristo – Efesios 4.15 – Significado y Aplicación

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio