Santiago 1:5-8 – Oración por sabiduría de Dios

Estudio Bíblico Devocional


La presente es una porción del Comentario Bíblico sobre la epístola de Santiago, publicado por Gracia y Vida. El mismo pretende ayudar a los lectores en la interpretación y en la aplicación de las escrituras a sus vidas; teniendo además como objetivo que la lectura sea fluida y de fácil interpretación.

Con dicho objetivo en mente, y a fin de entender los distintos versículos de la manera más apropiada, nos ayudaremos con un análisis del contexto histórico y también con las herramientas hermenéuticas necesarias para llegar a una correcta interpretación; pero todo esto sin entrar en largas discusiones, ni en detalles demasiado técnicos.

Sin más, y primero que cualquier otra cosa, le invitamos a leer atentamente el texto y orar para que el Señor lo llene de su sabiduría, sin lugar a dudas será Él la gran fuente de toda comprensión y entendimiento. Hecho ésto, ahora sí comencemos con el estudio de los textos que nos convocan, leamos:

Texto Bíblico

Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, siendo hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos. (Santiago 1:5-8 – LBLA)

Introducción

En los versículos anteriores Santiago habló de las pruebas que vivimos los cristianos y nos decía que debemos tener gozo por el hecho de tenerlas (Santiago 1.2-4).

Nos hablaba también de lo que aquellas traen a nuestra vida, si es que nos mantenemos firmes en la fe.

Puede leer en estudio anterior desde el siguiente link:  Santiago 1:2-4

Ahora, en estos versículos, nos habla sobre una herramienta esencial para poder atravesar dichas pruebas con bien.

La oración

Este es un recurso vital del cual hablará en varias oportunidades en su carta. Nos dirá que debemos orar cuando:

  • Nos encontramos con falta de sabiduría (1.5)
  • Cuando estamos sufriendo (5.13)
  • Si alguien está enfermo (5.15)
  • Cuando pecamos contra otros y necesitamos sanar heridas (5.17), ya veremos este punto.

En esta parte de su carta, Santiago nos dirá que debemos orar pidiendo sabiduría, en un contexto en donde está tratando el tema de las pruebas.

¿Por qué sabiduría?

Las pruebas normalmente nos confunden y descolocan. Es en estos momentos cuando llegan los cuestionamientos, las dudas y los temores.

Muchos cristianos cuestionan a Dios o le consultan si pecaron, o tal vez, se quejan y se preguntan a sí mismos qué mal hicieron para que esto les llegue.

En medio de muchos cuestionamientos, cuando el rumbo parece perderse, cuán importante es saber y entender qué está pasando y cómo manejarse.

Santiago nos orienta entonces para obtener la herramienta exacta para lograr ese equilibrio tan necesario.

La sabiduría que viene a través de la oración.

Santiago 1:5-8 - Oración por sabiduría de Dios
Nunca dejes de orar

¿Por qué orar? Y ¿Qué pedir?

Conocer de dónde vendrá nuestro socorro, en quién podemos confiar, cómo hacer para no flaquear o qué debemos pedir en medio de la aflicción, son cuestiones fundamentales en aquellos momentos.

Pero no siempre somos muy sabios al orar.

Muchas veces en nuestras oraciones decimos: Que tu voluntad sea hecha, cuando en realidad anhelamos que de alguna manera nuestra voluntad se satisfaga.

También solemos pedir para que la prueba finalice. Que ocurran milagros. Que todo termine, y cosas por el estilo.

Pero aunque estos pedidos sean válidos, aquí Santiago nos muestra otra salida.

Recomendación de Santiago

El pensamiento del autor de la carta sería más o menos así:

Dado que normalmente las pruebas no desaparecen ni rápida ni espontáneamente.

Entonces, si hemos de seguir lidiando con ellas, ¿Cómo hacerlo de la manera más provechosa?

Lo mejor será que sepamos cómo manejarnos desde que nos llegan y hasta que terminen.

Aquí entonces está el kit, la clave por la cual el Pastor les dice a sus receptores:

¡Pidan sabiduría!

Características de una persona sabia

La sabiduría es lo que caracteriza a un cristiano maduro, que ha vivido situaciones difíciles y que ha permanecido firme.

Que ha buscado a Dios y que ha obtenido sapiencia e instrucción de lo alto.

Esto es lo que le permite un entendimiento de la situación que está viviendo y entonces una asimilación menos traumática de la misma.

Todavía más, tiene una comprensión cabal de quién está al control de todo, de quien supervisa cada evento ( 1 Corintios 10.13).

Por ende, puede hallar gozo en medio de la prueba (Santiago 1.2 ; Romanos 5.3-5), y una paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4.7).

¿Qué dice Santiago sobre el hombre sabio?

Ya veremos en Santiago 3.13-18 las características de un hombre sabio y una comparación con quién no lo es.

Pero por ahora solo les dejo parte del texto:

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría. (Santiago 3.13 – LBLA)

Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía. (Santiago 3.17 – LBLA)

La llave para lograr esto es obtener sabiduría a través de la oración.

Consecuencias de la falta de sabiduría

¿Qué pasa si no utilizamos este recurso?

Todo sigue igual en nuestras vidas. Nunca crecemos, siempre tropezamos con lo mismo, jamás ganamos altura espiritual.

Somos siempre como niños, inmaduros, incapaces de servir a Dios como Él quiere, de ayudar a y de ser ejemplos para otros.

Y al mismo tiempo, obtenemos menores tesoros espirituales, tenemos menor cantidad de dones desarrollados.

Menor capacidad para resistir pruebas, estancamiento, deterioro espiritual y hasta alejamiento del camino y pérdida de fe.

Ahora:

Si en verdad queremos crecer

Escuchemos entonces los consejos de Santiago.

Tenemos dos alternativas, nos podemos comportar como niños caprichosos o como adultos entendidos.

Tenemos aquí una gran decisión que tomar.

Por lo tanto, seamos obedientes a la Palabra, busquemos sabiduría a través de la oración.

Santiago 1:5-8 - Oración por sabiduría de Dios
Ora con Fe

¿Quién necesita sabiduría?

La frase inicial: “si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría”, bien puede aplicarse a todos nosotros.

Habrán momentos en los que no sepamos cómo orar. Seguramente todos pasamos por momentos así. Gracias a Dios que tenemos todavía más ayuda, ver Romanos 8.26.

Será entonces cuando debamos pedir sabiduría para lograr discernir que es mejor, o qué más prudente o cuál su voluntad.

¿Cuánta sabiduría obtendremos?

Abundantemente y sin reproche.

No dice que nos dará sólo un poco, que ésta concesión de su parte tiene algún condicionante o restricción, o que hay solo una medida limitada.

La oración del cristiano maduro

Ésta búsqueda de sabiduría espiritual se contrapone con cualquier petición carnal o mundana que se pudiera hacer.

Nada tiene que ver con lo que piden algunos cristianos de los cuales Santiago habla diciendo:

Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres (Santiago 4.3 – LBLA)

En cambio, esta otra oración es respondida sin reproches y en gran medida.

¿Por qué Dios responde esta oración?

Esto es porque el cristiano que hace esta oración, está buscando un recurso de parte de Dios, el cual le ayudará a crecer espiritualmente.

Lo cual fue, desde un primer momento, la razón que Dios tuvo para permitir que la prueba llegue a nuestra vida.

¡Ahora todo cierra!

Pidiendo sabiduría de lo alto, estamos en comunión de pensamiento y de objetivos con Dios.

Y es por esto que:

¡Es imposible que no responda favorablemente!

Las dudas en la oración

Parafraseando al autor:

El que pida sin fe, no piense que recibirá lo que pida.

Las dudas y la fe no son compatibles. Si no puedes orar con fe, si no crees, entonces, lo que pides no te será concedido.

Por el contrario, si sabemos qué debemos pedir, entonces no tendremos duda alguna.

Pediremos con fe y recibiremos la respuesta del Señor.

Y por otro lado, solo obtendremos nuestro pedido si se encuentra dentro de su voluntad.

Pero:

¿Cómo sabemos que lo que pedimos cumple con este requisito?

Teniendo la sabiduría de parte de Dios.

Sabiduría en este contexto

La sabiduría aquí es otra vez relevante, esta vez a la hora de orar.

En este contexto no sólo será un entendimiento de la situación, que nos ayude a actuar de la manera más provechosa.

Sino que también será un conocimiento que nos llegue de Dios mismo, que nos permite estar tranquilos hasta que todo pase.

Deberíamos por ende, asegurarnos de no malgastar nuestro tiempo y energía en pedidos infructuosos. ¿No lo crees?

Santiago 1:5-8 - Oración por sabiduría de Dios
Oremos con fe

Los inconstantes

Unos párrafos atrás veíamos lo que el pastor Santiago decía en 4.3-4 acerca de los malos propósitos.

Ahora, aquí Santiago va más allá, no se queda con una simple duda que cualquiera pudiera tener en cuanto a las oraciones.

Aquí Santiago habla de los inconstantes, de las personas de doble ánimo, las que hoy creen y mañana ya no están seguros.

Esto podría aplicarse a dos casos:

Los que vienen a las iglesias en busca de milagros o en su defecto de ayuda mística, los cuales están entre nosotros pero no son de nosotros (1 Juan 2.19)

Y a aquellos que siempre son bebés espirituales (Ver el contexto de 1 Corintios 3.2). Los cuales no crecen, no maduran, no suman sino que siempre están dispuestos a restar…

Ambos grupos son inconstantes en todos sus caminos, no agradan a Dios y no pueden hacerlo (Romanos 8.7-8)

Las respuestas a sus oraciones

Estos nada recibirán de parte de Dios como respuesta a sus oraciones.

(Aunque en verdad, la misericordia de nuestro Padre siempre nos sorprende. ¿No es cierto?)

Miren estos otros versículos en donde el pastor Santiago habla de quienes no son maduros.

Versículos complementarios

22 Pero no basta con oír el mensaje; hay que ponerlo en práctica, pues de lo contrario se estarían engañando ustedes mismos. 23 El que solamente oye el mensaje, y no lo practica, es como el hombre que se mira la cara en un espejo: 24 se ve a sí mismo, pero en cuanto da la vuelta se olvida de cómo es. (Santiago 1.22-24 – DHH)

Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Límpiense las manos, pecadores! ¡Purifiquen sus corazones, ustedes que quieren amar a Dios y al mundo a la vez! (Santiago 4.8 – DHH )

Por esto también el libro de Hebreos nos dice:

Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que El existe, y que es remunerador de los que le buscan. (Hebreos 11:6 – LBLA)

En resumen

En medio de las pruebas, oremos sin dudar, pidiendo sabiduría. Esperemos y confiemos. Y tengamos por cierto que: ¡Él hará!

Y hasta que la respuesta llegue:

Por tanto, hermanos, tengan paciencia hasta la venida del Señor. Miren cómo espera el agricultor a que la tierra dé su precioso fruto y con qué paciencia aguarda las temporadas de lluvia. Así también ustedes, manténganse firmes y aguarden con paciencia la venida del Señor, que ya se acerca (Santiago 5.7-8 – NVI)

Dios te bendiga mucho, ya sabes lo que te dice Santiago, así que ahora:

¡A hacerlo!

Y aunque no resulte fácil, se puede.

Nos vemos en el próximo estudio 😉


Santiago 1:5-8 – Oración por sabiduría de Dios – Estudio Bíblico Devocional


Si quieres, puedes leer más en:

Índice

1:2-4 Gozo y paciencia en medio de las pruebas

1:9-11 Nuestra posición en Cristo


Nota:

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Las identificadas como NVI, fueron tomadas de:

Escritura de la Santa Biblia, NEW INTERNATIONAL VERSION®, NIV® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.® Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Y las identificadas como DHH, fueron tomadas de:

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.


¡Haz click si te gusta! (Si no estás viendo los íconos para compartir o para indicar que te ha gustado la publicación es porque tu detector de publicidades los está filtrando. Si deseas compartir el contenido en tus redes solo debes pausar el filtro de publicidades y recargar la página. Luego de compartir ya lo puedes habilitar nuevamente.)
Comparte con quien lo desees

Únete a la conversación

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *