A través de este estudio se desarrollarán varios aspectos relacionados con los milagros; veremos su significado, qué representan para los creyentes y también, cuál es el propósito de Dios para que éstos sucedan.

Más allá de esto, hallaremos ejemplos bíblicos de milagros en el Antiguo y en en Nuevo Testamento; de los milagros realizados por Jesús y encontraremos links hacia otras publicaciones (que nos mostrarán más milagros y que nos ayudarán a entenderlos). ¡Comencemos!

Definición de Milagro

Según la RAE (Real Academia Española), un milagro es un: “Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino”. 

Por su parte, si buscamos la definición en Wikipedia, encontraremos lo siguiente: “Se llama milagro a un evento atribuido a la intervención divina”. 

Para el Diccionario Bíblico Clie, un milagro es “una intervención sobrenatural en el mundo externo, que aporta una revelación singular  de la presencia y el poder de Dios”. (Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, pág. 257, 1985 Clie).

Más adelante, en este mismo diccionario, hallamos lo siguiente: “El Nuevo Testamento designa los milagros con los términos de: a) dunameis, “poderes”; b)terata, “prodigios, hechos asombrosos”; c)semeia, “señales””. (Ibid. pág. 758)

En vista de éstas y de otras muchas definiciones, que preferí obviar por una cuestión de simplicidad y brevedad, un milagro es un:

Evento que sucede por intervención divina. El mismo tiene el objetivo de llamar la atención de aquellos que lo observan y de conducir sus miradas a Dios. Él realiza estas manifestaciones sobrenaturales para incrementar la fe de la humanidad y para proporcionar una clara demostración de su existencia, de su presencia y de su favor para con los receptores de las mismas.

Implicancia del término “Milagro”

En la Biblia encontramos una gran cantidad de sucesos que se corresponden con la definición ya vista. A través de ellos podemos ver el gran poder de Dios en la naturaleza. Un milagro es algo que siempre deja perplejo a quien lo observa, que siempre llama la atención y que constituye una inequívoca señal divina de su presencia en nuestra vida.

Los milagros de Dios han existido en todos los tiempos. Él siempre los ha realizado con el simple objetivo de apuntar las miradas y corazones de las personas hacia sí mismo. Si bien Dios es espíritu (no visible), sus hechos nunca pasan desapercibidos para nosotros. Esa es precisamente su intención, a partir de ellos, al parecer, Dios nos dice: ¡Eh! Aquí estoy. Soy yo quien te llama. ¡Acércate a mí!

Milagros en el Antiguo Testamento

Vemos milagros tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. En el AT Dios intervino en la naturaleza de muchas maneras; solo algunos ejemplos de este tipo son: una Zarza ardiente (Éxodo 3:1-7); una escalera al cielo (Génesis 28:10-18); un trío de Ángeles (Génesis 18.1-33). Todos los anteriores se califican como teofanías, es decir, manifestaciones visibles que nos ayudan a ver al Dios invisible.

También hubo intervenciones en momentos específicos en los cuales el poder de Dios se demostró ampliamente, algunos pocos ejemplos pudieran ser: La salida de Egipto (Éxodo 7.14-11-10plagas; Éxodo 14.21-31apertura del mar Rojo); el sol se detuvo (Josué 10.13-14); cae fuego del cielo (Levítico 9.24).

Hay tantos otros ejemplos que no me es posible decidir cuáles mencionar aquí. Pero más importante que insertar una extensa lista es destacar que Dios siempre se ha manifestado con el propósito de ayudar a las personas y de demostrar que Él era el verdadero Dios a quien debían adorar. Un ejemplo muy evidente de esto último es 1 Reyes 18.19-39.

Por último, por nombrar solo algunos pocos ejemplos de hombres utilizados por Dios, diremos que Moisés, Elías y Eliseo son personas que han tenido la oportunidad de realizar milagros en su nombre. Ellos fueron guiados por Dios para diversas tareas. Tal vez también sería bueno aclarar que el poder para realizar tales milagros no residía en ellos, sino que solo eran un medio que Dios utilizaba para hacer cumplir su voluntad.

Algunos otros ejemplos de milagros en el AT, de los muchos que existen, se encuentran en la siguiente página. (Se aclara que la misma no pertenece a Gracia y Vida, pero presenta un listado muy útil).

Milagros en el Nuevo Testamento

En el NT encontramos otros muchos milagros. Los prodigios realizados por Jesús son muy evidentes y se se encuentran en gran número, pero también encontramos que sus discípulos sirvieron a Dios por medio de ellos. Es así que no solo Jesús sanó a enfermos y liberó a endemoniados, sino que también sus discípulos lo hicieron.

Vemos que en la Iglesia primitiva se sucedieron muchos milagros, algunos ejemplos son: Mateo 7.22, 11.20, 13.54, 13.58; Marcos 9.39; Hechos 19.11; 1 Corintios 12.10, 19; Hebreos 2.4; otra vez, son sólo unas pequeñas muestras de las muchas que existen, de necesitar más, te sugiero buscar en una concordancia bíblica. Hay también muchas otras páginas que puedes visitar que contienen diferentes listados. Te animo a hacerlo.

Milagros de Jesús

Dado que en otras publicaciones iremos estudiando los distintos milagros de Jesús y con ellos la enseñanza que nos dejan, no ahondaremos mucho aquí sobre ellos. Lo que sí es importante decir en esta parte, es que Jesús realizó su ministerio valiéndose de ellos como recursos para ayudar a los necesitados.

Su enseñanza fundamental era: “el reino de los cielos se ha acercado”, y con la presencia del rey del reino (Jesucristo), el poder del mismo también debía hacerse evidente. Por ende, este poder se manifestó en favor de los necesitados, guiando a todos los que lo aceptaban a la presencia de Dios.

Sanidades, liberaciones, multiplicación de alimentos y otros muchos milagros, fueron el complemento perfecto para la exposición de la palabra divina y para la enseñanza de los parámetros necesarios para vivir dentro del reino de Dios. Es por eso que Jesús no sólo enseñaba sino que hacía todo tipo de milagros. Enseñaba del amor de Dios con ejemplos prácticos de ese amor. (¿Seremos capaces de transmitir el mensaje de salvación con ese mismo amor?)

Pero además de esto, dichos milagros también fueron una parte de la manifestación más gloriosa del amor de Dios; hablamos de la encarnación, muerte y resurrección de la segunda persona de la Trinidad, entendemos que este conjunto de milagros es la demostración más grande de amor y de poder que podamos mencionar.

Y aún así, más allá de todos los anteriores, Jesús también realizó otros muchos milagros más, calmó tempestades (Mateo 4.35-41), se manifestó como un ser divino (Mateo 17.1-8), resucitó muertos (Marcos 5.36-43) e hizo muchas otras cosas tan gloriosas como estas con el único fin de que quienes los vieran lograran acercarse a su Padre y obtener la salvación de sus almas. Quiera Dios manifestarse a tu vida para que también tú logres vivir en su reino.

Links

Te invito a ver un listado de todos los milagros de Jesús registrados en el libro de Lucas

En él hallarás estudios del texto y la implicancia de su mensaje, también aplicaciones para nuestras vidas y mucho más, clickea en el link para acceder a ellos.

Próximamente habrán más links en este lugar.

Por ahora me despido. No olvides que me puedes consultar lo que necesites, con gusto te responderé tan pronto como me sea posible.

¡Haz click si te gusta!
Comparte con quien lo desees

Publicado por Gracia y Vida

Muchas gracias por habernos visitado¡Que Dios te bendiga mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *