El infierno

¿Has oído hablar sobre el infierno? Muchas veces se habla sobre este tema. Mucha gente lo ridiculiza, otras no creen que exista y a otras tantas les da miedo, pero, ¿Qué dice la Biblia al respecto?

En este breve estudio hablaremos sobre los siguientes temas referentes al mismo:

  • Qué es el infierno
  • Qué implica ir al infierno
  • Quienes iran al infierno
  • Por qué existe el infierno
  • Y otros tantos como por ejemplo:

¿Se puede escapar de ese destino? ¿De qué o de quién depende? ¿Qué relación tiene el infierno con el pecado? ¿Por cuánto tiempo irán las personas allí? Todos estos temas y muchos más serán tratados muy brevemente en las siguientes líneas.

Significado y concepto de Infierno

Veremos más adelante, en este mismo estudio, varios versículos que nos hablen sobre el mismo; pero en principio podemos decir que Dios nos llamará a un juicio, en el cual juzgará a la humanidad por sus obras. El infierno es aquel lugar al cual irán todos aquellos que sean condenados por Dios.

Será un lugar de residencia permanente y quienes vivan en tal lugar, sufrirán eternamente la ausencia de Dios. Lo que da lugar para la existencia del infierno, es la desobediencia al orden establecido por Dios para su creación. Normalmente a esto se le llama pecado.

La palabra infierno proviene de un término del latín (inférnum o ínferus), que significa inferior. El mismo tiene el sentido de lugar de residencia de los muertos, tal cual el término hebreo Seol. En la Biblia encontramos la palabra infierno en muchos pasajes como por ejemplo en Efesios 4.9, donde aparece expresada como gehema (o gehenna).

La última, aunque es una palabra griega, es una transliteración palabra hebrea ge-hinnon, la cual se entiende como un lugar de maldición donde serían quemados los que se rebelaron contra Dios. Véase Isaías 66.24, en donde se utiliza esta palabra con dicho sentido; y también Marcos 9.48, donde se cita parte de este mismo texto con la misma idea.

Podríamos nombrar muchos pasajes más que pudiéramos colocar en este lugar, pero tal vez una mejor idea sería ir acomodandolos por tema, así es que si estás de acuerdo, te invito a ir viéndolos de a poco. El primer tema que te invito a ver es:

La razón de ser del infierno

Analicemos para esto el mensaje bíblico en su conjunto. La Biblia expresa que los seres humanos se alejaron voluntariamente de Dios, de Sus principios de vida, de la moral por Él establecida y del propósito para el cual, la humanidad, había sido creada (Daniel 9.5). Entre los muchos resultados obtenidos, por tal alejamiento, se encuentra el enojo divino.

Pero ese no es el único efecto provocado por nuestro alejamiento. Al final de este estudio te dejaré varios links para que puedas leer sobre qué significa el pecado y sobre cuáles son sus consecuencias. Pero por ahora, lo que debe quedar claro, es que la humanidad se ha alejado de Dios, que lo ofende día tras día y que vive como si fuera que Él no existe.

Esto obviamente trae consecuencias y ya las veremos. Pero,

¿Qué es lo que ofende a Dios?

Veamos algunas de los motivos que aparecen en la Biblia:

  • Haber ofendido Su santidad con nuestros pecados (Romanos 3.23-24; Colosenses 3:5; Santiago 4.4).
  • Haber degradado la totalidad de la creación (Romanos 8:22), nuestros cuerpos ( Romanos 8.6-8; Gálatas 5:19-21; Colosenses 3.5) y nuestras mentes (Salmos 58.3; Isaías 28.15; Marcos 7.20-23, 11.25; Santiago 3.16).
  • Haber generado un mundo de hostilidad (Génesis 6.11; Ezequiel 7.23; Proverbios 16.29), con gente hambrienta (1 Timoteo 6.9-10; Santiago 4.2), con personas que mueren cada día por violencia (Mateo 5.21-22, 19.18; Marcos 10.19; Santiago 2.11).

Ver también los siguientes textos, los cuales marcan una relación entre el pecado y el castigo del mismo: Salmos 34.16; Proverbios 19.16; Ezequiel 18.30.

Habría mucho más que decir, pero con esto basta por ahora para entender que hemos hecho lo que a Dios no le agrada. Esto está expresado a lo largo de toda la Biblia y la razón de que se encuentre en ella es que, Dios pretendía y pretende que nuestra actitud y manera de vida se reviertan, pero esto no está totalmente en sus manos, es también decisión del hombre.

Y en este último sentido, Dios no obliga a nadie a hacer su voluntad. Él ha tenido a bien otorgarnos algo llamado libre albedrío, algo así como la libertad de elegir lo que nuestra voluntad nos diga. Él nos da entonces la posibilidad de elegir entre obedecer o no, pero si decidimos no hacerlo, al final tendremos que presentarnos ante Él y explicar qué nos llevó a elegir no seguir sus reglas.

Esto puede parecernos incorrecto, pero desde Su punto de vista, Dios como el creador y dueño de toda su creación, tiene el derecho de hacer con la misma lo que bien le parezca. Nos guste o no, estamos frente a esa circunstancia. Pero antes de ofendernos y enojarnos, te invito a que, muy brevemente, veamos que Dios eligió darnos otra posibilidad antes de juzgarnos:

Qué intentó hacer Dios para que no tengamos tal destino

Se acercó al hombre de muchas maneras, les envío profetas, les dio la Biblia, les hablo en forma personal y por fin, lo último que hizo fue enviarle a su Hijo con un mensaje y con un ejemplo de vida (ver Hebreos 1.1-2). La idea de Dios siempre fue la siguiente:

Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todos mis estatutos e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá; no morirá.

Ezequiel 18:21 – RVR1960

Pero ésto ciertamente no se cumple en la mayor parte de la humanidad…

Hoy todavía hay muchos que rechazan todas estas maneras de conocer a Dios y obviamente también rechazan cambiar de forma de vida. Es por eso que el mundo sigue tal cual está. Incluso muchos religiosos, quienes dicen conocer a Dios, viven de cualquier manera, engañando e incluso comerciando con la fe.

Pero esto tendrá un fin, ya que Dios tiene un plan establecido para la humanidad, un plan que está en marcha y funcionando, aún a pesar de nosotros… Te invito a ver ahora el siguiente tema:

El juicio de Dios

La Biblia habla en muchísimas ocasiones sobre el juicio en el que Dios juzgará a la humanidad por sus pecados, he aquí uno de ellos:

5 Mas por causa de tu terquedad y de tu corazón no arrepentido, estás acumulando ira para ti en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, 6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: 7 a los que por la perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad: vida eterna; 8 pero a los que son ambiciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia: ira e indignación. 9 Habrá tribulación y angustia para toda alma humana que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego;10 pero gloria y honor y paz para todo el que hace lo bueno, al judío primeramente, y también al griego.11 Porque en Dios no hay acepción de personas.

12 Pues todos los que han pecado sin la ley, sin la ley también perecerán; y todos los que han pecado bajo la ley, por la ley serán juzgados;13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los que cumplen la ley, ésos serán justificados.

14 Porque cuando los gentiles, que no tienen la ley, cumplen por instinto los dictados de la ley, ellos, no teniendo la ley, son una ley para sí mismos, 15 ya que muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, su conciencia dando testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras defendiéndolos, 16 en el día en que, según mi evangelio, Dios juzgará los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús.

Romanos 2.5-16 – LBLA

La resurrección

Veamos ahora otros textos en los cuales se habla de diversos temas asociados con dicho juicio. Si nos preguntamos: ¿Quiénes irán a dicho juicio? La respuesta sería todos. Relacionado con esto está entonces la resurrección de los muertos, veamos esto mismo con ayuda de los siguientes versículos:

Y del polvo de la tierra se levantarán las multitudes de los que duermen, algunos de ellos para vivir por siempre, pero otros para quedar en la vergüenza y en la confusión perpetuas.

Daniel 12:2 – NVI

Y saldrán: los que hicieron lo bueno, a resurrección de vida, y los que practicaron lo malo, a resurrección de juicio.

Juan 5:29 – LBLA

Estos textos nos permiten asegurar que habrá una resurrección de los muertos al final de los tiempos. (Otros versículos que hablan sobre este tema son: Mateo 20.18-19; Marcos 16.16; Lucas 24.6-7; Juan 11.25-26, 20.8-9; Hechos, 26.22-23; Romanos 6.5-6; 2 Corintios 5.14-15, 15. 3-4; Filipenses 3.10; 1 Tesalonicenses 4.14; Hebreos 13.20-21; 1 Pedro 1.3, 3.21; etc.).

El destino de los transgresores

Por otro lado, hay muchos versículos que nos hablan, por ejemplo, sobre el destino de los transgresores; o dicho de otra manera, dónde y cómo será el lugar de los que salgan culpables en el juicio. El siguiente versículo es sumamente duro, ya que expresa sin rodeos que:

Pero los transgresores serán destruidos a una; la posteridad de los impíos será exterminada.

Salmos 37.38 – LBLA

¿Cómo debería entenderse esto? he aquí un ejemplo:

Los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.

2 Tesalonicenses 1:9 – RVR1960

La destrucción y la exterminación expresadas en el versículo de los Salmos tiene más que ver con un lenguaje utilizado en situación de guerra, que con una posibilidad literal del término. Elegí poner a propósito dicho texto para tener la oportunidad de decir que hay quienes piensan que Dios exterminará a todos los que no sean sus hijos, pero ese exterminio en el sentido de desintegración total, está muy lejano a todo lo que se expresa en el conjunto del texto Bíblico.

Las almas de las personas son eternas a la luz de la Biblia. Aquellas almas que no deseen estar cerca de Dios en esta vida, tampoco lo estarán en la venidera. Ese es el sentido Bíblico que conllevan las siguientes frases: la muerte segunda, la perdición eterna, el castigo eterno, etc. Los cuales de ninguna manera expresan la posibilidad de dejar de existir.

Veamos entonces cómo será vivir en el infierno:

Descripción de cómo será la estadía dentro del infierno

40 Así como la mala hierba se recoge y se echa al fuego para quemarla, así sucederá también al fin del mundo. 41 El Hijo del hombre mandará a sus ángeles a recoger de su reino a todos los que hacen pecar a otros, y a los que practican el mal. 42 Los echarán en el horno encendido, y vendrán el llanto y la desesperación.

Mateo 13:40-42 – DHH

¡Cuán gráfico es este texto! Quien habla en este texto es Jesucristo, quien en muchos versículos elige utilizar el término “Hijo del hombre” para identificarse con la humanidad. Pero notemos aquí cómo a la vergüenza y confusión del texto de Daniel 12:2, que vimos más arriba, se le suman el llanto y desesperación. Es por eso que a este lugar llamado infierno siempre se lo grafica como un lugar de sufrimiento.

Tendrán todos estos sentimientos por haber tenido la oportunidad de salvarse de ese destino y no haberla aceptado. Precisamente cuando oímos que se habla de la salvación, es a esto mismo a lo que se refiere el término. De paso, ¿Crees tú que serás salvo de ese destino? Te dejo un link por si no estás seguro y deseas asegurarte.

Por otro lado, si nos preguntamos: ¿Por cuánto tiempo durará la estadía de la humanidad condenada al infierno? Deberíamos ver los siguientes versículos:

El castigo eterno

Otra vez apelando al texto de Daniel, podemos decir que la vergüenza y la desesperación serán perpetuas. Los siguiente textos nos refuerzan esta misma idea; notar que en el segundo se nos dice que este destino constituye un castigo, esto es, en obvia referencia al juicio de Dios. leamos:

Trae su pala en la mano y limpiará el trigo y lo separará de la paja. Guardará su trigo en el granero, pero quemará la paja en un fuego que nunca se apagará

Mateo 3.12 – DHH

Y éstos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna.

Mateo 25.46 – LBLA

Pero notemos algo más sobre este segundo versículo. El mismo marca un notable contraste: el castigo eterno versus la vida eterna. Es a estas dos posibilidades de vida eterna a las que se las llama: El infierno o el cielo.

Por otro lado haremos bien en ver qué sentimientos se generan en Dios al ver nuestra desobediencia y el avance del pecado en nuestras vidas.

La ira de Dios

Porque fuego se ha encendido en mi ira, que quema hasta las profundidades del Seol,

Consume la tierra con su fruto, e incendia los fundamentos de los montes.

Deuteronomio 32:22 – LBLA

Como dijimos al principio, al hablar de Seol, el escritor bíblico se refiere al lugar de residencia de los muertos. Pero al tema al que debemos prestarle atención aquí, es al de la ira de Dios por el pecado. Como lo expresamos más arriba, a Dios no le da lo mismo lo que hace el hombre con su vida, ya que Él odia el pecado. (Un gran contraste a esto es que ama al pecador a pesar de su desobediencia).

Ahora, si lográramos ver ese fuego de ira, que ya se ha encendido, todos tendríamos gran temor. Eso es lo que profetiza Dios, a través de las palabras de Isaías. Veamos en la siguiente profecía, que los que hacen el mal temen vivir en medio de ese fuego eterno.

Es gracias a esta imagen del fuego que se piensa popularmente en el infierno como un gran horno en el cual los pecadores viven eternamente.

Los pecadores se asombraron en Sion, espanto sobrecogió a los hipócritas. ¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?

Isaías 33:14 – RVR1960
Veamos también estos textos

y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes.

Mateo 13:42 – LBLA

23 En el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio* a Abraham a lo lejos, y a Lázaro en su seno. 24 Y gritando, dijo: “Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, pues estoy en agonía en esta llama.”

Lucas 16:23-24 – LBLA

Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas, a semejanza de aquéllos, puesto que ellas se corrompieron y siguieron carne extraña, son exhibidas como ejemplo al sufrir el castigo del fuego eterno.

Judas 7 – LBLA

10 él también beberá del vino del furor de Dios, que está preparado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y en presencia del Cordero. 11 Y el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos; y no tienen reposo, ni de día ni de noche, los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre.

Apocalipsis 14.10-11 – LBLA

Conclusión

Qué imagen tan tremenda la del infierno, pero no nos olvidemos de que tenemos oportunidad de un destino diferente. Dios quiere darnos algo distinto, y esa es una posibilidad hoy para cada uno de nosotros. Es así que queda en nuestra decisión qué iremos a hacer con nuestro destino eterno.

Más allá de si verdaderamente habrá “literalmente” un lago de fuego o no, ya que existe la posibilidad de debatir mucho sobre la entidad de los cuerpos eternos que hemos de tener luego de la resurrección. Lo que sabemos es que de seguro, quienes en tal lugar estén, no la pasarán muy bien. Tengamos en claro, por tanto, lo siguiente:

Dios establece que la humanidad ha de tener la oportunidad de elegir entre: Arrepentirse y comenzar a vivir de la manera adecuada según su creador o,

Seguir viviendo como si Él no existiera, lo cual nos llevará a terminar compareciendo ante su tribunal para dar cuentas por nuestros actos de maldad/pecados.

Es por el resultado obtenido ante aquel tribunal que iremos o, a vida eterna en la presencia de Dios o, a condenación eterna en aquel lugar llamado infierno, el cual se grafica en la Biblia como un lugar de dolor y de tormento. Se llama Cielo al lugar en el cual los hijos de Dios viviremos eternamente con Él.

¿Dónde crees que pasarás tú la eternidad?

Por último y antes de despedirnos te dejo algunos temas más que están relacionados con el infierno, pero sin pretender nombrarlos a todos, ya que hay muchísimo más para decir…

El libro de la vida


Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.

Apocalipsis 20:15 – LBLA

El diablo y sus huestes tendrán también este mismo destino


Porque si Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio;

2 Pedro 2:4 – LBLA

Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Apocalipsis 20:10 – LBLA

Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen; los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre. 

Apocalipsis 19:20 – LBLA

Links

Te dejo también algunos links por si estás interesado en conocer más sobre el plan de Dios y qué dice la Biblia al respecto:


Nota:

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Las identificadas como NVI, fueron tomadas de:

Escritura de la Santa Biblia, NEW INTERNATIONAL VERSION®, NIV® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.® Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Las identificadas como RVR1960, fueron tomadas de:

la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.

Las identificadas como DHH, fueron tomadas con permiso de:

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.


¡Haz click si te gusta! (Si no estás viendo los íconos para compartir o para indicar que te ha gustado la publicación es porque tu detector de publicidades los está filtrando. Si deseas compartir el contenido en tus redes solo debes pausar el filtro de publicidades y recargar la página. Luego de compartir ya lo puedes habilitar nuevamente.)
Comparte con quien lo desees

Publicado por Gracia y Vida

Muchas gracias por habernos visitado¡Que Dios te bendiga mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *