Juan 13.18-20 – Se los digo para que crean

Anuncio

Juan 13.18-20 – Se los digo para que crean

Estudio Bíblico para grupos

Serie:

Momentos previos a la crucifixión de Jesucristo

Para el maestro

El presente es un estudio bíblico para grupos basado principalmente el Evangelio de Juan, pero también, al ir avanzando en la serie de estudios, iremos viendo qué tienen los sinópticos para ofrecernos.

En el estudio de hoy te presentamos un bosquejo comentado con varios puntos a tener en cuenta, y también, con muchas aplicaciones y/o reflexiones, que entendemos, son muy apropiadas para el pueblo de Cristo. Dejamos el mismo a tu consideración para el uso en tu Iglesia y/o grupo.

Ésta es una de varias publicaciones que haremos sobre este tema. Iremos publicando las otras según tengamos oportunidad.

Como consejo obvio, te recomendamos leer muy bien el texto y orar mucho previamente, para que sea el Señor quien te muestre, en caso de ser necesario, cómo adaptar este estudio y para saber qué quitar y/o qué más agregar, según las necesidades de tus oyentes/congregación.

Esperamos que el mismo sea de bendición primeramente para ti, pero también para tu grupo o iglesia, y que resulte de apoyo y de ayuda para tu ministerio. Dios te bendiga y llene de gracia y sabiduría; oramos también por tu Iglesia para que siga creciendo en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. En el nombre de Jesús, amén.

Introducción

Jesús está próximo a dejar a sus discípulos, sabe que ellos sufrirán mucho tras su partida, y que la traición de Judas Iscariote los golpeará duramente. No puede dejar que esto suceda sin intentar fortalecer la fe de ellos, por lo tanto ésto es lo que veremos en estos versículos: La preocupación de Jesús por la entereza espiritual de sus discípulos.

Para lograr entender bien estos versículos es más que necesario leer versículos previos. Ésto nos ayudará a comprender mucho mejor toda la situación que estaban viviendo en aquel momento. Leamos:

Anuncio

El texto del contexto

10 Jesús le dijo: El que se ha bañado no necesita lavarse, excepto los pies, pues está todo limpio; y vosotros estáis limpios, pero no todos. 11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No todos estáis limpios.

12 Entonces, cuando acabó de lavarles los pies, tomó su manto, y sentándose a la mesa otra vez, les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13 Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y tenéis razón, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, os lavé los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. 15 Porque os he dado ejemplo, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

16 En verdad, en verdad os digo: un siervo no es mayor que su señor, ni un enviado es mayor que el que lo envió. 17 Si sabéis esto, seréis felices si lo practicáis.

Juan 13.10-17 – LBLA

Juan 13.18-20 – Se los digo para que crean

Breve análisis del contexto

Jesús y sus discípulos están festejando su última pascua juntos. Éste es el último tiempo que tiene con ellos antes de su crucifixión. Unos momentos antes ya les ha hablado sobre lavarse los pies entre ellos, les dio a entender que deben limpiarse mutuamente, perdonarse los pecados, ayudarse y fortalecerse entre ellos para seguir firmes en la fe.

Pero claro, dado que no todos seguirán el camino enseñado por Jesús, Él también los está preparando para que ese tema no los tome por sorpresa; de ser así, ese sería un durísimo golpe emocional para ellos y esto es algo que Jesús se propone evitarles; por tanto los pondrá por sobre aviso, para que cuando suceda ya estén prevenidos de antemano.

Por esa misma razón, unos versículos atrás, ya les ha mencionado algo sobre el tema (v10), y en los que veremos ahora les hablará más claramente al respecto. Jesús les demostrará que Él conocía todas las cosas, e incluso irá todavía un poco más allá, y les mostrará que hasta lo que habría de sucederle a Judas Iscariote había sido ya profetizado. 

¡Nada se escapó del conocimiento y del dominio de Dios! Así es hoy también en nuestros días. Él nos conoce y nos cuida. Lo hace porque nos ama.

Volviendo al objetivo de Jesús, alentarlos era la meta principal, y lo haría mediante la preparación por lo que habría de venir, pero también por medio de la declaración de cómo se transfiere la autoridad en el reino de los cielos, algo que es muy importante de entender para cada uno de nosotros. Vayamos ya al estudio, leamos primeramente el texto:

El Texto de nuestro estudio

18 No hablo de todos vosotros; yo conozco a los que he escogido; pero es para que se cumpla la Escritura: «El que come mi pan ha levantado contra mí su calcañar». 19 Os lo digo desde ahora, antes de que pase, para que cuando suceda, creáis que yo soy. 20 En verdad, en verdad os digo: el que recibe al que yo envíe, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

Juan 13.18-20 – LBLA

Juan 13.18-20 – Se los digo para que crean

Comentario

18

  • No hablo de vosotros: Para saber de quién hablaba hay que ver el contexto anterior Versículos 10-17. Judas Iscariote
  • Yo conozco a los que he escogido
    • Desde el primer capítulo de Juan hemos notado la omnisciencia de Jesús. Él te conoce, sabe sobre ti, qué te sucede y en qué situación te encuentras. Incluso sabe qué harás en el futuro (Lee nuevamente el versículo 11).
    • Él nos ha elegido. Aunque no hablaremos de predestinación (Hechos 13.48; Efesios 1.11-12) en este punto, es interesante poder notar que es Jesús quien dice que “nos ha elegido” para ser salvos. 
      • Normalmente tendemos a pensar que ha sido Dios el Padre quien nos ha elegido, pero aquí y en algunos otros textos podemos ver que también Jesús tuvo parte en esta elección. Veamos los siguientes textos:
        • Elección por parte del Hijo: Juan 15.19; Efesios 1.4-5; etc.
        • Elección de parte del Padre: Juan 6.44; Romanos 8.29-30; 2 Timoteo 1.9; 1 Pedro 1.1-2; etc.
      • Ésto nos ayuda a ver que ambos estuvieron en comunión en este proceso (sea cual fuere nuestra interpretación sobre el mismo). 
        • La Trinidad siempre procede en comunión, en unidad. Ésto debería ser un gran ejemplo para nosotros, quienes muchas veces “queremos hacer todo solos”, sin depender y sin pedir permiso a nadie. La hermosa imagen del cuerpo con distintos miembros y funciones (dada por Pablo) debería estar siempre presente en nuestras mentes a la hora de llevar adelante nuestro ministerio.
  • Para que se cumpla la Escritura
    • Mucho de lo sucedido en la vida de nuestro Señor fue previamente profetizado, Él cumplió en todo tiempo con lo que de Él se había escrito. En este caso particular vemos que la profecía alcanza incluso a su entorno:
      • Salmo 41.8-9 (este es el texto que Jesús utiliza)
        • Una cosa del demonio ha sido derramada sobre él,
        • así que cuando se acueste, no volverá a levantarse.
        • Aun mi íntimo amigo en quien yo confiaba,
        • el que de mi pan comía,
        • contra mí ha levantado su calcañar. (Salmo 41.8-9 – LBLA)
      • ¿Vieron el versículo 8? Profetiza no solo el hecho de la traición sino la forma de muerte de aquel que traicionaría a Jesús. Es más, ¿No habla de lo que sucedió con Satanás? Este versículo también nos hace recordar lo anunciado en el libro de Génesis:
      • Génesis 3.15
        • Y pondré enemistad
        • entre tú y la mujer,
        • y entre tu simiente y su simiente;
        • él te herirá en la cabeza,
        • y tú lo herirás en el calcañar. (Génesis 3.15 – LBLA)
      • Ésta es otra evidencia de que las Escrituras se cumplen.
    • Otro tema es que Jesús siempre se apoyaba en las Escrituras para hablar. Por eso había poder en sus palabras (discursos/mensajes). Nosotros debemos buscar y utilizar siempre ese mismo recurso, pero solo lo lograremos si dedicamos tiempo a analizar y estudiar Su palabra. Con leerla solamente no basta.

19

Anuncio
  • Os lo digo desde ahora, antes de que pase, para que cuando suceda, creáis que yo soy
    • Otra vez aquí podríamos hablar de la omnisciencia de Jesús. Vemos que Él la utiliza a favor de sus discípulos.
    • Notemos que se preocupa por la fe de ellos. Quiere asegurarse de que crean en lo que es cierto, que pongan su fe en lo verdadero, en la única verdad encarnada: nuestro Señor Jesucristo.
      • Su preocupación por los suyos es algo que nosotros deberíamos imitar. ¿Nos preocupamos por nuestros hermanos? ¿De qué manera lo hacemos?
      • Viendo su preocupación, ahora desde otra arista, es más que probable que Jesús no quisiera que sus discípulos piensen que la traición lo tomó por sorpresa. Quería prepararlos para aquel momento. 
      • Veamos que Él tenía consideración por cada detalle posible. No dejó nada importante al azar. Él fue responsable por los suyos y se preocupó por ellos hasta en el último detalle. Ése es nuestro ejemplo a seguir.

20

  • En verdad, en verdad os digo: el que recibe al que yo envíe, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.
    • En verdad, en verdad os digo: a través 
    • Jesús los sigue preparando. Es crucial para Él que lo que va a suceder no los haga perder su fe. Por tanto les habla del respaldo con el que cuentan:  el que recibe al que yo envíe, me recibe a mí. Esto no solo les servirá para el momento de su arresto y crucifixión sino también para cuando Él ascienda a los cielos para ya no volver a verlos hasta su regreso.
    • Ahora, esta enseñanza no queda ahí, Él también habla de la unidad que hay entre sus discípulos y Él, y además de la unidad entre Él y el Padre (Juan 10.30). Existe una unión entre cada uno de los participantes de Reino. Esa unión sin lugar a dudas tiene que ver con la operación del Espíritu Santo.
    • Esta unión debe verse reflejada en nuestra comunión con Jesús, pero también con nuestra comunión con cada uno de nuestros hermanos. Es un buen momento para preguntarnos si tenemos verdadera comunión con nuestros hermanos y, cómo colaboramos nosotros en lo que hace a la Koinonía entre los demás hermanos nuestra Iglesia entre sí (Koinonia – comunión cristiana).

Juan 13.18-20 – Se los digo para que crean


Aquí termina este estudio, esperamos te haya sido de ayuda. Esperamos tus comentarios. Dios te bendiga mucho!


Otros estudios/herramientas que pueden interesarte:

NOTAS

Juan 13.18-20 – Se los digo para que crean

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio