El concilio para matar a Jesús – Juan 11.46-48

Anuncio

El concilio para matar a Jesús – Juan 11.46-48

Estudio Bíblico para Grupos

Serie:

Momentos previos a la crucifixión de Jesucristo

Primera parte

Para el maestro

El presente es un estudio bíblico para grupos basado principalmente el Evangelio de Juan, pero también, al ir avanzando en el mismo, iremos viendo qué tienen los sinópticos para ofrecernos.

En el estudio de hoy te presentamos un bosquejo comentado con varios puntos a tener en cuenta, y también, con muchas aplicaciones y/o reflexiones, que entendemos, son muy apropiadas para el pueblo de Cristo. Dejamos el mismo a tu consideración para el uso en tu Iglesia.

Ésta es la primera de varias publicaciones que haremos sobre este tema. Iremos publicando las otras según tengamos oportunidad.

Como consejo obvio, te recomendamos leer muy bien el texto y orar mucho previamente para que el Señor te muestre cómo adaptar este estudio, y para saber qué quitar y/o qué más agregar, según las necesidades de tus oyentes/congregación.

Otra cosa que te queremos aconsejar, seguramente demasiado obvia, es que la mejor manera de comenzar cualquier estudio y/o cualquier reunión es con una oración. No dejes de lado este tan importante componente, ya que el mejor maestro siempre será el Espíritu Santo hablando a las mentes y corazones de tus oyentes.

Esperamos que el mismo sea de bendición primeramente para ti, pero también para tu grupo o iglesia, y que resulte de apoyo y de ayuda para tu ministerio. Dios te bendiga, llene de gracia y sabiduría; oramos también por tu Iglesia para que siga creciendo en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. En el nombre de Jesús, amén.

Bosquejo del Estudio

  • Introducción
  • Lectura del Texto
  • No todos creen (46)
  • Fueron y contaron (47)
    • Nuestra decisión ante Jesús
    • Los integrantes del concilio: Fariseos – Sacerdotes
  • La causa del concilio (47): Jesús haciendo demasiados milagros
  • Los miedos de los participantes (47-48)
    • Todos van a creer (incidencia respecto de)
      • Sus posiciones como líderes religiosos
      • Su forma de vida acomodada
    • Los romanos vendrán
      • Su lugar, una concesión
      • Su nación (el control)
    • Por qué del miedo
      • La historia
      • El futuro 70dc
  • Algunas preguntas sobre el estudio

El concilio para matar a Jesús – Juan 11.46-48

Anuncio

_________________________________________

Introducción

Hemos visto que muchas veces Jesús había hablado con autoridad y hecho muchos milagros. Pero este capítulo señala un punto a partir del cual todo su ministerio se irá encaminando hacia su fin. Los líderes político-religiosos se vieron forzados a tomar una decisión, dado que la “catarata” de nuevas evidencias hechas por Jesús, había superando todos los límites previstos por ellos.

Es más, aquel último milagro, el de la resurrección, ya se les escapaba de las manos, y por ende, ellos no podían darse el lujo de seguir negando Su poder, ni entre ellos mismos, ni menos frente al pueblo, porque era algo que estaba sucediendo a la vista de todo el mundo y eran hechos innegables. 

¿Creerían estos líderes en Jesús, al igual que muchos, o seguirían amando más su posición social y económica? Eso era lo que estaba en juego en aquel punto de la historia y esa fue la razón para el primer concilio realizado por causa de Jesús. Los máximos dirigentes del pueblo judío, debían decidir la suerte de Jesucristo. O por lo menos, eso es lo que ellos creían. Leamos el texto:

Texto Bíblico

46 Pero algunos de ellos fueron a los fariseos y les contaron lo que Jesús había hecho. 47 Entonces los principales sacerdotes y los fariseos convocaron un concilio, y decían: ¿Qué hacemos? Porque este hombre hace muchas señales. 48 Si le dejamos seguir así, todos van a creer en Él, y los romanos vendrán y nos quitarán nuestro lugar y nuestra nación.

Juan 11.46-48 – LBLA

Estudio – Bosquejo comentado

  • Algunos creyeron y otros no (46), esto sucederá siempre y no depende de nosotros. Ya vemos que por más que los milagros sean enormes, el corazón de las personas no siempre está lo suficientemente sensible como para abrir sus puertas a Jesús. Eso no debe desanimarnos. Sigue haciendo tu trabajo de evangelismo, sin importar los resultados visibles a simple vista. Recuerda también que uno es el que siembra y otro el que siega (Juan 4.37). No te pongas ansiosa/o, solo haz lo que Él espera de ti. ¿Te parece bien? ¡Adelante entonces!
  • Los que no creyeron: Fueron y contaron. Por lo tanto: Se convoca a un concilio (47)
    • Veamos aquí la incertidumbre: la pregunta era: ¿Qué hacemos?

Jesús siempre nos lleva a la necesidad de tomar una decisión. Todas las personas a lo largo de la historia han debido hacerlo. ¿Es Jesús tu Señor? ¿Lo es en verdad? O solo frente a la mirada de los demás. Esa es una pregunta que respondemos cada día de nuestra vida a través de nuestra manera de vivir. Por eso: ¿Estás satisfecha/o con tu forma de vida, con la forma en que te relacionas con Jesús, o hay todavía cosas por mejorar o cambiar? 

Éste es un buen momento para tener una conversación con Él.

Padre celestial, te doy gracias por la oportunidad que me das de ser tu hija/o, te pido por favor que me perdones por mis pecados y que vengas a mi vida. Quiero comenzar a vivir una vida diferente en la que estés a mi lado. Te pido que me guíes y me pongo en tus manos para que vos tomes el control de mi vida. Te pido todo esto en el nombre de Jesús, amén.

  • Quiénes se reunieron: Los integrantes del concilio: Fariseos, Saduceos y Sacerdotes (éste es sólo un breve repaso):
  • Los Fariseos formaban parte de un grupo religioso, quienes creían en los milagros, en la resurrección de los muertos y otras muchas cosas en contraste con los saduceos. Eran considerados autoridad religiosa, y eran muy respetados por todo el pueblo. Ellos habían elaborado muchas normas para intentar mantenerse alejados del pecado en contra de Dios. Eran generalmente de clase media y enseñaban normalmente en las sinagogas.
  • Los Saduceos eran en general un partido más político que religioso, considerados más que nada como parte de la autoridad política del pueblo; ellos, a diferencia de los fariseos, no creían en la resurrección de los muertos (vean Mateo 22.34-40), ni en los ángeles, ni en muchas otras doctrinas muy atesoradas por el pueblo. Normalmente colaboraban con los romanos y por lo tanto disfrutaban de una vida muy acomodada.
  • Los sacerdotes formaban un cuerpo de personas que conformaban el poder político-religioso del país, eran quienes gobernaban a través del Sanedrín. 
  • El Sanedrín era el tribunal supremo judío, estaba conformado por setenta miembros, en su mayor parte Saduceos, pero también por una minoría de Fariseos.
  • Por qué se había reunido el concilio (47). Para tratar de ver qué hacían con Jesús.
    • ¿Cuál era el motivo? Los miedos de los participantes
    • Todos van a creer (tenían miedo de perder el poder a manos del pueblo)
      • Sus posiciones como líderes religiosos – Había alguien quien podía tomar su lugar. El pueblo así lo había visto ya (Lee juan 6.15) y lo seguiría viendo si no hacían algo.
      • Su forma de vida acomodada – Si Jesús tomaba la autoridad, entonces ellos ya no seguían gobernando, y por ende, ya no habrían razones para seguir teniendo beneficios. ¡Algo tenían que hacer!
      • Entonces, resumiendo, no querían perder su autoridad, ni su estatus, ni su riqueza.
    • Los romanos vendrán (48) (¿y qué les podrían sacar?)
      • Su lugar y su posición, lo cual era una concesión de parte de ellos.
      • Su nación (el control – gobierno del pueblo)
    • El miedo, no era descabellado (48), ellos sabían que podía ser así. Roma no toleraría, en caso de que Jesús sea tomado como Rey de Israel, que la nación se independizara. Vendrían con su poderoso ejército y harían lo necesario como para no perder el control de la nación.
    • Esto, de alguna manera está de acuerdo con lo visto en la historia:
      • Hacia atrás, con el imperio griego (busca por ejemplo en Wikipedia: Macabeos, Asmoneos). La historia no había sido sencilla, y ellos estaban bien al tanto de lo que había sucedido. Pero para peor, este gobierno romano no era como el anterior, sino muchísimo más peligroso.
      • El futuro 70dc – 40 años más tarde. Imperio romano hizo un desastre en la nación y entre otras cosas, destruyó el Templo, algo de lo que ellos estaban más que orgullosos.
      • Más allá de su ceguera espiritual, ellos tenían una comprensión cabal de la situación político-militar en la cual estaban inmersos. Y si bien no es un justificativo, esto nos demuestra que no eran unos locos, que sus miedos eran reales. Pero, por otro lado, esto no quita que su comunión con Dios y su confianza en Él fueran casi inexistentes. Con el Hijo de Dios de su parte, poco miedo deberían haber tenido de los poderes del mundo. ¿Cierto?
      • Ahora, ¿Quién puede culparlos? Los miedos eran reales, pero… ¿Y la otra parte? Eso nos lleva a pensar en nosotros mismos:
        • ¿Qué clase de comunión tenemos con Dios? ¿Cuánta confianza tenemos en Dios? ¿Son los peligros externos más poderosos que Él? ¿Y por qué entonces tenemos tanta ansiedad y tanto miedo, por ejemplo por el coronavirus?
        • Es hora de tomar en serio la protección de Dios, pero al mismo tiempo:
        • Esto no implica que tengamos el derecho de dejar de ser precavidos. Todo cristiano debe tomar recaudos para estar seguros. 
        • Ambas cosas van de la mano. Lo que suceda después quedará en la soberanía del Padre. Te invito a encomendar y a Él tu vida.

El concilio para matar a Jesús – Juan 11.46-48

Anuncio

Preguntas sobre lo que vimos:

  • ¿Por qué se había reunido el concilio?
  • ¿Quienes eran sus integrantes?
  • ¿Cuales eran sus miedos?
  • ¿Cuáles son los tuyos?
  • ¿Cuán cerca estás de Dios?

Textos complementarios utilizados

Porque en este caso el dicho es verdadero: «Uno es el que siembra y otro el que siega».

Juan 4.37 – LBLA

Por lo que Jesús, dándose cuenta de que iban a venir y llevárselo por la fuerza para hacerle rey, se retiró otra vez al monte Él solo.

Juan 6.15 – LBLA

En el próximo estudio Juan 11.49-53 veremos

  • ¿Quién habló en el mismo? y,
  • ¿Qué decidieron respecto de Jesús?

Otro estudio/herramienta que puede interesarte:

Consejos para maestros de clases o estudios bíblicos

Estudio siguiente: La decisión del Concilio de asesinar a Jesucristo – Juan 11.49-53

NOTAS

  1. Las Cita Bíblicas fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com.
  2. Imagen compuesta por Gracia y Vida, cuyo fondo fue tomado del trabajo de Gerd Altmann en Pixabay.

El concilio para matar a Jesús – Juan 11.46-48

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio