Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Espiritualidad o tradición y ritualismo

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión basada en Marcos 7.5.

A través de esta meditación bíblica te invitamos a pensar en nuestra iglesia, y en nuestros formatos y costumbres para llevar adelante nuestra fe de manera congregacional.

Más importante que eso, te invitamos a pensar en nuestros hermanos y en sus vidas. ¿Será que podemos ayudarlos y sostenerlos para que todos podamos estar firmes en la fe?

Comparte con quien quieras
Anuncio

Texto base: Marcos 7.5

Así que los fariseos y los escribas le preguntaron: «¿Por qué Tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen con manos inmundas?»

Contexto: Marcos 7.1-13

Los fariseos, y algunos de los escribas que habían venido de Jerusalén, se reunieron alrededor de Él; y vieron que algunos de Sus discípulos comían el pan con manos inmundas, es decir, sin lavar. 

(Porque los fariseos y todos los judíos no comen a menos de que se laven las manos cuidadosamente, observando así la tradición de los ancianos. Cuando vuelven de la plaza, no comen a menos de que se laven; y hay muchas otras cosas que han recibido para observarlas, como el lavamiento de los vasos, de los cántaros y de las vasijas de cobre.)

Así que los fariseos y los escribas le preguntaron: «¿Por qué Tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen con manos inmundas?». Jesús les respondió: «Bien profetizó Isaías de ustedes, hipócritas, como está escrito:

“Este pueblo con los labios me honra,
Pero su corazón está muy lejos de Mí.
Mas en vano me rinden culto,
Enseñando como doctrinas preceptos de hombres”.

Dejando el mandamiento de Dios, ustedes se aferran a la tradición de los hombres».

También les decía: «Astutamente ustedes violan el mandamiento de Dios para guardar su tradición. 10 Porque Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre”; y: “El que hable mal de su padre o de su madre, que muera”. 

11 Pero ustedes dicen: “Si un hombre dice al padre o a la madre: ‘Cualquier cosa mía con que pudieras beneficiarte es corbán (es decir, ofrenda a Dios)’”, 12 ya no le dejan hacer nada en favor de su padre o de su madre; 13 invalidando así la palabra de Dios por la tradición de ustedes, la cual han transmitido, y hacen muchas cosas semejantes a estas».

Reflexión Bíblica – Meditación Cristiana – Devocional Diario

Les resultaba extraño, discordante y hasta repulsivo a los escribas y fariseos, quienes eran los maestros del pueblo de aquel tiempo, que los discípulos de Jesús no siguieran la tradición enseñada por ellos.

¿Cómo se atrevían a dejar de lado sus enseñanzas? ¿Acaso no eran ellos quienes le enseñaban al pueblo qué hacer para agradar a Dios? ¿Qué era esta nueva doctrina enseñada por Jesús?

Estas y otras muchas cuestiones, rondaban sus mentes, a tal punto que confrontaron a Jesús y le pidieron las explicaciones del caso:

Anuncio

¿Por qué tus discípulos no observan la tradición que todo el pueblo sigue desde hace tantos años? O lo que es lo mismo: ¿Por qué les estás enseñando algo diferente?

Si observamos la situación, así planteada, posiblemente haya quienes hasta se enojen contra aquellos hombres; sin percatarse de que muchas veces, también nosotros somos, hasta cierto punto, ritualistas.

Las mismas rutinas, el mismo formato de culto, la misma manera de llevar adelante nuestros ministerios. Estructurados, rígidos y no muy abiertos a posibles cambios. ¿Te suena familiar?

Pensemos sólo por un momento en nuestros cultos de adoración, a manera de ejemplo: apertura, oración, alabanzas, ofrendas, mensaje, canción final reforzando el mensaje, oración, y a casa.

Pero qué, ¿están mal acaso? ¡No, claro que no!

Eso es lo que aprendimos y eso es lo seguimos haciendo, un formato reiterativo, aunque con algunas variaciones, que es bueno y efectivo para el objetivo que se busca:

Adorar a Dios, congregarnos, oír un mensaje bíblico de edificación y tener un brevísimo tiempo de coinonía.

Pero el problema es que no siempre alcanza, no siempre sirve, no para todos.

Cuántos hermanos vienen cada semana a la iglesia, pero al final de cuentas, no viven lo que se enseña en la Biblia. Cómodos, siguiendo un formato, un ritualismo (vacío para ellos) que no los lleva a vivir como Dios espera.

Anuncio

¡Pero es cuestión de cada uno! Podría decir alguien. Y sí, es cierto, pero ¿qué hacemos nosotros para ayudar a quienes se enfrían sin darse cuenta? ¿Cómo ayudar más allá de lo que ya hacemos?

Tal vez sea tiempo de orar aún más, de comprometernos con nuestros hermanos, de pedir sabiduría, de acompañarlos más, de pensar en nuevas formas o formatos, y de salir de la comodidad de hacer siempre lo mismo (si eso hacemos, siempre obtendremos el mismo resultado).

¿Y entonces…? Te preguntarás, ¿Qué propones? ¿Reuniones de grupos, actividades de coinonía, encuentros especiales, jornadas de trabajo, campamentos, congresos? ¡Eso ya lo hacemos! ¿Qué más?

Difícil decirlo, pero, evidentemente algo distinto deberíamos hacer para que nuestras iglesias no se enfríen, para no ser tibios en el paladar de nuestro Señor y para tener el candelero siempre encendido. ¡Y no es solo cuestión de actividades!

¿Estaremos dispuestos a tomar un compromiso con la iglesia? ¿Seremos capaces de poner nuestras manos en la obra? ¿De qué manera podemos ayudar a nuestros hermanos?

Dios nos muestre Su voluntad, nos regale sabiduría y nos ayude a encontrar una mejor manera de bendecirnos unos a otros, para que cada vez hayan más hacedores que oidores de la palabra. ¿Estas de acuerdo?

¿Quisieras hablar con tu Padre al respecto?

Oración

Padre santo bendito sea tu nombre, anhelo vivir cada día dentro de tu voluntad, ser útil a tus propósitos, caminar a tu lado, llevar gloria a tu nombre…

Padre, me entrego hoy a ti hoy, como cada día.

Espero Señor poder agradarte y servirte, vivir en comunión contigo y nunca abandonarte; te pido que me ayudes a cargar mi cruz cada día, a entender tu palabra y a discernir tu voluntad para mi vida.

Anuncio

Sé que hay muchos de mis hermanos que no viven como tú quieres, úsame para atraerlos a ti nuevamente. Dame más amor, sabiduría, paciencia y fortaleza espiritual, ayúdame a ver a cada hermana/o como tú los ves.

Mi vida es tuya Señor, dispuesta/o estoy, para ti sea la gloria por los siglos de los siglos, amén.

Espiritualidad o tradición y ritualismo
Espiritualidad o tradición y ritualismo

Links

Te invitamos a continuar leyendo más reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocional diario: El ministerio de Jesús

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

Nota

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida sobre la foto original de cottonbro.

¿Qué practicas espiritualidad o tradición y ritualismo?

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio