Categorías
Estudios para grupos Reflexiones sobre la vida Cristiana

Sanidad hombre mano seca

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

El presente es un Estudio para Grupos basado en el milagro de la sanidad del hombre de la mano seca; historia que se encuentra en Marcos 3.1-6.

Este estudio está dirigido a maestros de escuela bíblica y/o líderes. En el mismo encontrarás una guía para el estudio, consejos, notas aclaratorias y mucho más.

Comparte con quien quieras

A través de este estudio te invitamos a reflexionar en la historia de la sanidad del hombre de la mano seca. Entre otros temas hablaremos sobre el poder, la autoridad y las metas de Jesús, sobre la fe de aquel hombre y sobre la situación de aquellos que se oponían al evangelio. 

Más allá de todo esto, veremos algunos conceptos básicos, el mapa de Israel en tiempos de Jesús y también hablaremos, muy brevemente, de cuestiones culturales para poder ubicarnos mejor en la historia.

Por otro lado, para el maestro(a)/líder daremos distintos tips y diferentes ayudas que le permitan transmitir mejor este estudio a su grupo/clase, junto con preguntas con sus respectivas respuestas.

Texto bíblico base Marcos 3.1-6

Otra vez entró Jesús en una sinagoga; y había allí un hombre que tenía una mano seca. 2 Y lo observaban para ver si lo sanaba en el día de reposo, para poder acusar a Jesús. 3 Y Jesús le dijo al hombre que tenía la mano seca: «Levántate y ponte aquí en medio».

4 Entonces Jesús dijo a los otros: «¿Es lícito en el día de reposo hacer bien o hacer mal, salvar una vida o matar?». Pero ellos guardaban silencio. 5 Y mirando con enojo a los que lo rodeaban, y entristecido por la dureza de sus corazones, le dijo al hombre: «Extiende tu mano». Y él la extendió, y su mano quedó sana. 6 Pero cuando los fariseos salieron, enseguida comenzaron a tramar con los herodianos en contra de Jesús, para ver cómo lo podrían destruir.

Textos paralelos de la curación de un hombre con la mano paralizada

Marcos 3.1-6 – Lucas 6.6-11 – Mateo 12.9-14

Objetivo del estudio

Por medio de esta clase podremos observar a Jesús actuando en medio de un público hostil. Esto nos permitirá realizar una serie de observaciones que nos llevarán a entender cómo era el obrar de nuestro Señor y cuáles eran sus objetivos (más allá del beneficio otorgado al receptor del mismo).

A través de todo el estudio también iremos introduciendo distintos datos que ayuden a nuestros hermanos a comprender un poco mejor la cultura en la cual se movía Jesús, es decir, el contexto cultural, religioso, socio-político y geográfico (con datos simples y sin permitir que el mismo se vuelva técnico, aburrido y/o difícil de digerir).

Por último lo más importante: Lo que buscamos a través de la clase es que el estudiante pueda hallar un poco más de luz acerca de su Salvador, que logre conocerle un poco más. No nos interesa exponer grandes principios teológicos ni detalles intrincados y difíciles, sino que nuestra clase lo acerque un poco más a su Señor.

Cuanto más se acerquen a Él, más cerca estaremos de cumplir nuestro objetivo. Por eso, aunque daremos información, no será lo más importante, aunque mostraremos el mapa, no nos detendremos mucho en él. Lo importante es que al ver un poco más de cerca a nuestro Señor, logren conocerle, amarle y entregarse más y más a Él. ¡Ese es el objetivo!

Que vean cuánto sabemos, que utilicemos palabras difíciles, que nombremos raíces de palabras en griego o arameo, eso solo hará que la clase fije su vista en nosotros, nuestro trabajo es todo lo contrario: Que lo miren a Él sin importar en lo más mínimo nuestra persona. Si puedes hacer esto, lo habrás logrado sobradamente. 

Metodología de esta clase

Esta clase será más que sencilla y muy lineal: Lectura, preguntas y respuestas.

Cada pregunta irá llevando a la clase a ver y entender mejor el contexto, el texto, y más importante que todo, al maravilloso amor de nuestro Señor.

Te proponemos entonces que, luego de la oración inicial y la lectura del texto propuesto (en este caso el de Marcos – elige el que prefieras), comencemos con las preguntas y vayamos elaborando la clase a partir de las mismas.

Preguntas para el desarrollo de la clase

Veamos por el momento todas las preguntas juntas, y luego, más abajo, las iremos respondiendo una a una.

Nota: Estas son las preguntas propuestas, es más que lógico que la persona que se encargue de enseñar/llevar adelante el estudio tiene absoluta libertad para agregar y/o quitar las que considere necesarias. Esto dependerá mucho del conocimiento previo de los participantes del grupo, y de la orientación que el/la líder le desee dar al mismo.

Preguntas y respuestas para el grupo (la Iglesia)

Dónde ocurrió esta historia

Si bien ninguno de los relatos de esta historia nos dicen cuál fue la ubicación geográfica  exacta de la misma, lo cierto es que ocurrió en Galilea, muy posiblemente en las cercanías de Capernaún (o Cafarnaún, como la nombran algunas versiones).

Mapa de Israel en tiempos de Jesús
Mapa de Israel en tiempos de Jesús

¿Qué diferencia había entre las sinagogas y el Templo?

Aclaración a priori para el maestro/la maestra: 

No faltará en el grupo alguien que se maree con esta pregunta. Siempre es bueno ir dando datos que ayuden a nuestros “alumnos” a comprender mejor la tierra, la cultura y distintas cuestiones de la vida del Señor.

Con el tiempo, las diferentes aclaraciones crearán una base de conocimiento que ampliará la comprensión de cada persona que participe de nuestras clases. Es por eso que no hay necesidad de enseñar todo junto, todo de golpe, sino de a poco. 

Eso hará que la clase se enriquezca, pero que no se aburra con múltiples datos. Al mismo tiempo, no hay necesidad de dedicar mucho tiempo en ello, aclaraciones simples y cortas serán preferibles a las complicadas y extensas. 

De a poco, con tiempo y pensando en lo importante, que es la enseñanza principal, el objetivo de cada estudio.

Respuesta:

Existía solo un Templo judío, el cual estaba en Jerusalén, y en contraste, habían muchísimas sinagogas. Las mismas se encontraban en cada lugar en donde vivieran cierto número de judíos. Es por eso que había cientos de ellas y tanto Jesús como después Pablo predicaron en ellas.

¿Si Jesús sabía que los judíos querían acusarlo, por qué realizó este milagro en público y frente a ellos?

¿Tú qué opinas? Hagamos algunas preguntas más al respecto, las cuales tal vez nos ayuden a entender por qué lo hizo:

  • ¿Por qué lo hizo aún sabiendo que lo querían acusar? ¿Qué sentido tenía hacer algo así en público?
    • Jesús sabía muy bien qué había en sus corazones (Juan 2.25). Pero no se dejaba intimidar por ellos. ¡Hacía lo que debía hacer!
  • ¿No tenía miedo de que lo maten?
    • La muerte era parte del ministerio de Cristo, Él ya sabía que algún día llegaría ese momento, pero eso: ¡No le impedía realizar su objetivo! Jesús no andaba atemorizado por lo que podía sucederle o por lo que otros pudieran pensar de Él. Este es un muy buen ejemplo para nosotros

¿Tienes miedo de lo que otros piensen de ti? ¿Te avergüenza predicar el evangelio?

  • ¿Por qué se colocó en medio de la sinagoga? ¿No podría haber hablado en secreto con aquel hombre y sanarlo también en secreto?
    • Lógicamente, Él hubiese podido optar por esa otra forma de actuar, pero no fue lo que Él pretendía. Jesús tenía una misión que iba más allá de llevar sanidad a un solo hombre.
  • Entonces: ¿Qué pretendía Jesús? ¿Cuál era su objetivo?
    • Más allá de la sanidad de aquel hombre, a Jesús le interesaba que todas las personas pudieran oír el mensaje de salvación. Esto era lo más importante para Él.
    • Su objetivo fue mostrar una señal que los ayude a creer tanto en el mensajero como en el mensaje que les traía. Jesús era el mensajero de Dios el Padre, el cual venía a traer salvación para el pueblo (y para todo el mundo).
    • La sanidad de las personas y las expulsiones de demonios eran medios para un fin. Sin por ello sacarle la importancia que le corresponde a cada uno de esos actos de amor. 

Jesús demostró con hechos en muchas oportunidades que le importaban las personas en su totalidad, y no solo el área espiritual. Uno de los ejemplos más conocidos al respecto es la multiplicación de panes y peces.

  • ¿Estás de acuerdo con todo esto? ¿Tú qué opinas? ¿Qué piensa la clase?

¿Por qué se enojó Jesús? (Ver V.5)

  • ¿Cuántas veces has leído que Jesús se enojó? ¿Cuántos versículos hablan al respecto? ¡Seguro que no encuentras muchos! Te lo dejo de tarea.
  • A aquellos a quienes debería interesarle el prójimo, lo único que pretendían era tenderle una trampa a Jesús. ¿No eran los líderes religiosos los que más debían preocuparse por el sufrimiento de las personas?
  • En vez de eso, ellos sólo tenían un objetivo en mente. Lo que le sucediera al pobre hombre les tenía sin cuidado. ¡Sólo querían hacer daño! Atrapar a Jesús…
  • Para colmo, ellos pretendían representar a Dios, pero sus corazones estaban demasiado alejados de Él. Todo el pueblo creía que ellos estaban cerca de Dios; tanto que hablaban por Él y enseñaban en Su nombre. Y sin embargo… ¡Nada más alejado de la realidad!
  • Jesús se enojó con ellos por todo esto, pero además, porque la oportunidad que Él les daba, otra vez estaba siendo desperdiciada. Leer por favor Hebreos 1.1-4. En vez de abrir sus corazones, de intentar contrastar las palabras y hechos de Jesús con lo que habían aprendido de las profecías, lo que les preocupaba era perder autoridad frente al pueblo.
  • Ahora… No nos apresuremos por juzgar a aquellas personas. ¿Cómo están nuestros propios corazones?
  • Por otro lado, muchos de nuestros líderes también están muy alejados de Dios y tal vez tampoco nosotros nos demos cuenta de eso. Luego, cuando caen en algún pecado notorio, todos nosotros los miramos como si fueran nuestros enemigos o como si siempre hubieran sido hipócritas.

Sin embargo, en el mientras tanto, no nos preocupamos por ellos, no oramos por sus vidas, no velamos por su fortaleza espiritual. No los cuidamos. Pero eso sí, siempre pretendemos que estén fuertes, que nos oigan, que estén ahí para nosotros, pero que se cuiden solos…  ¿Es justo?

¡No es así como debería ser! ¿Cierto?

¿Qué hizo Jesús para curar al paralítico?

  • ¿Dijo algo especial?¿Hizo algo particular? ¡No! ¿Cierto? Únicamente le dijo al hombre que se ponga en el centro y que extienda la mano.
  • Jesús no necesitaba hacer “algo” para que los milagros fueran realizados. Su sola voluntad era más que suficiente. Ni siquiera “dijo” algo especial. Y sin embargo, la mano de aquel hombre fue restaurada. ¿No es maravilloso?
  • ¡La falta de evidencia no indica que Dios no esté obrando en nuestras vidas! 
    • Muchas veces esperamos ver que Dios obre, pero en verdad, Dios obra más allá de lo perceptible. Aún si no podemos ver evidencias, ¡Dios está! Y está obrando. ¡Que tu fe permanezca fuerte más allá de lo que vean tus ojos!
    • Y cuando las evidencias no se vean, cuando las tormentas parezcan enormes y los problemas infranqueables, aún así, necesitamos comprender que el plan de Dios se sigue cumpliendo. 
    • Recordemos por ejemplo a José, cuando fue vendido por sus hermanos (Génesis 37). ¿De qué otros ejemplos te acuerdas?
    • Los planes de Dios son a largo plazo, normalmente nuestros ojos no pueden alcanzar a verlos desde nuestra mirada temporal, en el momento de la dificultad. Pero eso no debe llevarnos a pensar en que Él no se preocupa o que no obra por nosotros.
    • ¿Estás pasando por problemas y/o dificultades? ¿No ves la mano de Dios en este momento? Eso no implica que Dios no esté, o que no le interesan tus problemas. Solo apóyate en Él y confía. ¡Nada se escapa de Sus manos!
Sanidad hombre mano seca
Imagen del estudio para grupos: La sanidad del hombre de la mano seca

Para pensar: La obediencia del hombre supone/indica fe de su parte

Jesús le pidió que levantara su mano e hizo su esfuerzo. Esa es la demostración de la fe del mismo. Él sabía que Jesús podía hacer milagros, por lo tanto, aquel hombre confió y obedeció.

Algunas preguntas para nosotros pudieran ser:

  • ¿Tendremos nosotros esa misma fe y disposición para obedecer a nuestro Señor?
  • ¿Seremos capaces de obedecer aún si todos los que nos rodean nos miran con desaprobación?
  • ¿Ponemos en práctica nuestra fe? ¿Cómo?

Ejercicios para la clase

¿Cómo explicamos esta historia de manera sencilla?

¿Qué ejemplos de nuestra vida cotidiana podrían reflejar una fe similar a la del hombre con la mano lisiada?

¿Vivimos nosotros alguna situación similar a la que tuvo que enfrentar Jesús en esta historia? ¿Cómo la resolvimos/enfrentamos?

Notas para el maestro la/el líder / docente

  • Los fariseos permitían una curación en día Sábado sólo si se trataba de un caso de vida o muerte. Este no era el caso.
  • Este es el único lugar en todo el NT en donde se le atribuye enojo a Jesús. 
    • Ver Hebreos 1.9 “Has amado la justicia y aborrecido la iniquidad;”
    • Ver también la limpieza del templo Marcos 11.15-17
  • Yendo a la cronología bíblica, la Biblia Thomson ubica este hecho en el año de popularidad de Jesús (Inauguración, popularidad, oposición, últimos meses de ministerio).

Consejos prácticos para la/el docente / líder

Preguntar y dejar que respondan. Esto es aplicable a todas las preguntas. Es preferible que la persona responda y se equivoque, a que guarde silencio y se quede con la duda. 

A menudo sucede que quien interpreta mal algún concepto se va de la clase creyendo que comprendió todo correctamente, pero si no hablamos sobre el tema, no sabemos qué es lo que entendieron…

En verdad, cuando el clima es distendido y todos sienten libertad para expresarse, toda la clase crece, desde el más pequeño hasta el más grande. 

Quien participa en la clase debería poder pensar: “¿Y qué si me equivoco? ¡No pasa nada! Nadie se ríe, nadie me hace sentir mal. Es por eso que me siento cómoda/o y siento que soy parte de la clase”.

En el siguiente link puedes ver más consejos prácticos para maestros de la biblia.

Hasta aquí ha llegado este estudio, esperamos que haya sido de ayuda, pero también de bendición para tu vida. No dudes en escribirnos si te queda alguna duda, intentaremos ser de ayuda en todo lo que nos sea posible.

¡Dios te bendiga mucho!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida sobre la Foto de Juan Pablo Serrano Arenas: https://www.pexels.com/es-es/foto/mano-derecha-de-la-persona-1257770/

Estudio bíblico: La sanidad hombre mano seca

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *