Categorías
Poemas

Dale Tu Primavera – Poema

Anuncio

Dale Tu Primavera – Poema

Ven al Señor ahora

Mientras el cielo espera,

Mientras Jesús te implora

Dale tu primavera.

Entrégale tu vida

Y todo lo que él quiera,

Ve corriendo en seguida

Dale tu primavera.

El secará tu llanto

Curando tu ceguera,

Anuncio

Por eso insisto tanto

Dale tu primavera.

Si no estás preparado

Te quedarás afuera,

Al Cristo inmaculado

Dale tu primavera.

Pronto Dios será visto

En la celeste esfera,

Si quieres estar listo

Anuncio

Dale tu primavera.

Dásela sin medida

Dale tu vida entera,

Del jardín de tu vida

Dale tu primavera.

Por Arcadio Vega

Arcadio nos dice:

De todas las estaciones del año la más hermosa es la primavera, pues todo renace y se embellece dejando atrás los estragos del largo invierno. Cristo quiere que le des la primavera de tu vida, lo más pronto posible, y te olvides del invierno de tu vida pasada. No esperes que sea demasiado tarde para hacerlo. Dale hoy tu primavera y serás muy feliz, te lo aseguro.

Dios quiere que le entreguemos nuestras vidas, que estemos a su disposición y a su servicio. Para eso también murió en la cruz, y no solo para regalarnos la vida eterna y para concedernos el perdón de Dios. Es obvio que esa era su primer finalidad, pero Él espera que extendamos Su Reino y que muchos puedan conocerle gracias a nuestro servicio, entrega y disposición.

¿Será que hemos entendido Su llamado? ¿Será que podremos entregarle nuestra primavera, nuestro tiempo y energías? Dios te está llamando. ¿Qué harás con su llamado?

Anuncio
Dale Tu Primavera - Poema
Dale Tu Primavera – Poema

Queremos dejarte algunos textos bíblicos para que puedas meditar en ellos y conversar con tu Padre celestial sobre cómo entregar a Él tu vida y cómo servirlo. Una vez que los leas, no dejes de tener un momento a solas con Dios.

Versículos sobre la entrega y el servicio a Dios

Comenzando desde el Antiguo Testamento veamos qué anhela el Señor de nosotros:

Y ahora, Israel, ¿qué requiere de ti el Señor tu Dios, sino que temas al Señor tu Dios, que andes en todos Sus caminos, que lo ames y que sirvas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, Deuteronomio 10.12

En consecuencia con este texto, veamos qué le recomiend David a su Hijo Salomón:

En cuanto a ti, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele de todo corazón y con ánimo dispuesto; porque el Señor escudriña todos los corazones, y entiende todo intento de los pensamientos. Si lo buscas, Él te dejará que lo encuentres; pero si lo abandonas, Él te rechazará para siempre. 1 Crónicas 28.9

¿No es esto lo que también nosotros deberíamos hacer? Veamos qué nos dice el libro de los Salmos a todos nosotros:

Sirvan al Señor con alegría;
Vengan ante Él con cánticos de júbilo. Salmos 100.2

Jesús mismo nos dejó su ejemplo, para que al verlo, también nosotros podamos imitarle. En los evangelios encontramos el siguiente texto:

Porque, ¿cuál es mayor, el que se sientaa la mesa, o el que sirve? ¿No lo es el que se sientaa la mesa? Sin embargo, entre ustedes Yo soy como el que sirve. Lucas 22.27

Por eso mismo nos dice:

El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar Su vida en rescate por muchos». Mateo 20.28

Ciertamente sepamos que Él espera que nosotros le sirvamos, y también, por hacerlo, nos ofrece recompensa. Esto lo vemos en el siguiente texto:

Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”. Mateo 25.21

Por todo esto que estamos viendo, ¿Será hora de entregar tu vida a Dios, de comenzar a servirle, de hacerlo con mayor entrega? Veamos las siguientes amonestaciones, Dice Pablo:

No sean perezosos en lo que requiere diligencia. Sean fervientes en espíritu, sirviendo al Señor, Romanos 12.11

Anuncio

Porque ustedes, hermanos, a libertad fueron llamados; solo que no usen la libertad como pretexto para la carne, sino sírvanse por amor los unos a los otros. Gálatas 5.13

¿Qué harás entonces con el llamado de Dios? ¿Le entregarás tu primavera? ¿Serás un fiel siervo de Dios? Esperamos que así sea.

Antes de despedirnos, queremos agradecerte por haber visitado Gracia y Vida. Esperamos que hayas disfrutado de este poema y que puedas meditar en los versículos que te hemos dejado.

También te dejamos el siguiente enlace para que puedas acceder a más poemas cristianos.

¡¡Dios te bendiga mucho!!

Nota

Todas las Citas Bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.

Dale Tu Primavera – Poema

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio