Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Casa de oración para las naciones

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión basada en el texto bíblico de Marcos 11.17.

¿Es nuestro lugar de reunión la casa de oración que el Señor espera que sea?

Te invitamos a leer el devocional y a pensar juntos este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Texto bíblico base: Marcos 11.17

Y les enseñaba, diciendo: «¿No está escrito: “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones». 

Contexto Bíblico: Marcos 11.15-18

15 Llegaron a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; volcó las mesas de los que cambiaban el dinero y los asientos de los que vendían las palomas, 

16 y no permitía que nadie transportara objeto alguno a través del templo. 17 Y les enseñaba, diciendo: «¿No está escrito: “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones». 

18 Los principales sacerdotes y los escribas oyeron esto y buscaban cómo destruir a Jesús, pero le tenían miedo, pues toda la multitud estaba admirada de Su enseñanza.

Reflexión Bíblica – Meditación Cristiana – Devocional Diario

Llama la atención la acción de Jesús en un primer momento. ¿Te imaginas a Jesús actuando de ese modo?

Y por otro lado, ¿cuántas veces había estado en el Templo anteriormente sin haber ofrecido está misma “señal de limpieza” del Templo?

Los judíos esperaban que el Mesías realizara una limpieza ritual de toda la nación en cuanto llegara. Sólo que ellos, cómo ya sabemos, no habían podido reconocer a Jesús cómo al Mesías prometido.

Lo cierto es que los conceptos de limpieza, de santidad, de comunión con Dios, y de verdadera adoración, todos ellos estaban desdibujados para ellos, los líderes judíos, y por lo tanto, también para aquellos que eran enseñado por los primeros…

En contraste con ellos, Jesús enseñó sobre cómo debían ser los verdaderos adoradores (Juan 4.23 y contexto), sobre cómo tener comunión con Dios el Padre, y también, nos dejó este texto para que entendamos que no hay lugar para comerciar con la fe.

Cuando nos juntemos a adorar a Dios, el lugar de reunión debe ser santificado (es decir apartado para tal fin), pero aún más importante que eso (por si lo primero no se pudiera por alguna razón), los que adoran deben ser santos y vivir en santidad.

Esto último es más importante que cualquier otra cosa. Porque, ¿cómo adorarle en espíritu y en verdad si no vivimos como Él quiere, si no llevamos vidas de santidad, si no tenemos comunión diaria con Él.

Anuncio

¿Qué es nuestra adoración si todo esto no está? Tal vez un falso ritualismo del cual el Señor no se agrade.

Por tanto, es necesario que revisemos nuestra vida, nuestra forma de relacionarnos con Él, y nuestra búsqueda de Su presencia cada día en nuestras vidas.

Y además, también es importante que nos hagamos la siguiente pregunta: ¿Es Su casa, casa de oración a los ojos de quienes la ven? ¿Cómo alguien vendrá a escuchar Su palabra si no lo parece?

Dios nos guíe y ayude para vivir en plena comunión con Su voluntad, y además, nos muestre la manera de hacer ver a otros que la casa del Señor es un lugar en el que todos podemos encontrarnos con Él.

Y por último, ¿Cabe decir algo del comercio que ejercían aquellos hombres en el Templo?

Dios quiera que nosotros no nos dejemos llevar por la avaricia ni por el amor al dinero. La fe no se comercia, no es bueno (y Dios aborrece) que se engañe a las personas con fines lucrativos.

Eso es algo que no puede sucedernos. Ten mucho cuidado con eso. Que todo lo que hagas sea por amor al Señor.

Oración

Padre Santo que estás en los Cielos, pero también en mi corazón, gracias a la presencia del Espíritu Santo.

Hoy quiero ponerme en tus manos y adorarte como corresponde, en espíritu y en verdad.

Anuncio

Ayúdame a vivir de la manera que tú quieres, a tener comunión diaria contigo, a servirte y representarte cada día, y en cada lugar en donde me encuentre.

Señor guíame, y guía a toda mi Iglesia y a sus autoridades, para que podamos tener una Iglesia en donde cada persona que pase pueda sentir que ese es su lugar para encontrarse contigo.

Pongo mi Iglesia y cada uno de sus miembros en tus manos. Queremos ser la Iglesia que tu esperas, un candelero en medio del lugar en el que nos encontramos.

Que todo el pueblo, toda la ciudad sepa que en ella se puede encontrarte y tener una relación contigo. Somos tuyos, todo es tuyo. Para ti la Gloria y todo lo que hacemos y lo que somos.

Bendícenos Señor, te lo pido en el nombre de Cristo Jesús, amén.

Casa de oración para las naciones
Casa de oración para las naciones – Marcos 11.17

Links

Te invitamos a continuar leyendo más reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocional diario: El ministerio de Jesús

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

Si gustas escribirnos, no lo dudes, puedes hacerlo a través de la caja de comentarios. Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Anuncio

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada es un trabajo de Gracia y Vida utilizando las imágenes originales de Pixabay.

Casa de oración para las naciones – Marcos 11.17

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio