Categorías
Poemas

Heme aquí mi Señor

Anuncio

Si precisas mis manos

Buen Cristo Salvador,

Sea en invierno o verano

Heme aquí, mi Señor.

Si mis pies algún día

Te son de algún valor,

Los doy con alegría

Heme aquí, mi Señor.

Si mi lengua precisas

Para hablar de tu amor, 

Te la entrego de prisa

Anuncio

Heme aquí, mi Señor.

Si mis recursos hoy

Puedes usar mejor,

Yo todos te los doy

Heme aquí, mi Señor.

Si mi tiempo prefieres

Amante Redentor,

Será como tú quieres

Heme aquí, mi Señor.

Anuncio

Si usar puedes mis ojos

Amante Dios de amor 

A tu gracia me acojo

Heme aquí, mi Señor.

Si precisas mi vida

Para alguna labor,

Te la daré en seguida

Heme aquí, mi Señor.

Porque me has redimido

Siendo yo un pecador,

Anuncio

Por eso agradecido

Heme aquí, mi Señor.

Por Arcadio Vega

Agradecemos a Arcadio Vega, quien desinteresadamente y con gran amor por Cristo, nos ha permitido publicar sus poemas y demás escritos sin esperar nada a cambio. ¡Dios te bendiga grandemente Arcadio!

Heme aquí mi Señor
Imagen del poema Heme aquí Señor

Arcadio nos dice:

Ante el llamado del Señor buscando obreros voluntarios para trabajar en su viña, el profeta Isaías respondió diciendo: “Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8). Así debiera responder todo fiel cristiano cuyo corazón agradecido late por el Señor. 

La mies es mucha y los obreros pocos, por eso como nunca antes Dios te necesita ahora. Date prisa y comienza a trabajar rescatando almas para el cielo. 

Pon todos tus talentos al servicio del Dios que te los dio, y gozarás de una paz y felicidad internas que las palabras humanas no pueden describir. 

Amigo y hermano, ve ahora mismo donde Jesús y dile: Señor, he visto la gran necesidad de obreros,  por eso, HEME AQUÍ, ENVÍAME A MÍ.

Y tú, ¿qué dices? ¿Lo harás? Dios te llene de Su amor, sabiduría y fortaleza, para responder a Su llamado.

Si lo haces, si te decides a servirle, aquí te dejamos  algunas verdades bíblicas que necesitas conocer:

Necesitamos depender de Él

Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en Mí y Yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de Mí nada pueden hacer. Juan 15:5

El señor nos ha puesto por luz a los demás, por tanto debemos predicar más con el ejemplo que con las palabras, y reflejar la luz de Cristo en donde quiera que estemos

Porque así nos lo ha mandado el Señor:

Te he puesto como luz para los gentiles

A fin de que lleves la salvación hasta los confines de la tierra. Hechos 13:47

Anuncio

Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar;  ni se enciende una lámpara y se pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos. Mateo 5:14-16

Él no solo nos ha encomendado servirle, sino que prometió estar con nosotros y acompañarnos

Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Mateo 28:19 y 20

Por tanto, no debemos descuidar nuestro llamado, sino que por el contrario, tenemos que cumplir con nuestro propósito divino

Así que, hermanos, sean cada vez más diligentes para hacer firme su llamado y elección de parte de Dios. Porque mientras hagan estas cosas nunca caerán. Pues de esta manera les será concedida ampliamente la entrada al reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2da. Pedro 1:10 y 11

Y para eso debemos estar preparados (¿Estudias la Biblia?)

Sino santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con mansedumbre y reverencia. 1ra. Pedro 3:15

Además, debemos saber que Dios recompensa a sus hijos cuando le servimos, y que tiene en cuenta nuestros sacrificios

Jesús respondió: En verdad les digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos o tierras por causa de Mí y por causa del evangelio,que no reciba cien veces más ahora en este tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna. Marcos 10: 29 y 30

Siendo así, imitemos al apóstol Pablo en nuestra entrega a Dios y en nuestro amor por servirle. Él dijo:

Prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Filipenses 3:14


Estos son solo unos pocos textos bíblicos que nos muestran como seguir y servir a Dios. Seguramente encontrarás muchos más, pero lo importante no es solo conocerlos sino, más que eso, ponerlos en práctica. Dios te bendiga mucho como para que puedas entregar toda tu vida a Dios.

Aquí nos despedimos por ahora. Te dejamos más poemas con algunos pensamientos al final de los mismos en el siguiente link: Poemas Cristianos.

¡¡Dios te bendiga mucho!!


Notas

  • Todas las Citas Bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.

La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida, a partir de la imagen original de Markus Winkler , la cual se halla en Pixabay

Heme aquí mi Señor – Poema Cristiano

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio