Categorías
Escuela bíblica

El Buen Samaritano – Escuela Bíblica para niños

Anuncio

El Buen Samaritano – Escuela Bíblica para niños – Lucas 10.30-37

Escolares

Tema principal

  • El amor hacia los demás y qué hacemos para manifestarlo

Tema Secundario

  • La religiosidad sin frutos

Croquis de la clase

  1. Bienvenida
  2. Charla previa con los niños
  3. Oración (Canciones/Ofrenda)
  4. Charla introductoria sobre el tema de la clase
  5. Lectura del texto bíblico
  6. Conclusiones de la lectura
  7. Actividades
  8. Oración
  9. Despedida

Este croquis solo es una guía, cada maestro puede seguir el orden que bien se adecue con las normas de su Iglesia y/o con lo que la clase necesite.

Nota para la/el maestra/o

En la charla previa lo que buscamos es un acercamiento con los niños. Al llegar a la clase ya los hemos saludado con amor y cruzado algunas palabras con ellos, pero es ahora cuando cada uno tendrá su espacio para abrirse ante los demás.

Cada niño vive diferentes situaciones. Algunos logran hablar con sus padres y establecer un buen diálogo con ellos, pero otros no encuentran la manera de establecer un canal de comunicación apropiado con su familia. 

Todo dependerá de la personalidad de cada niño y de sus padres, pero también de cómo se desarrolle el entorno familiar. Ser padres no es fácil y cada niño es, aunque un tesoro de Dios, también un desafío particular y único para sus padres. 

Todos debemos aprender, y no siempre estamos lo suficientemente preparados; si ya eres padre, de seguro estarás de acuerdo con nosotros, y si no, bueno, siempre es buen momento para comenzar a pedir sabiduría para cuando llegue ese momento…

El espacio que logremos generar en nuestra clase será una oportunidad más para que cada niño pueda expresar a voluntad lo que le sucede, lo que siente, lo que anhela y también de lo que sufre. 

Los maestros podemos ayudar más allá de la clase bíblica. Si ya tienes un tiempo como maestra/o sabes que ellos cuentan muchas cosas de sus vidas en cuanto se sienten contenidos y seguros.

Los maestros podemos, mediante la charla con los padres y con la asistencia del Señor, ayudar a los niños con diversas situaciones no resueltas. Aquí la Iglesia también tiene una gran tarea, un gran servicio para prestarles a nuestros niños. ¿No lo crees?

Pero hay algo que debemos advertir: Todo lo que hagamos debe estar en concordancia con sus padres o tutores, y obviamente, bajo la autoridad de los líderes de la Iglesia. No debemos hacer nada por nuestra propia cuenta. Por favor actúa sabiamente en este punto.

Anuncio
[quads id=RndAds]

Breve explicación del texto

Este es un texto muy conocido. Pero siempre es bueno repasar su enseñanza para poder tener claridad a la hora de enseñarlo a nuestros niños. Para ello debemos leer el contexto inmediato: Lucas 10.25-29.

Un intérprete de la ley (una persona estudiosa y muy respetada por todo el pueblo, con mucha autoridad sobre el mismo) quiso probar a Jesús. Los dos mandamientos más importantes ciertamente eran amar a Dios y al prójimo como a uno mismo. 

Con mucha autoridad Jesús le enseñó, a través de esta parábola, que ser sacerdote o levita no bastaba para agradar a Dios. Que a pesar de sus muchos servicios aún podían no estar cumpliendo con ambos mandamientos (como ellos creían).

El ejemplo es muy gráfico. El único que mostró compasión fue el samaritano. Él estuvo dispuesto a disponer de su tiempo, esfuerzo y dinero para ayudar a un necesitado. Éste es el ejemplo que Jesús nos deja para que sepamos qué se espera de nosotros.

Al decirle al intérprete: “Ve y haz tú lo mismo”, debemos entender cuál es la vara con la que seremos medidos. Por eso, antes de enseñarle estos textos a nuestros niños, debemos preguntarnos si nosotros estaríamos dispuestos a hacer algo semejante. ¿Lo harías?

Tal vez debamos detenernos un instante para hablar con nuestro Padre sobre este tema. Si es el caso, hazlo ahora, serán solo unos instantes y seguramente estarás mejor preparada/o para enseñar esto a los niños.

Charla introductoria

En esta charla intentaremos que ellos pongan su atención al texto que vamos a leer. Podríamos decir algo como por ejemplo (esta es solo una guía, por favor no te apegues a ella, toma lo que necesites y adecua la misma a tus niños):

Hola niños, bueno, vamos a comenzar con la lección de hoy. Mientras buscan en sus Biblias el texto que vamos a leer (Lucas 10.30-37), vamos a ir hablando sobre el tema de hoy. ¿Qué les parece?

¿Ustedes saben que Dios es amor? (Dejar que respondan).

Anuncio

En la Biblia Dios nos muestra de muchas maneras que nos ama y que le gustaría mucho que nosotros le amemos a Él, y que nos amemos los unos a los otros.

(Un buen texto complementario será el de 1 Juan 4.7-21 – posiblemente gustes tomar algunos versículos y pedirles que los lean en algún momento de la clase).

En el texto que vamos a leer hoy, Jesús nos mostró que es posible amar y ayudar a las personas, aún sin necesidad de que los conozcamos.

Jesús nos enseñó que aunque seamos muy creyentes, bien pudiéramos no amar a los demás. Y que por lo tanto, el amor no depende de que seamos religiosos, sino de lo que hay en nuestros corazones.

¿A ustedes les resulta fácil amar a otros? (Dejar que respondan).

¿Y cómo manifiestan su amor para con los demás? (Dejar que respondan).

En el texto de hoy vamos a ver que el amor se manifiesta en lo que hacemos por los otros. El amor que tenemos por otros siempre debe ser visible (evidente), es decir que los demás deben poder verlo.

Un amor que no se manifiesta con hechos, posiblemente no sea amor. Si le digo a alguien: te quiero. Pero cuando necesita algo no estamos a su lado, o no lo ayudamos en lo que podamos: ¿Será verdad que lo amamos?  (Dejar que respondan).

[quads id=RndAds]

Qué tal si antes de seguir hablando sobre este tema, leemos juntos la Biblia. ¿Les parece? Leamos.

El Texto Bíblico

30 Jesús le respondió: «Cierto hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, los cuales después de despojarlo y de darle golpes, se fueron, dejándolo medio muerto. 31 Por casualidad cierto sacerdote bajaba por aquel camino, y cuando lo vio, pasó por el otro lado del camino. 32 Del mismo modo, también un levita, cuando llegó al lugar y lo vio, pasó por el otro lado del camino.

Anuncio

33 »Pero cierto samaritano, que iba de viaje, llegó adonde él estaba; y cuando lo vio, tuvo compasión. 34 Acercándose, le vendó sus heridas, derramando aceite y vino sobre ellas; y poniéndolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un mesón y lo cuidó.

35 »Al día siguiente, sacando dos denarios se los dio al mesonero, y dijo: “Cuídelo, y todo lo demás que gaste, cuando yo regrese se lo pagaré”. 36 ¿Cuál de estos tres piensas tú que demostró ser prójimo del que cayó en manos de los salteadores?». 37 El intérprete de la ley respondió: «El que tuvo misericordia de él». «Ve y haz tú lo mismo», le dijo Jesús.

Lucas 10.30-37

Conclusiones de la lectura

¿Qué entendemos después de leer este texto? ¿Quién amó al necesitado?  (Dejar que respondan).

Así espera Jesús que hagamos con los que están necesitados, ya que de esta manera mostramos a otros el amor de Dios que hay en nuestros corazones.

¿A quién de ustedes le gusta ayudar a los demás?  (Dejar que respondan).

Bueno, ahora vemos que si lo hacemos, estamos obedeciendo a Dios.

Ahora… ¿Se puede ayudar todo el tiempo a todo el mundo?  (Dejar que respondan).

Lamentablemente eso no nos es posible. Podremos ayudar a muchos, pero no a todos. Debemos pedir sabiduría a Dios para saber cuándo, cómo y a quién ayudar.

El mejor lugar para comenzar es con nuestros amigos y con nuestros compañeros de la escuela. 

También será posible ayudar a algún niño que veamos en necesidad, tal vez donando alguna ropa o comprando algo de alimento (esto siempre con la supervisión de mamá o de papá).

Seguramente podrán conversar con sus padres al respecto. ¿Qué les parece?

Ahora… ¿De qué otra forma podemos ayudar a otros niños? ¿Qué se les ocurre?  (Dejar que respondan).

¡Qué bien, muy cierto! Oremos siempre para que Dios nos ayude para poder ser de bendición para otros. ¿Les parece bien?

(Aquí puedes tener una oración con ellos o pasar directamente a las actividades y hacer la oración para el final de la clase).

Anuncio

Actividades

Ten en cuenta que cada actividad que te presentamos está dirigida a un determinado rango de edad. Posiblemente puedas adaptar a tus niños las actividades que te presentamos en esta publicación. 

Pero si no puedes, o no estás de acuerdo con ellas, o si prefieres seguir buscando, por favor, no te detengas. Todo el tiempo que le dediques a la preparación de la clase será de bendición y de edificación para tu vida y para tu ministerio.

Si encuentras algo aquí y otra cosa allí (en otro lugar), usa todo lo que necesites, adapta todo lo que debas y presenta una clase especial y única para tus niños. Ellos serán bendecidos, la disfrutarán y te lo harán notar. ¡Adelante entonces!


Actividad Nº 1

Después de colorear el dibujo, discute el siguiente versículo con los maestros:

El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.

1 Juan 4.8
El Buen Samaritano - Escuela Bíblica para niños
El Buen Samaritano – Escuela Bíblica para niños – Lucas 10.30-37

Actividad Nº 2

Busca las siguientes palabras en la sopa de letras:

CAMINO – SAMARIA –  SACERDOTE – JERICÓ – VENDÓ – LEVITA – DENARIO – MESÓN – HERIDAS – PRÓJIMO

SAMARIAEIM
FALEVITAMO
JVCMKYTEBO
ECTELLSSEI
RHBNROATYR
IWVENDOJUA
CCAMINOKLN
ODSRAZXTVE
FDENRIOSED
RHPROJIMOS

Actividad Nº 3

Comenta con la clase y responde:

  1. Si el levita y el sacerdote de la historia tuvieran que ir muy apurados para hacer algo que nadie más pudiera hacer, ¿Pudiéramos justificarlos por no ayudar al mal herido? Justifica.

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

  1. ¿Con cuál de estos personajes de la historia te identificas?

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

  1. Si colaboramos con alguien, y un tiempo más tarde se presenta otra oportunidad de ayudar. ¿Deberíamos hacerlo? Justifica la respuesta.

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

  1. Da tres ejemplos de cómo ayudar a tus compañeros y/o amigos

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

  1. ¿Podrías resumir qué aprendimos hoy? Escríbelo aquí abajo:

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


¡Oremos!

Señor y Dios, te damos gracias por enseñarnos tantas cosas; quisiéramos ser como Jesús, demostrar amor por todos y vivir para servirte. Queremos dar ayuda a quienes lo necesiten y tener un corazón sensible para con los demás. 

Ayúdanos para que esto se haga realidad en nuestras vidas y danos sabiduría para saber cómo hacerlo de la mejor manera. Te pedimos todas estas cosas y te adoramos, en el nombre de Jesús, amén. 


Respuestas de la sopa de letras

El Buen Samaritano - Escuela Bíblica para niños - Lucas 10.30-37

Link

Si lo deseas, te invitamos a ver otras clases bíblicas para niños.

Notas

  • Los textos utilizados fueron tomados con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida sobre la Imagen original de CCXpistiavos en Pixabay

El Buen Samaritano – Escuela Bíblica para niños – Lucas 10.30-37

Comparte con quien quieras

Una respuesta a «El Buen Samaritano – Escuela Bíblica para niños»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio