Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Dios no es deudor de nadie

¡Muy bienvenidos a gracia y vida!

La presente es una breve reflexión basada en el texto bíblico de Marcos 10.29-30

Dios no es deudor de sus siervos. Si le sirves Él se encarga de tu vida ¿Lo sabías?

Te invitamos a leer el devocional y a pensar juntos en este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Texto bíblico base: Marcos 10.29-30

29 Jesús respondió: «En verdad les digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos o tierras por causa de Mí y por causa del evangelio, 30 que no reciba cien veces más ahora en este tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna.

Contexto Bíblico: Marcos 10.23-31

23 Jesús, mirando en derredor, dijo a Sus discípulos: «¡Qué difícil será para los que tienen riquezas entrar en el reino de Dios!». 24 Los discípulos se asombraron de Sus palabras. Pero Jesús respondiendo de nuevo, les dijo: «Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! 25 Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el reino de Dios».

26 Ellos se asombraron aún más, diciendo entre sí: «¿Y quién podrá salvarse?». 27 Mirándolos Jesús, dijo: «Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque todas las cosas son posibles para Dios». 28 Entonces Pedro comenzó a decir a Jesús: «Nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido».

29 Jesús respondió: «En verdad les digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos o tierras por causa de Mí y por causa del evangelio, 30 que no reciba cien veces más ahora en este tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna. 31 Pero muchos primeros serán últimos, y los últimos, primeros».

Reflexión Bíblica – Meditación Cristiana – Devocional Diario

Todo aquel que trabaja para el Reino de los Cielos tiene que pasar por pruebas y tiene que hacer diferentes elecciones de vida. Este camino de servicio también viene con muchas bendiciones de parte de Dios.

En cuánto a lo material, Dios se encarga de darnos cada cosa que necesitemos, un techo, abrigo, comida y mucho más; pero sus bendiciones no terminan ahí, ya que Él inclusive nos regala una amorosa familia espiritual con quién podemos contar.

Es por eso que el texto dice que si hemos dejado algo por servirle, Dios luego nos otorga mucho más de lo que hemos dejado.

A veces Su llamado nos pone en una situación en la que debemos decidir, en la minoría de los casos, tal vez abandonar una vieja meta o algún empleo, pero en la mayoría de los casos, ciertas compañías o hábitos. No siempre es lo mismo para todos los casos.

Este texto nos alienta a confiar y a no dudar.

Cuanto decides servirle, debes hacerlo con convicción, sabiendo que Él se encargará de todo. Lejos deberían quedar los miedos e incertidumbres, aunque también es lógico que los tengamos, siendo que ellos son parte de nuestra propia humanidad.

Sin embargo, deberíamos aprender que con Cristo lo imposible se hace real. Su poder es inimaginable y Su amor insuperable; nadie jamás te ha cuidado, ni nadie nunca te cuidara más que Él. ¿Lo entiendes? ¿Lo sabías?

Anuncio

Dios no es deudor de nadie, nada te faltará, Él te dará todo lo necesario. Por eso es que Jesús nos llama a que busquemos primero el Reino de Dios y su justicia, y al mismo tiempo nos asegura que las demás cosas vendrán por añadidura (Mateo 6.33).

Esta es una esperanza y una experiencia que tenemos todos aquellos que le servimos. ¿Lo sabías? ¿Lo haz experimentado?

Te animamos a que hagas la prueba, y a que descubras quién es verdaderamente aquel a quien llamas Padre y Señor. ¿Lo harás? Si lo logras, esa experiencia cambiará para siempre tu vida. 

Oración

Padre Santo me dispongo hoy a servirte y a entregarte toda mi vida a ti. Al leer tu palabra comprendo que debo confiar en ti, y por eso me decido a hacerlo. Señor, me pongo en tus manos.

Sé que debo dejar cosas de lado, pero también, sé que no eres deudor de nadie, que ves lo que hago y lo que me sucede cada día.

Yo confío en ti y espero tus bendiciones. Quiero pensar y abocarme más y más en tus propósitos. Condúceme y guíame para que pueda hacerlo.

Yo sé que si mi mirada está en tus caminos, tú me darás todo lo que necesito. Por eso confío y espero sólo en ti Señor. Para ti sea toda la gloria, en el nombre de mi Señor Jesucristo, amén.

Dios no es deudor de nadie
Dios no es deudor de nadie – Marcos 10.29-30

Links

Te invitamos a continuar leyendo más reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Anuncio

Devocional diario: El ministerio de Jesús

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

Si gustas escribirnos, no lo dudes, puedes hacerlo a través de la caja de comentarios. Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada es un trabajo de Gracia y Vida utilizando las imágenes originales de PNW Production y de susannp4.

Dios no es deudor de nadie

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio