Categorías
Herramientas y tips para servir a Dios Semillero Homilético

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega – Sermón

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega – Sermón – Mensaje para líderes – Prédica – ¡Sirvamos a Dios con todo nuestro ser!

Comparte con quien lo desees

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega – Sermón – Mensaje para líderes – Prédica

Objetivo

Este mensaje nos mostrará a Nicodemo como un siervo de Dios que ha hecho todo cuanto debía para acercarse a Él, conocer su Voluntad y también para servir a Jesús. 

Para el final del mismo los oyentes serán llamados a considerar su llamado, su búsqueda de Dios y su entrega para con Él.

Introducción

Como introducción para el mensaje pudiera presentarse un panorama de la situación política y social en la que tuvo lugar esta historia. 

Jesús predicando con autoridad, mostrando evidencias y señales, y haciendo milagros en todo el territorio, es rechazado por los representantes de Dios ante el pueblo (fariseos) y también por sus gobernantes (miembros del sanedrín).

En este marco de rechazo de los líderes y de temor entre los que creyendo en Jesús, eran también parte de los líderes (Juan 12.42-43), Nicodemo marcó la diferencia, haciendo uso de su valentía, sabiduría y verdadera entrega.

Puntos principales

Bosquejo:

Ejemplo de valentía y entrega

  • Fue a ver a Jesús a pesar de la oposición (Juan 3.1-2) (Temor de gobernantes Juan 12.42-43)
  • Defendió a Jesús a pesar del peligro  (Juan 7.50-51)
  • Ofrendó generosamente sin importar el costo (Juan 19.39-42, —30— Kilogramos de una mezcla de incienso y aloe para sepultar a Jesús)

Ejemplo de humildad

  • No se consideró tan sabio como para no oír a Jesús, como el resto de los integrantes del sanedrín (mayor consideración de sí – Ro 12.3)
  • Llamó “MI maestro” a Jesús (Rab: maestro – Rabí: mi maestro)
  • Dejó las puertas de su mente y corazón abiertas para seguir aprendiendo y creciendo en la fe

La oportunidad vigente (Llamado a aceptar a Jesús)

  • Nicodemo se acercó de noche 
  • Se dio la oportunidad de oírle
  • Dios a través de Jesús (Jesús le dijo*: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. – Juan 14.6 – LBLA)

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega – Sermón – Mensaje para líderes – Prédica

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega - Sermón
Maqueta del Templo de Jerusalén en tiempos de Jesús

Imagen de Gavin Kadey en Pixabay

Textos a utilizar

Había un hombre de los fariseos, llamado Nicodemo, prominente entre los judíos. 2 Este vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él.

(Juan 3.1-2 – LBLA)

42 Sin embargo, muchos, aun de los gobernantes, creyeron en Él, pero por causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. 43 Porque amaban más el reconocimiento de los hombres que el reconocimiento de Dios.

(Juan 12.42-43 – LBLA)

—¿Acaso nuestra ley condena a un hombre sin antes escucharlo y averiguar lo que hace?  —¿No eres tú también de Galilea? —protestaron—. Investiga y verás que de Galilea no ha salido ningún profeta.

(Juan 7:51‭-‬52 – NVI)

Después de esto, José de Arimatea le pidió a Pilato el cuerpo de Jesús. José era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos. Con el permiso de Pilato, fue y retiró el cuerpo. También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, llegó con unos treinta y cuatro kilos de una mezcla de mirra y áloe. Ambos tomaron el cuerpo de Jesús y, conforme a la costumbre judía de dar sepultura, lo envolvieron en vendas con las especias aromáticas.

Juan 19:38‭-‬40 – NVI

Tratamiento sugerido de los distintos temas

Nicodemo es presentado solo tres veces en la Biblia, solo en el evangelio de Juan. En estas pocas oportunidades podemos ver que él era un hombre que buscaba a Dios por encima de todas las cosas. 

Veamos qué ejemplos nos deja y oremos para que el Señor nos hable.

Nicodemo fue muy valiente

Juan 3

Aún en un clima de peligro decidió acercarse a Jesús para conocer quién era aquél que venía de parte de Dios como maestro. Quería escuchar su mensaje, saber quién era realmente y ver si tenía palabra de Dios para él.

Se acercó de noche, no solo por temor, sino también por prudencia, por sabiduría y por astucia. Como diría el Señor debemos ser mansos como palomas y astutos como serpientes (Mateo 10.16).

Nicodemo fue prudente al acercarse de noche, pero también fue astuto porque se aseguró de tener a Jesús solo para él en aquella entrevista de Juan 3. Jesús recompensó su valentía y sabiduría al explicarle de varias maneras cómo ingresar al Reino de los Cielos.

Juan 7 

En medio de un clima recalentado por el incumplimiento de la guardia del Templo, de traer a Jesús a comparecer frente al Sanedrín, y mientras los gobernantes maldecían al pueblo, Nicodemo se atrevió a pararse en medio de ellos y defender a Jesús. (leer Juan 7.51-52).

Aquellos que podían tramar planes para atrapar a uno que era seguido por multitudes, que enseñaba y que efectuaba milagros a la vista de todo el mundo, sin lugar a dudas podrían también quitar de su cargo a Nicodemo, alejarlo de su puesto de trabajo y de su situación de privilegio frente al pueblo. 

Incluso hasta matarlo podían. Recordemos aquí el martirio de Esteban (Hechos 7.54-60). Nicodemo seguramente con temor, pero también con mucho valor se enfrentó a todos estos hombres poderosos intercediendo por Jesús con valentía y determinación.

Nicodemo es un ejemplo para nosotros, porque en el momento oportuno dijo lo que debía decir. Sin lugar a dudas movilizado y guiado por el mismo Dios a quien fue a buscar al ir a entrevistarse con Jesús.

Después de su intervención, toda la congregación de líderes se fue, cada uno a sus casas. Ciertamente atraparían luego a Jesús, pero aquel no era todavía su momento. El agente utilizado por Dios en aquel momento fue Nicodemo.

¡Dios puede hacer grandes cosas con cada uno de sus hijos! Él quiere hacer muchas cosas contigo, si verdaderamente estás dispuesto. ¿Lo estás?

Juan 19

Tiempo después, en circunstancias tristes, desconcertantes y de gran incertidumbre. Mientras los discípulos más cercanos, los 11, se refugiaban a puertas cerradas para llorar juntos y consolarse mutuamente. José de Arimatea y Nicodemo se encontraron para enterrar a Jesús, quien había sido crucificado.

No fueron los más cercanos sino estos dos hombres los llamados por Dios para hacer esta tarea tan importante. Lo enterraron en una tumba nueva y cada uno aportó lo suyo. Nicodemo por su parte llevó más de treinta Kilogramos de un ungüento de aloe y mirra; algo en extremo costoso, y todo para enterrar a su Señor como un príncipe, como un rey.

Leer el texto de Juan 19.38-40.

Nicodemo es un gran ejemplo para nosotros, porque cuando hubo necesidad de hablar por Jesús, él habló; cuando tuvo que acercarse a Jesús, él se acercó; y cuando tuvo que poner de su billetera por su Señor, él no tuvo miramientos, puso lo que había que poner y todavía más. Todo por amor, por valentía, por agradecimiento y por entrega.

¿Qué sientes tú por tu Señor? ¿Qué estás dispuesto a hacer por Él?

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega – Sermón – Mensaje para líderes – Prédica

Aplicación 1

¡Cuán grande ejemplo el de este hombre! Él nos enseña que siempre hay lugar para alguien que se atreve a servir a Dios a pesar de las dificultades, los peligros y las dudas.

Somos soldados de Cristo, nuestra lucha no es contra sangre ni contra carne, por algo tenemos una armadura espiritual (Efesios 6. 12-18). No hay lugar para aquellos que no sean valientes y se entreguen el todo por el todo por su Señor.

Por tanto: Seamos valientes entreguemos todo por Él, hagamos lo que Él nos pide y sirvamos a nuestro Rey con todo nuestro ser. ¿A qué te ha llamado el Señor? ¿Qué te ha pedido que hagas, que digas, que dés por Él?

Si aún no te has animado a hacer lo que Él te pide, no tengas dudas, ora con fe, pide por valentía, por sabiduría y por coraje. Él te ha de dar todo lo necesario para que le sirvas, jamás dudes de eso.

Pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad. Filipenses 2.13 – RVR60

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega - Sermón
Mirra utilizada junto con aloe para preparar a los muertos en el tiempo de Jesús

Imagen de Leo_65 en Pixabay 

Nicodemo fue humilde

Cuando él se acercó a Jesús por primera vez no sabía si este sería un profeta o el mismo Mesías, pero igualmente fue hasta Él. Nicodemo quería más de Dios por lo que corrió el riesgo que implicaba acercarse a Jesús, pero al hacerlo logró encontrar el Reino de los Cielos e ingresar en él. 

Todo aquel que logra acercarse a Jesús con fe puede encontrar a Dios y su Reino e ingresar en él. Pero aquí podemos ver algo más:

Nicodemo no se conformó con todo su conocimiento de la Ley y de los Profetas, nuestro Antiguo Testamento. Recordemos que él era maestro para su pueblo, posiblemente un escriba, una persona muy culta, el cual era escuchado, valorado y respetado por todos.

Sin embargo eso no determinó que él se sintiera satisfecho. No se cerró en su mucho conocimiento como todos los demás gobernantes y como los fariseos. Nicodemo quería conocer más de Dios y frente a él se encontraba alguien que provenía directamente de Él.

Antes que encerrarse en sí mismo y de realizarse un auto boicot, como el resto de sus compañeros, Nicodemo se humilló delante de Jesús. Notemos que no lo llamó Rab – maestro, sino Rabí que significa MI Maestro, dándole honor y humillándose a sí mismo frente a Jesús.

Cuando no estamos dispuestos a escuchar, que era lo que les sucedía a los demás maestros de la ley, tampoco estamos dispuestos a crecer. Si nos cerramos pensando que este, y aquel otro, y también la de más allá nada tienen que enseñarnos, pronto nos volveremos como aquellos, quienes no pudieron escuchar la voz de Dios ni siquiera estando en frente del mismísimo Hijo de Dios.

Aplicación 2

No cerremos nuestros corazones, nuestras mentes y espíritus; no limitemos nuestros oídos sólo a unos pocos. Muchos son los que pueden enseñarnos. Claro, si no estamos cerrados a seguir creciendo.

Es lamentable que los maestros de aquel tiempo, escuchando no oían, mirando no veían, y presenciando tantas señales y milagros no entendían qué pasaba delante de sus narices. No seamos nosotros como aquellos. 

Tomemos el ejemplo de Nicodemo, quien se atrevió a escuchar, preguntar y hasta cuestionar, pero que al final, siendo su voluntad e intención oír la palabra de Dios para su vida, llegó a escucharla y a tomarla para sí.

¿Qué te está diciendo el Señor en este tiempo? ¿Eres capaz de oírlo, de tomar para ti su palabra, de ponerla por obra? 

Busca al Señor cada día con determinación, con constancia y con un corazón dispuesto. Él sin dudas tiene algo que decirte. Y por otro lado, no descartes a nadie. Examínalo todo y retén lo bueno (1Tesalonicenses 5.21). Cuando dudes de alguien, pregunta a tus líderes, ellos sabrán guiarte. Pero no te cierres.

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega – Sermón – Mensaje para líderes – Prédica

Conclusión

Hoy hemos visto muchas virtudes en un hombre que se ha entregado por completo a Dios, habiéndolo buscado de corazón. Busquemos también nosotros de esa misma manera a nuestro Dios, obedezcamos su voz, tengamos confianza en Él y sirvámoslo con determinación, valentía y amor.

Él hará su obra a través de nosotros y también en nosotros. Si no tenemos valor, o sabiduría pidámosle que Él nos la de. Sepamos que Él está dispuesto a utilizarnos y que para eso nos ha llamado.

Tengamos en cuenta que a pesar de no estar entre los principales discípulos de Cristo, Nicodemo tuvo su papel en la vida del Señor. Así también tú, sin importar tu posición en el cuerpo de Cristo, también tienes tu lugar y Dios te ha preparado un papel a desempeñar en el cuerpo de Cristo.

Aún si otros no te ven, si no saben ni quién eres, tú eres importante para la obra y Dios te ha puesto donde estás para que la desempeñes según tu llamado ¡Toma tu papel y haz Su voluntad! ¿Estás dispuesto? ¡Adelante, no te detengas!

Llamado a reconocer a Jesús y aceptarle como Señor y Salvador

Antes de despedirnos, tengamos en cuenta que Nicodemo estaba con dudas al acercarse a Jesús en Juan 3 y que no sabía quién sería realmente Jesús, pero en cuanto se atrevió a ir delante de Él, Nicodemo pudo encontrar a Dios.

Debes saber que Jesús dijo*: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.

Juan 14.6 – LBLA

Y además, que Dios te ama y que envió a Jesús a morir por ti. El apóstol Juan nos dice que:

16 De tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 3.16 – LBLA

Atrévete a acercarte a Jesús, reconoce tus pecados, pídele que te perdone por ellos e ingresa, así como lo hizo Nicodemo, al Reino de los Cielos. Esta es tu oportunidad. No la desperdicies, tómala para ti.

Oración

Ora aquí por la congregación, dirígela según el Espíritu te muestre. Dios bendiga tu ministerio, tu congregación y tu vida. Un gran abrazo fraterno de parte de Gracia y Vida para ti.

Si gustas aquí hay más mensajes para que puedas predicar. Esperamos poder poner más a disposición en cuanto tengamos oportunidad. Si puedes, por favor ora por este ministerio. Aquí nos despedimos por ahora.

Nota

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Las identificadas como NVI, fueron tomadas de:

Escritura de la Santa Biblia, NEW INTERNATIONAL VERSION®, NIV® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.® Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Las identificadas como RVR1960, fueron tomadas de:

la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.

Nicodemo, ejemplo de humildad, valentía y entrega – Sermón – Mensaje para líderes – Prédica

Comparte con quien lo desees

Por Gracia y Vida

Muchas gracias por habernos visitado

¡Que Dios te bendiga mucho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *