Milagros de Jesús – La expulsión de un demonio en Capernaúm

Anuncio

Milagros de Jesús – La expulsión de un demonio en Capernaúm

Marcos 1.21-28 – Lucas 4.31-37

El Texto Bíblico según Marcos

21 Entraron en Capernaúm; y enseguida, en el día de reposo entrando Jesús en la sinagoga comenzó a enseñar. 22 Y se admiraban de su enseñanza; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

23 Y he aquí estaba en la sinagoga de ellos un hombre con un espíritu inmundo, el cual comenzó a gritar, 24 diciendo: ¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios. 25 Jesús lo reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! 26 Entonces el espíritu inmundo, causándole convulsiones, gritó a gran voz y salió de él.

27 Y todos se asombraron de tal manera que discutían entre sí, diciendo: ¿Qué es esto? ¡Una enseñanza nueva con autoridad! El manda aun a los espíritus inmundos y le obedecen. 28 Y enseguida su fama se extendió por todas partes, por toda la región alrededor de Galilea.

Marcos 1.21-28 – LBLA

El Texto bíblico según Lucas

31 Y descendió a Capernaúm, ciudad de Galilea. Y les enseñaba en los días de reposo; 32 y se admiraban de su enseñanza porque su mensaje era con autoridad.

33 Y estaba en la sinagoga un hombre poseído por el espíritu de un demonio inmundo, y gritó a gran voz: 34 Déjanos ¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios. 35 Jesús entonces lo reprendió, diciendo: ¡Cállate y sal de él! Y después que el demonio lo derribó en medio de ellos, salió de él sin hacerle ningún daño.

36 Y todos se quedaron asombrados, y discutían entre sí, diciendo: ¿Qué mensaje es éste? Porque con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos y salen. 37 Y su fama se divulgaba por todos los lugares de la región circunvecina.

Lucas 4.33-37 – LBLA

Una mirada rápida

La situación

En esta primer parte de su ministerio,  Jesús ya era conocido, por lo que lo invitaron a enseñar en la sinagoga. Para sorpresa de muchos en la misma sinagoga había un hombre con un espíritu inmundo.

Sin poder resistir ni la presencia ni la enseñanza del hijo de Dios, éste comenzó a gritar. Nótese que el pasaje en ningún momento dice que Jesús le habló a tal persona. Por ende, no estamos viendo una confrontación directa del Señor para con el demonio, sin embargo, el mismo no pudo contenerse.

Es interesante notar que NVI traduce el término: “a gran voz” como: “Con todas sus fuerzas” (Véase Lucas 4.33 en dicha versión). No sólo que no pudo contenerse, sino que tampoco pudo mantenerse oculto. Estalló de la nada.

El mensaje del endemoniado
  • Déjanos – Evidentemente sentía en Jesús una presencia amenazadora.
  • ¿Qué tenemos que ver contigo? – Nada tienen en común la luz con las tinieblas. Sin embargo estaba en la sinagoga… 
  • ¿Has venido a destruirnos? – El miedo del mismo se hizo manifiesto. Con esta pregunta demuestra que: sabe cuál será su fin; que no tiene idea de qué está pasando y de por qué Jesús se hizo presente (el alcance del ministerio mesiánico de Jesús); y por último, que tiene bien en claro la autoridad y el poder de Jesucristo, sabe que pudiera destruirlos (no solo a ese demonio), si es que Él tuviera dicha intención, claro está.
  • Yo sé quien eres – Sin ninguna duda los espíritus tenían la certeza de quién estaba presente. Se pudiera notar el contraste con el resto de los presentes. Es como si dijera: “Yo sé quien eres…”
La respuesta de Jesús
  • ¡Cállate, y sal de él! – Sin vueltas, sin muchas palabras ni ningún artilugio. Solo poder y autoridad. Cállate y sal.
El resultado

Un hombre liberado. Ésto es lo que Cristo vino a hacer: Traer libertad. También ciertamente nos mostró un ejemplo de vida, nos obsequió enseñanzas para que podamos vivir como a Dios le agrada, y además, nos proporcionó un camino para acercarnos al Padre, un puente para que volvamos a su presencia.

Es maravilloso notar que tanto poder venía envuelto en un revestimiento de puro amor (¿O sería al revés?). Lo cierto es que el poder y el amor de Dios se manifestaron de manera perfecta en nuestro Señor.

Y tal manifestación hacía desastres en un mundo que los espíritus inmundos se habían esforzado por construir. Este espíritu (Literal: demonio) pensó en su destrucción, más adelante veremos que otros que pensaron en el tormento que les espera en el futuro. (¿Has venido a atormentarnos antes de tiempo? Ver: Mateo 8. 28-34; Mr. 5.1-20;Lc. 8.26-39).

Milagros de Jesús – La expulsión de un demonio en Capernaúm

Veamos ahora el texto con más detenimiento:

Milagros de Jesús – La expulsión de un demonio en Capernaúm
Expulsión de un demonio en Capernaúm

Análisis

Contexto

Este relato se enmarca en los principios del ministerio de Jesús (Después del encarcelamiento de Juan el Bautista), Él ya había enseñado y hecho varios milagros previamente, es por eso que tiene la libertad de ir y enseñar en la sinagoga de Capernaúm (O Cafarnaúm – Como la llama la traducción DHH), la cual era una ciudad importante de Galilea.

Al oír a Jesús, los judíos se admiraban de su enseñanza (doctrina). Este detalle nos muestra que ellos no esperaban que Jesús (ni ningún otro) les pudiera hablar de esta manera, no estaban acostumbrados a encontrar autoridad espiritual en los líderes de su iglesia. (Cuánta necesidad tenemos de ver líderes con autoridad, pero cuán poco estamos dispuestos a acompañarlos, entenderlos y apartarlos).

Anuncio

No se asombraban tanto por la verosimilitud de su mensaje, sino por la autoridad con la que era enseñada. Esto pudiera también aplicarse a nosotros, si viviéramos en plena comunión con Dios y conociéramos su persona, además de su palabra. ¿Qué nos frena para poder lograrlo?

Esta autoridad evidentemente no solo era notoria para las personas, sino también para los espíritus. Ésta es una de la enseñanzas fundamentales de este pasaje.

La aclaración: “Y les enseñaba en los días de reposo”, nos hace notar que en esos días todos se juntaban para oírlo en las sinagogas. Lo que quiere decir que todavía no era asediado por el gentío. Esto corresponde a su primer año de ministerio.

El texto y sus enseñanzas

Estamos del lado correcto

La posesión demoníaca es muy real, lo fue en los tiempos de Jesús y lo es hoy mismo. Los demonios buscan personas a quienes dominar y tal vez el mayor beneficio que obtengan de ello, es no permitir que sus hospedadores, y si es posible, su grupo de influencia, logren acercarse a Dios.

Vemos muchos relatos en los evangelios que nos hablan de la relación que debió tener Jesús con el diablo y sus demonios, algunos de los cuales les dejo a continuación:

Mateo 4.10; 8.16, 31-32; 9.33-34; 12.26-28;

Marcos 1.34, 39; 3.22; 5.8; 7.26; 9.25; 16.9;

Lucas 4.35, 41; 8.29; 11.14-20; 12.24, 27; 13.32;

En todos ellos no quedan dudas de quien tiene el poder y la autoridad. Esto debería darnos paz. Sabemos en quien confiamos, sabemos de su poder y de su amor. Que todo temor en nuestras vidas se disipe. ¡Si estamos con el Señor, nuestro enemigo no puede vencernos!

Anuncio
Algo lamentable

Sin embargo, cuántas personas descreen de su existencia. Cómo gana terreno un enemigo que no es visto… Las personas no desean saber de ellos, incluso en muchas de nuestras iglesias no se los nombra lo suficiente. Pero… Nadie puede vencer a un enemigo a quien no conoce.

Si fuera tan inofensivo para los creyentes como algunos piensan, entonces, no podrían entenderse pasajes tales como Efesios 6.10-18 (La armadura de Dios) o por ejemplo 2 Corintios 4.10 y por supuesto, 1 Pedro 5.8, entre otros muchos. Si el diablo no quisiera atacarnos, ¿Para qué se encuentra el pasaje de Lucas 22.31-32, donde el diablo pide permiso para zarandear a Pedro? ¿Qué deberíamos aprender de él? ¿¿Solo algo puntual destinado para aquel momento específico??

Ahora, debemos prestar atención y debemos conocer, más no fanatizarnos. Debemos saber qué debemos hacer, qué elementos tenemos para defendernos, a quién debemos recurrir cuando estamos en conflicto y además cuáles son las maquinaciones del enemigo. Pero más que todo esto, debemos conocer a quien puede darnos la victoria (aquel que ya lo venció en la cruz). Nunca debemos olvidarnos de esto.

Los demonios saben cuál ha de ser su fin

Muy claramente el apóstol Pedro nos dice que:

Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio

(2 Pedro 2.4 – LBLA)

Obviamente ellos saben muy bien sobre esta situación. Ver también judas 6 en donde hay un pasaje paralelo a este. Al parecer hay tres situaciones posibles para los ángeles, la de aquellos que sirven a Dios; y la de los que ya no le sirven, entre estos últimoshay un grupo que está suelto haciendo de las suyas y otro que permanece en estas prisiones de oscuridad.

A los ángeles caídos les espera un juicio y luego el mismo infierno. Veamos el final de los mismos en los siguientes dos textos:

Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Apocalipsis 20:10 – LBLA

Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen; los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre.

Apocalipsis 19:20 – LBLA
La acción de los espíritus expulsados

Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él.

Marcos 1.26 – RVR1960

Empujones, gritos. Derrota al fin. A ellos no les gusta perder terreno, pero sin duda, estando frente al Señor no tienen alternativa. Pero más allá de eso, no pueden hacer otra cosa no siquiera con nosotros. Solo estar cerca, aguardar, conocernos bien y atacar nuestras mentes en el momento más oportuno.

Por ende, nuestra comunión con Dios será fundamental, no podemos obrar de manera descuidada como lo hacían, por ejemplo, los falsos maestros de 2 Pedro 2, que hablaban de y se metían con lo que no sabían. Sepamos lo que tenemos que saber y hagamos lo que debemos hacer. ¡Tengamos Cuidado! Pero sin temor.

Un antiguo himno reza:

“Firmes y adelanrte, huestes de la fe, sin temor alguno, que Jesús nos ve.”

Anuncio
El efecto de la enseñanza y del poder de Jesús sobre los presentes

Todos quedaron asombrados, sin embargo es muy triste que la mayoría no entendía verdaderamente qué debía cambiar a partir de escuchar el mensaje. El reino de Dios se había acercado pero, por su incredulidad y dureza de corazón, no podían acceder al mismo…

Es que, con solo ver el poder de Dios y con escuchar Su palabra no basta para que las personas le entreguen sus vidas. Si que, debemos estar concientes de que aunque es cierto que estamos llamados a predicar, pero no debemos esperar tener muy grandes resultados.

Muchos escuchan, varios se interesan, pero al final, la parábola del sembrador, la semilla y la buena tierra, siempre se cumple en las vidas de los oyentes (Mateo 13.1-23; Marcos 4.1-9; Lucas 8.4-15). Por lo tanto, estemos preparados para esto y no nos desanimemos porque fuimos llamados a predicar (1 Pedro 2.9).

Al terminar este estudio, solo quiero despedirme deseando que la paz, el amor y el poder de Dios te acompañen cada día.

Te dejo además, para que puedas ver otras parábolas, el siguiente

Link

El siguiente te dirijirá hacia un cuadro con todos los milagros de Jesús relatados en el libro de Lucas.


Milagros de Jesús – La expulsión de un demonio en Capernaúm


Nota:

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Las identificadas como NVI, fueron tomadas de:

Escritura de la Santa Biblia, NEW INTERNATIONAL VERSION®, NIV® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.® Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Las identificadas como RVR1960, fueron tomadas de:

la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.

Las identificadas como DHH, fueron tomadas con permiso de:

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio