Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Tus acciones no pasan inadvertidas

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión basada en Marcos 7.24.

Dios nos llama a servirle con humildad. Él siempre exalta a los humildes y los pone en lugares de preeminencia.

Te invitamos a leer estas breves líneas y a pensar juntos en que nuestro servicio no pasa inadvertido a sus ojos.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Texto base: Marcos 7.24

Levantándose de allí, Jesús se fue a la región de Tiro, y entrando en una casa, no quería que nadie lo supiera, pero no pudo pasar inadvertido

Contexto: Marcos 7.24-26

24 Levantándose de allí, Jesús se fue a la región de Tiro, y entrando en una casa, no quería que nadie lo supiera, pero no pudo pasar inadvertido; 25 sino que enseguida, al oír hablar de Él, una mujer cuya hijita tenía un espíritu inmundo, fue y se postró a Sus pies. 26 La mujer era gentil, sirofenicia de nacimiento; y le rogaba que echara al demonio fuera de su hija.

Reflexión Bíblica – Meditación Cristiana – Devocional Diario

Qué paradoja tan grande: Quien no quiere ser reconocido lo es, y quien anhela ser observado y exaltado por otros, muchas veces no lo consigue.

Esto pasa muy a menudo en nuestras iglesias. ¿Lo has observado? Mucha gente busca ser alabada y exaltada por otros, y hace diferentes cosas buscando tal fin. 

Por otro lado, algunos fieles e íntegros buscan sólo la gloria de Dios y se gozan al pasar inadvertidos. 

Pero aún así, el reconocimiento les llega, y Dios se encarga de colocarlos en los lugares en donde son utilizados por Él, para el fortalecimiento y crecimiento de la Iglesia.

¡Qué gran contraste entre unos y otros! ¿No lo crees?

Entonces, ¿qué crees, te ganas el reconocimiento por tus propios medios o te llega de la mano de Dios?

¿Por qué entonces encontramos tantos hermanos que “mueren” por ser nombrados por los líderes, vistos y exaltados por la congregación, y llamados a “puestos” de preeminencia por las autoridades de la Iglesia?

¿Será que algún día comprenderemos que “Jehová exalta a los humildes,

Y humilla a los impíos hasta la tierra” (Salmos 147.6 – RVR1960).

Anuncio

Ahora, ¿en cuál de estos dos extremos te encuentras? ¿Cómo crees que te ve tu Señor? ¿En verdad estás segura, seguro?

Lo cierto es que Dios nos pide una y otra vez que seamos humildes a través de toda la Biblia, la cual está llena de versículos que nos hablan sobre esta virtud, leamos algunos ejemplos:

Que vivan con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándose unos a otros en amor (Efesios 4.2).

Entonces, ustedes como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia (Colosenses 3.12).

No hagan nada por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo (Filipenses 2.3).

Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra;

Pero la sabiduría está con los humildes (Proverbios 11.2).

Tengan el mismo sentir unos con otros. No sean altivos en su pensar, sino condescendiendo con los humildes. No sean sabios en su propia opinión. (Romanos 12.16 NBLA – La versión NVI traduce: háganse solidarios con los humildes).

25 Pero Jesús, llamándolos junto a Él, dijo: «Ustedes saben que los gobernantes de los gentiles se enseñorean de ellos, y que los grandes ejercen autoridad sobre ellos. 26 No ha de ser así entre ustedes, sino que el que entre ustedes quiera llegar a ser grande, será su servidor, 27 y el que entre ustedes quiera ser el primero, será su siervo; 28 así como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar Su vida en rescate por muchos». (Mateo 20.25-28)

Anuncio

Teniendo todos estos llamados de Dios a la humildad, tengamos la misma actitud de Jesús, quien no buscaba su propia gloria, sino la de su Padre (Juan 8.49-50).

Esto es lo que Dios espera de nosotros, por tanto, si por alguna razón no pudiéramos vivir de esta manera, tal vez sea hora de arrodillarse delante de nuestro Padre y rogar por la asistencia del Espíritu Santo. ¿Qué dices, estás de acuerdo?

Si es así, tomemos un momento para orar, junto con el compromiso de humillar nuestro corazón delante de Dios, valorando y amando a nuestros semejantes como a nosotros mismos. ¿Te anotas? ¡Tu Padre estará muy feliz si tomas esta decisión!

Tus acciones no pasan inadvertidas
Tus acciones no pasan inadvertidas – Marcos 7.24

Links

Te invitamos a continuar leyendo más reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocional diario: El ministerio de Jesús

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation, a excepción de las explícitamente señaladas.
  • La imagen de portada es un trabajo de Gracia y Vida sobre la foto original de Fauxels.

Tus acciones no pasan inadvertidas – Marcos 7.24

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio