Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Santos y sin mancha

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión cristiana, basada en el texto bíblico de Efesios 1.4.

¿Qué es lo que espera Dios de nosotros? Pablo nos lo deja muy claro en este texto.

Te invitamos a leer este estudio y a pensar juntos en este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Versículo Base: Efesios 1.4

Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él.

Contexto Bíblico: Efesios 1.3-14

3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

4 Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor 5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad, 6 para alabanza de la gloria de Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado.

7 En Él tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia 8 que ha hecho abundar para con nosotros. En toda sabiduría y discernimiento

 9 nos dio a conocer el misterio de Su voluntad, según la buena intención que se propuso en Cristo, 10 con miras a una buena administración en el cumplimiento de los tiempos, es decir, de reunir todas las cosas en Cristo, tanto las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

11 También en Él hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de Aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de Su voluntad, 12 a fin de que nosotros, que fuimos los primeros en esperar en Cristo, seamos para alabanza de Su gloria.

13 En Él también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en Él con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de Su gloria.

Estudio Bíblico Devocional – Reflexión – Explicación: “Santos y sin mancha delante de Dios”

¿Cuántas veces hemos orado diciendo: Padre, dime lo que esperas de mí?

Lo bueno de estudiar toda la Biblia es, entre otras cosas, encontrarnos con pasajes cómo este, en dónde el apóstol Pablo nos dice en dos palabras la respuesta a muchas de nuestras oraciones.

Tal vez, al orar a Dios pidiendo que nos muestre su voluntad para nosotros, lo que esperamos es que Dios nos hable de determinada situación.

Pero es para reflexionar, y para orar pidiendo sabiduría y discernimiento, si Él ha de “mostrarnos cada cosa de nuestra vida”, o “solo cuestiones generales que nos definen como cristianos”.

Anuncio

Existen dos corrientes de pensamiento muy opuestas, una que dice que tal vez Dios puede guiarte en muchas situaciones, pero que en otras, descansa en que te ha dado raciocinio y libre albedrío.

Quienes piensan de esta manera entienden que Dios, no te responderá todo lo que le preguntes.

La otra escuela de pensamiento dice que Dios tiene planificado cada detalle de tu vida, por lo cual, en cada decisión, y para cada situación, pudiera haber sólo una respuesta correcta.

Si piensas de este modo, ¡más vale que Dios te responda y te guíe! De lo contrario, en cualquier momento pudieras estar fuera de Su voluntad y propósito…

Ahora, aquí Pablo no habla de estas cosas más cotidianas, aunque sí sean importantes, como la carrera a estudiar, el empleo, la pareja, la casa o el auto que debo comprar.

En lugar de todo eso, él habla de algo que es aún más profundo, él nos muestra el propósito primario de Dios para nuestras vidas.

¿Para qué nos redimió Dios? ¿Te lo has preguntado? Esto es esencial porque es lo primero y más elemental que debemos conocer, y luego vivir en consecuencia.

Por las dudas, redimir es comprar, pagar el precio justo; liberarnos de la deuda que teníamos por el pecado a través del sacrificio de nuestro Señor Jesucristo.

Dios nos redimió, no sólo para salvarnos y formar parte de su familia, sino que además lo hizo para que seamos santos y sin mancha delante de Él.

Anuncio

Algo que es fácil de decir, pero difícil de vivir.

Sería más fácil si ya no tuviéramos nuestra naturaleza pecaminosa, o si viviéramos fuera de este mundo, o si el diablo no anduviera cómo león rugiente…

Pero todas estas cosas se complotan en nuestra contra, a la hora de vivir como Dios quiere, y de cumplir el propósito para el cual fuimos comprados.

Ahora, sabiendo lo que Dios quiere y espera de nosotros, es a eso a lo que debemos apuntar cada día. Esa debe ser nuestra meta y nuestro norte.

Personas escogidas y separadas para un propósito definido: Vivir para amarle y para servirle. Vivir en santidad, sin mancha moral. Vivir EN Cristo, así como lo espera aquel que nos compró.

¡Esta es la voluntad de Dios para nuestras vidas! ¡Esto es lo que Él espera de nosotros!

Y para eso tenemos la ayuda del Espíritu Santo, quien mora en nosotros, nos guía y nos fortalece cuando nos ponemos en Sus manos.

Luego, en qué hemos de servir, qué tenemos que hacer en tal o cual situación, todo eso ya no es tan importante, mientras que primero cumplamos con esto que Dios espera.

Primero soy y luego hago.

Muchas veces nos ponemos muy filósofos para determinadas cuestiones y espiritualizamos todo demasiado, pero Dios es simple en lo que pide.

Anuncio

¿Cómo nos va con esto más simple?

Tal vez debemos parar aquí nuestra lectura y ponernos a cuentas con Dios. Si es así, por favor, toma un instante para hacerlo.

Luego, no olvides de pedirle te ayude a cumplir con lo más elemental, que es algo que todos debemos hacer… ¿Cierto?

¡Dios nos bendiga y nos ayude para ser los hijos que Dios espera que seamos!

Oración

Padre celestial, gracias te doy por haber planificado mi salvación y por haberla hecho posible.

También te doy gracias por tu palabra, porque es nuestra guía de vida en esta tierra.

Señor, yo sé que debo tener una relación constante contigo y buscar la santidad, que eso es lo que esperas de mí.

Ayúdame para poder vivir como a ti te agrada, a ser el hijo y el siervo que tú quieres.

También, te pido que me guíes en todas las cosas, que me des discernimiento espiritual y sabiduría, que me hables y me muestres tu voluntad y tu camino.

Me pongo en tus manos Señor, espero poder darte gloria con mi manera de vivir, con mi forma de ser y con cada cosa que hago y pienso. Oro en el nombre de Cristo Jesús, amén.

Santos y sin mancha
Santos y sin mancha delante de Dios – Efesios 1.4

Links


A más estudios de Efesios:


Estudio Anterior

Bendecidos con toda bendición espiritual
Bendecidos con toda bendición espiritual – Efesios 1.3

Siguiente Estudio

Dios nos predestino para adopción
Dios nos predestino para adopción – Efesios 1.5

Otros estudios:

También te invitamos a leer reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Anuncio

Devocionales Diarios

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

O si gustas,

Comentarios bíblicos devocionales

Que son explicaciones y estudios exegéticos del texto de distintos libros de la Biblia, pero con una mirada más devocional que técnica.

Si quieres, puedes escribirnos, puedes hacerlo a través de la caja de comentarios.

Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida, utilizando una imagen extraída de Pixabay.

Santos y sin mancha delante de Dios – Efesios 1.4 – Significado y Aplicación

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio