Santiago 1-12 – La Corona de la Vida – Estudio Bíblico Devocional


La presente es una porción del Comentario Bíblico sobre la epístola de Santiago, publicado por Gracia y Vida. El mismo pretende ayudar a los lectores en la interpretación y en la aplicación de las escrituras a sus vidas; teniendo además como objetivo que la lectura sea fluida y de fácil interpretación.

Con dicho objetivo en mente, y a fin de entender los distintos versículos de la manera más apropiada, nos ayudaremos con un análisis del contexto histórico y también con las herramientas hermenéuticas necesarias para llegar a una correcta interpretación; pero todo esto sin entrar en largas discusiones, ni en detalles demasiado técnicos.

Sin más, y primero que cualquier otra cosa, le invitamos a leer atentamente el texto y orar para que el Señor lo llene de su sabiduría, sin lugar a dudas será Él la gran fuente de toda comprensión y entendimiento. Hecho ésto, ahora sí comencemos con el estudio de los textos que nos convocan, leamos:

El texto

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman. (Santiago 1.12 – LBLA)

Contexto

Está es la continuación del tema que el autor hubo comenzado en Santiago 1:2-8.

Después de un breve paréntesis (1:9-11), prosigue con el tema para contarnos cual es la recompensa por mantenernos firmes en medio de las pruebas.

Para ver el análisis previo de este tema, pueden clicar en los siguientes links

1:2-4 Gozo y paciencia en medio de las pruebas

1:5-8 Oración por Sabiduría de Dios

En el primero podemos ver los resultados de la paciencia, mientras que en el segundo veremos cuál es la herramienta a utilizar, cuando nos encontramos en medio de las pruebas.

Las pruebas y la fe

En los versículos anteriores, Santiago nos decía que las pruebas nos ayudan a madurar nuestra fe y nuestra vida espiritual.

Que el objetivo de las mismas es que desarrollemos paciencia y dependencia de Dios.

Y que la mejor herramienta a utilizar, cuando nos encontramos en medio de una prueba, es la sabiduría que proviene de Dios.

Está sabiduría, según Santiago, puede obtenerse en abundante cantidad y sin ningún tipo de reproche, a través de la oración.

Fue también muy interesante notar por qué el Señor respondía tan solícitamente a esta oración.

Pero aquí, nos centraremos en las consecuencias del obrar maduro de un creyente que supo perseverar ante la prueba.

La bienaventuranza

Santiago aquí nos hace recordar a Jesús cuando les hablaba a sus discípulos y seguidores en el sermón del monte (Mateo 5:3-12; Lucas 6:20-23).

Bienaventurado es la traducción de la palabra griega “makarios”, la cual se utiliza frecuentemente tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Una persona que encuentra su felicidad en Dios es bienaventurada. Este es el significado de la palabra:

Gozar de la plena felicidad que solo Dios nos puede dar.

Santiago 1-12 - La Corona de la Vida
Persevera – Stg1.12

Gozo y Felicidad

Una persona que atraviesa por un periodo de prueba puede tener gozo, no por el sufrimiento que nos ocasiona la misma, sino por tener comunión con y la ayuda de Dios.

La felicidad (bienaventuranza) llega más tarde, si es que permanecemos.

Notar que en (1:2) dice:

Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas (Santiago 1:2 – LBLA)

Aquí, en 1:12, ese “tened por sumo gozo” se transforma en “bienaventurados”. Pero en esencia el pensamiento es el mismo:

Si tenemos pruebas (nuestra fe es probada), los frutos del espíritu van creciendo y el carácter cristiano se va desarrollando y fortaleciendo.

Entonces, habiendo permanecido, no sólo que estamos más maduros, no sólo que nos acercamos y tenemos mayor comunión con Dios, sino que además:

Obtenemos la corona de la vida.

Es por esto que debíamos tener gozo a pesar de que las pruebas no llegan sin sufrimiento a nuestras vidas.

Y es por eso que al lograr el objetivo de Dios al permitir que nos lleguen las pruebas, nuestra madurez espiritual, somos bienaventurados.

Hay aquí una sucesión de acontecimientos:

  • Nos llegan las pruebas (v. 2)
  • Nos gozamos dado que conocemos el propósito y el resultado de las mismas (v. 2)
  • Nos afirmamos en Dios (v. 5)
  • Pedimos sabiduría (v. 5)
  • Permanecemos firmes (v. 12)
  • Somos bienaventurados  (v. 12)
  • Recibimos la corona de la Vida (v. 12)

La condición: Permanecer

Para esta palabra Santiago utiliza el verbo “jupomeno”, el cual da la idea de permanecer, de ser pacientes y soportar, a fin de mantenerse firmes en medio de las tormentas de la vida.

La perseverancia es una condición que no sólo encontramos aquí en Santiago, sino que está diseminada por todo el Nuevo Testamento.

Santiago 1-12 - La Corona de la Vida
Mantente Firme-Stg 1.12

Algunos de los pasajes en que otros escritores del Nuevo Testamento utilizan esta misma palabra son:

Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración. (Romanos 12:12 – NVI)

todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta ( 1Corintios 13:7 – LBLA)

Por tanto, todo lo soporto por amor a los escogidos, para que también ellos obtengan la salvación que está en Cristo Jesús, y con ella gloria eterna (2 Timoteo 2:10 – LBLA)

 

Si perseveramos, también reinaremos con Él; si le negamos, El también nos negará (2 Timoteo 2:12 – LBLA)

Pues si a ustedes los castigan por haber hecho algo malo, ¿qué mérito tendrá que lo soporten con paciencia? Pero si sufren por haber hecho el bien, y soportan con paciencia el sufrimiento, eso es agradable a Dios. (1 Pedro 2:20 – DHH).

En todos ellos puede verse la idea de seguir, de permanecer a pesar de. A esto nos está llamando Santiago, y más que él, Dios mismo por medio de su siervo.

Significado de la corona de vida

Santiago no habla de una corona de un rey, o de una que nos dé gloria ni honra. La corona que nos espera es la de la vida en Cristo.

Para lograr entender un poco más sobre el significado de la corona, les propongo que veamos otros textos en los que aparece la promesa de una corona:

 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. (1 Corintios 9:25 – RVR1960).

En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (2 Timoteo 4:8 – LBLA).

Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, recibiréis la corona inmarcesible de gloria. (1 Pedro 5:4 – LBLA).

No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. (Apocalipsis 2:10 – NVI).

Vengo pronto; retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona. (Apocalipsis 3:11 – LBLA).

En todos los casos anteriores y en otros muchos que figuran a lo largo de toda la Biblia, se habla de coronas que:

no nos brindan poder ni gloria en este mundo.

Este no es el sentido de la corona.

Precisamente lo opuesto a lo que busca la mayoría de los seres humanos, y muy distinto a como eran los ricos de los versículos anteriores (1:9-11), a quienes Santiago les pide que se gloríen en su humillación.

Aquí Santiago habla de la corona que nos da el Señor, la cual completa nuestras vestiduras blancas de santidad, el atuendo necesario para participar de las bodas del cordero (Isaías 61:10; Mateo 22:1-14; Apocalipsis 3:4-5; 6:11; 7:9; 7:13).

Eso es lo que nos está dando el Señor:

La corona de la vida eterna

Claro que no es posible obtenerla por nuestros propios medios. Es algo que solo Dios puede darnos. Es como un don, un regalo, una dádiva celestial.

Veamos lo que nos dice Dios a través de Isaías acerca de quién será nuestra corona:

En aquel día el SEÑOR de los ejércitos será hermosa corona, gloriosa diadema para el remanente de su pueblo (Isaías 28:5 – LBLA).

¡Qué corona más perfecta!

¿Quisieras tu la tuya?

Santiago 1-12 - La Corona de la Vida
Aunque otros caigan mantente firme

 ¿Quién es aprobado?

Según el texto, el que persevera. Quien sigue firme, el que no apostata, el que no deja de buscar a Dios.

Todo lo contrario a aquel hombre de doble ánimo de 1.8, quién nada recibirá del Señor. El que hoy cree y mañana tal vez ya no.

La aprobación de Dios

Véase aquí el siguiente contraste: En 1:2 la que es probada es nuestra fe, pero aquí somos nosotros los aprobados, o no.

La razón de esto es que, la que ha de recibir  la vida eterna es nuestra persona. Somos nosotros quienes administramos nuestra fe.

Recibimos la salvación y con ella los dones, las herramientas espirituales; y la ayuda, guía y apoyo del Espíritu Santo.

Pero nosotros también debemos buscarlo y apoyarnos en Él.

Debemos hacer crecer nuestra fe al ponerla en práctica.

La sabiduría de 1:5 era para entender todo esto, ya que cumpliendo con su voluntad, creciendo y madurando en el espíritu, recibiremos la aprobación de nuestro Dios.

Podríamos aquí discutir sobre la relación entre la salvación y la obtención de la corona de vida, pero sería demasiado para un solo post.

Solamente sepamos que en ambas el “trabajo” es de a dos, Él nos las ofrece gratuitamente, pero nosotros debemos aceptarlas y cuidarlas.

Para el final de nuestras vidas, después de que el Señor separe a los cabritos de las ovejas, veremos cuán bien trabajamos, y qué hicimos con todo lo que nos fue otorgado.

Recordemos la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30; Lucas 19:12-27), la del mayordomo infiel, y tantas otras.

Sepamos que seremos juzgados, que el Señor espera hallarnos íntegros y que quiere darnos la corona de vida.

Te dejo estas preguntas para que puedas pensar en ellas:

¿Cómo ves tu vida? ¿ Cómo crees que estás trabajando con tus dones? ¿Qué tal el fruto del Espíritu, maduro? ¿Y tu crecimiento espiritual, ves avances?

Trabaja en todo esto porque tenemos una gran promesa.

La corona de la Vida


Santiago 1-12 – La Corona de la Vida – Estudio Bíblico Devocional


Índice

1:9-11 Nuestra Posición en Cristo             1:13-15 Nadie es tentado por Dios


Nota:

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

Las identificadas como NVI, fueron tomadas de:

Escritura de la Santa Biblia, NEW INTERNATIONAL VERSION®, NIV® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.® Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Las identificadas como RVR1960, fueron tomadas de:

la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.

Y las identificadas como DHH, fueron tomadas de:

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.


¡Haz click si te gusta! (Si no estás viendo los íconos para compartir o para indicar que te ha gustado la publicación es porque tu detector de publicidades los está filtrando. Si deseas compartir el contenido en tus redes solo debes pausar el filtro de publicidades y recargar la página. Luego de compartir ya lo puedes habilitar nuevamente.)
Comparte con quien lo desees

Únete a la conversación

5 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Gracias por aportar a nuestro crecimiento espiritual e instar y animar el autoconocimiento en Cristo, muy buena metodología. felicidades y bendiciones