La humildad de Jesús – Devocional diario

Anuncio

La humildad de Jesús – Devocional diario

Serie: El ministerio de Jesús


 

El texto: Mateo 3.13-17 – El bautismo de Jesús

 

13 Entonces Jesús llegó de Galilea al Jordán, a donde estaba Juan, para ser bautizado por él. 14 Pero Juan trató de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? 15 Y respondiendo Jesús, le dijo: Permítelo ahora; porque es conveniente que cumplamos así toda justicia. Entonces Juan se lo permitió*. 16 Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre El. 17 Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido. (Mateo 3.13-17 –  LBLA)

 

 

Una breve historia previa a la meditación

 

Hace algunos años, nuestra iglesia recibió la colaboración de una persona quien, junto con los alumnos de su escuela de evangelismo, nos vino a apoyar para realizar una campaña.

 

En cierta oportunidad, dicha persona me comentó lo frustrada que se encontraba, dado que alguien más la llamó “hermana” y no profesora, o enfermera, o directora, o a través de alguno de los tantos títulos obtenidos en su vida.

 

Anuncio

Al querer consolarla, mientras intentaba decirle que el más alto honor que podernos tener, nos viene con el título de hermanos, ya que denota que somos hijos de Dios; ella demostró perder interés en la conversación y simplemente cambió de tema.

 

Lejos de juzgar a nuestra hermana, les propongo que veamos rápidamente el contraste entre esta historia y la de nuestro texto, para que luego podamos pensar en nuestras propias vidas.

 

 

La humildad de Jesús – Devocional diario
La humildad de Jesús – Devocional diario

Meditación

 

En él vemos que el Señor no permitió que se le rindieran honores, ya que solo tenía un objetivo por cumplir, una meta por delante. Por eso no dudó en humillarse delante de Juan y de toda la multitud.

 

Cuán gran ejemplo nos da Jesús en este texto. Ya que la conversión de las almas tenía en aquel momento, y aún hoy tiene mucho mayor valor que la satisfacción del ego de cualquier persona.

Anuncio

 

Por otro lado hay algo que debemos tener muy en cuenta: al cumplir Jesús con lo que debía, fue Dios quien se preocupó por poner las cosas en su lugar. Su Padre le dió a Jesús el honor que le correspondía.

 

En nuestras vidas, cuando tenemos los objetivos claros, también pasa lo mismo. Nosotros hacemos lo que conviene al reino de Dios; y el rey, da honra al que la merece sin ningún reclamo de su parte.

 

¿Quieres recibir honra de Dios? Humillate a ti mismo, toma tu cruz y síguele. Si lo haces experimentarás la gracia de Dios en tu vida, (si puedes, lee Santiago 4:6 y a su vez, contrata la historia del principio con Filipenses 2:5-11).

 

Jesús dijo: “Bienaventurados los humildes”. Seamos nosotros Bienaventurados de Dios; pongamos la mirada en las cosas que en verdad son trascendentes; que sea Dios quien nos exalte a su debido tiempo.

Oración

 

Padre Santo te entrego hoy mi vida. Te pido perdón por mi ego y también que me ayudes a humillarme cada día delante tuyo y a ser humilde delante quienes me rodean.

Anuncio

 

Que cada cosa que haga redunde en tu gloria y que mi vida entera esté orientada por los designios de tu corazón. Te pido todo ésto en el nombre de Jesús, amén.

 


La humildad de Jesús – Devocional diario


Indice general del devocional diario: “El ministerio de Jesús”

 


Nota:

La Cita Bíblica fue tomada con permiso de LBLA – http://www.lbla.com


 

Comparte con quien quieras

4 respuestas a «La humildad de Jesús – Devocional diario»

Anuncio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio