Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Jesús no respondió nada

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión basada en el texto bíblico de Marcos 15.4-5

Ante la acusación de muchos, Jesús no respondió. Muchas veces vivimos situaciones de acusaciones injustas en donde debemos buscar la ayuda y el consejo de Dios.

¡Te invitamos a leer el devocional y a pensar juntos en este tema!

Comparte con quien quieras
Anuncio

Texto bíblico: Marcos 15.4-5

Pilato le preguntó: «¿No respondes nada? Mira de cuántas cosas te acusan». Pero Jesús no respondió nada más; de modo que Pilato estaba asombrado.

Contexto bíblico: Marcos 15.1-5

1 Muy de mañana, los principales sacerdotes prepararon enseguida una reunión con los ancianos, los escribas y todo el Concilio; y atando a Jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato. 

2 «¿Eres Tú el Rey de los judíos?», le preguntó Pilato. «Tú lo dices», respondió Jesús.

3 Y los principales sacerdotes lo acusaban de muchas cosas. 

4 De nuevo Pilato le preguntó: «¿No respondes nada? Mira de cuántas cosas te acusan». 

5 Pero Jesús no respondió nada más; de modo que Pilato estaba asombrado.

Reflexión Bíblica – Meditación Cristiana – Devocional Diario

¿Has estado en alguna situación en donde se te acuse de algo falsamente?

Permíteme contarte una anécdota personal:

Estando en el instituto una profesora me aprobó un trabajo práctico con la mínima nota posible, argumentando que aunque no lo podía probar, estaba segura de que me copie de algún lado.

Por las dudas, ella habló con el director del instituto, quien no me conocía tan bien, pero ambos llegaron a la misma conclusión:

Yo no podía haber hecho un trabajo tan bien hecho sin copiarme de algún lado.

Anuncio

Yo no dije más que: “de ninguna manera, Yo NO me copié”.

Para ser breve, al final de la historia, terminaron por ponerme la nota máxima.

Pero yo no necesité defenderme, ya que otros lo hicieron por mí.

Ahora, en esa ocasión, lo que a mí más me importaba no era la nota, sino mi testimonio.

Si era capaz de copiarme en el instituto, entonces, era capaz de mentir y engañar en cualquier ámbito.

Lo que yo no quería era que otros llegaran a pensar eso de mí. Y si lo pensaban, entonces:

¿Con qué cara seguiría sirviendo en la iglesia, y cómo miraría a los ojos a los demás profesores?

Dicha situación se me hizo más que difícil, pero la puse en oración, y fue Dios mismo, a través de mis compañeros, quien obró de tal manera que todo sé acomodó de la mejor manera posible.

A veces, luchar no tiene sentido, ¿de qué manera podía demostrar que no me copié de ninguna página web? Como se me acusaba. ¡No tenía forma!

Anuncio

No me quedaba otra solución que orar pidiendo la intervención de Dios en medio de esa situación.

¿Qué hubieses hecho tú?

Son muchas las veces en las que Dios obra para acomodar las cosas, para solucionar conflictos entre hermanos.

A veces, luchar en medio de esas situaciones trae dolor, quita la paz, genera raíces de amargura y al final, no siempre termina bien.

Sin embargo, cuando Dios acomoda las cosas, todo termina de la mejor manera posible.

Jesús no respondió nada, no tenía sentido defenderse, pero más allá de eso, Él tenía el cumplimiento de Su propósito en mente, y eso era mucho más importante que intentar convencer a Pilato.

Cuando la situación se te complique mucho, cuando no sepas cómo hacer para defenderte sin dañar el testimonio de otras personas, tal vez lo mejor sea guardar silencio, orar y esperar que Dios acomode todas las cosas.

Claro que, NO todos los casos son iguales.

Por ende, lo mejor siempre será buscar sabiduría en Dios (Santiago 1.5). Y también, pedir consejo a varias personas más experimentadas que uno (ver proverbios 11.14).

Dios te llene de Su sabiduría y te dé paz, que te muestre la forma de obrar en situaciones difíciles, y te dé fortaleza de ánimo al momento de pasar por situaciones complejas.

Anuncio

Si buscas a Dios, tarde o temprano todo se resolverá. Él acude en defensa de Sus hijos.

Sólo que por favor, analiza bien la situación, no sea que tú seas quien esté equivocado.

¡Dios te bendiga mucho!

Oración

Padre celestial, te doy gracias por tu inmenso amor, por la salvación y por la presencia del Espíritu Santo en mi vida.

Te suplico que me ayudes y me des sabiduría para resolver mis conflictos y situaciones difíciles.

Por favor que tu paz inunde mi alma en esos momentos y que pueda tener una doble porción de dominio propio.

Me encomiendo a ti Señor, haz tu voluntad en mí y en la situación, y por favor, también en todas las personas relacionadas.

Para ti sea la gloria y la honra por siempre, oro en el nombre de mi Señor Jesús, amén.

Jesús no respondió nada
Jesús no respondió nada – Marcos 15.4-5

Links

Te invitamos a continuar leyendo más reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocional diario: El ministerio de Jesús

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

Si gustas escribirnos, no lo dudes, puedes hacerlo a través de la caja de comentarios. Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada es un trabajo de Gracia y Vida utilizando las imágenes originales de lascot studio.

Jesús no respondió nada – Marcos 15.4-5

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio