Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Edificados para morada de Dios

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión cristiana, basada en el texto bíblico de Efesios 2.22.

Una de las mayores bendiciones de ser cristianos es tener la maravillosa oportunidad de vivir en comunión con Dios, a través de la presencia del Espíritu Santo en nosotros.

Te invitamos a leer este estudio y a pensar juntos en este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Versículo clave: Efesios 2.22

En Cristo también ustedes son juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Contexto Bíblico: Efesios 2.11-22

11 Por tanto, recuerden que en otro tiempo, ustedes los gentiles en la carne, que son llamados «Incircuncisión» por la tal llamada «Circuncisión», hecha en la carne por manos humanas, 12 recuerden que en ese tiempo ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes, que en otro tiempo estaban lejos, han sido acercados por la sangre de Cristo.

14 Porque Él mismo es nuestra paz, y de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, 15 poniendo fin a la enemistad en Su carne, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en Él mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz, 16 y para reconciliar con Dios a los dos en un cuerpo por medio de la cruz, habiendo dado muerte en ella a la enemistad.

17 Y vino y anunció paz a ustedes que estaban lejos, y paz a los que estaban cerca. 18 Porque por medio de Cristo los unos y los otros tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu.

19 Así pues, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino que son conciudadanos de los santos y son de la familia de Dios. 20 Están edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular, 21 en quien todo el edificio, bien ajustado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor. 22 En Cristo también ustedes son juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Estudio Bíblico Devocional – Reflexión – Explicación: “Edificados para morada de Dios – Efesios 2.22”

En la filosofía griega habían varias escuelas de pensamiento, pero una de ellas, la cual era muy popular, hablaba de un ser supremo a través del cual se habían creado distintas emanaciones.

Según esta escuela, cada una de ellas había creado a la siguiente, hasta que la última (llamada Logos) creó al ser humano.

Según esta cosmovisión filosófica, esas emanaciones permanecían alejadas de nosotros por no poder soportar nuestros defectos y errores.

Tal es así, que a ninguna de las mismas se le hubiese ocurrido nunca amar, acercarse, y menos aún, sacrificarse por los seres humanos.

El apóstol Juan contrasta este pensamiento en su Evangelio, diciendo que el Logos, quien era Dios, se hizo carne y habitó entre nosotros.

«Y a todos los que lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios». (Juan 1.12)

Anuncio

Esta idea del acercamiento de Dios a la humanidad estaba tan fuera del pensamiento de aquella época, que es entendible que Evangelio fuera considerado una locura para los que no creían (1 Corintios 1.18).

Y máxime, cuando la teología cristiana planteaba que Dios no sólo se acercó a la humanidad, sino que también se encarnó y murió en una cruz por los pecados de Su propia creación.

Ahora, en este texto de Efesios 2.22, Pablo va aún más allá de todas estas verdades, y claramente expresa que Dios hace aún más de lo que cualquiera hubiese podido imaginar.

No solo que se acercó, no solo que se hizo a sí mismo como una de sus criaturas; y no solo que murió en una cruz por ellos, sino que además, también se prestó a vivir en Sus hijos.

Para cualquiera que viviera en esa época, y bajo aquella cultura, todo esto era demasiado como para poder comprenderlo.

Era muy “místico” para ellos, lo cual hizo que también los gnósticos se interesaran por acercarse al cristianismo.

Claro que luego, con sus fabulaciones, hicieron grandísimas mezclas y llegaron a todo tipo de herejías, haciendo mucho daño en las iglesias…

Pero más allá de esta cuestión que hace al contexto histórico de la época, la gran enseñanza que recibieron los receptores de esta carta de Pablo fue que:

Estando unidos a Cristo, y siendo parte de un mismo cuerpo espiritual, ellos se convirtieron en morada de Dios, a través del Espíritu Santo.

Anuncio

Algo de lo cual, también nosotros somos parte y disfrutamos, en la medida en que logramos tener comunión con Él.

Los planes de Dios para la humanidad estaban más allá de toda imaginación humana. Dios, por Su gran amor, estuvo dispuesto a darnos mucho más de lo que pudiéramos haber soñado nunca.

Todo esto nos está siendo revelado a través de esta preciosa carta, y forma parte de las riquezas de la gracia divina, algo de lo cual ya hemos hablado en otras oportunidades.

Ustedes, les dice Pablo a los gentiles (no judíos), son juntamente edificados (con nosotros, los judíos) para ser morada de Dios en el Espíritu.

¡Esto es algo maravilloso y enorme!

Implica una multitud de beneficios para cada cristiano, pero también, más allá del privilegio, nos enseña cuál es nuestra verdadera situación y condición:

¡Dios habita en nosotros!

La comprensión de esta realidad, debería hacer que nosotros busquemos permanecer en comunión constante con Él.

Algo que depende de nuestra voluntad, de la comprensión de nuestra situación y de la valoración de la oportunidad que se nos ha concedido.

¿Tenemos real conciencia de la maravillosa oportunidad que tenemos?

Anuncio

Es por esto que Pablo oraba anteriormente por los destinatarios de su carta, «para que el Padre de gloria, les dé espíritu de sabiduría y de revelación en un mejor conocimiento de Él». (Efesios 1:17)

Oremos también nosotros, para que Dios nos conceda estas mismas bendiciones y, vivamos como entendidos de cuál es nuestra verdadera realidad, la cual va mucho más allá de la esfera física.

¿Estás de acuerdo?

Oración:

Padre Santo y misericordioso, gracias te damos por habernos regalado tantas bendiciones. Gracias por tu inmenso amor que nos has tenido y por todo lo que has hecho por nosotros.

Queremos hoy consagrarnos a ti, entregarnos plenamente, y buscar tu voluntad y tu propósito para nuestras vidas. Te adoramos Señor y te alabamos.

También queremos orar para que mucha más gente te pueda conocer, y que seamos muchos más los que tengamos la oportunidad y la bendición de tener al Espíritu Santo viviendo en nosotros.

Para ti sea la gloria y nuestra vida Padre, oramos con fe, poniendo toda nuestra vida, y también esta oración en tus manos, en el nombre de Cristo Jesús, amén.

Edificados para morada de Dios
Edificados para morada de Dios – Efesios 2.22

Links


A más estudios de Efesios:


Estudio Anterior

Cristo Jesús la piedra angular
Cristo Jesús la piedra angular – Efesios 2.20-21

Siguiente Estudio

Pablo prisionero de Cristo Jesús
Pablo prisionero de Cristo Jesús – Efesios 3.1

Otros estudios:

También te invitamos a leer reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

O si gustas,

Anuncio

Comentarios bíblicos devocionales

Que son explicaciones y estudios exegéticos del texto de distintos libros de la Biblia, pero con una mirada más devocional que técnica.

Si quieres, puedes escribirnos a través de la caja de comentarios.

Estamos a tu disposición, y hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida, utilizando una imagen de Pixabay.

Edificados para morada de Dios – Efesios 2.22 – Explicación y significado

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio