Dios ilumina nuestro entendimiento para salvación


Dios ilumina nuestro entendimiento para salvación

La necesidad de la iluminación


 

En este estudio intentaremos responder las siguientes preguntas:

¿Qué significa iluminción? ¿Qué significa y qué implica tener el entendimiento velado? ¿Tenemos nosotros parte en la salvación? ¿Cómo la presenta Dios a nuestro entendimiento?

 

Breve análisis de la Iluminación según la Biblia

 

Todas estas cuestiones tienen explicación bíblica y en este breve estudio se intentarán abordar de la manera más sencilla posible. Hablaremos de teología pero en un lenguaje más que claro para que todos podamos entender.

Pero antes de comenzar:

 

Te invito a orar

 

Padre celestial te suplicamos nos llenes de entendimiento y nos lleves a toda verdad, te entregamos nuestras vidas, en el nombre de Jesús, amén.

 

Comencemos:

 

Un obstáculo para la salvación

 

Todos  tenemos la posibilidad de conocer a Dios, pero hacerlo es más difícil de lo que parece, eso explica por qué a muchos les hablamos de Dios tantas veces y nunca llegan a conocerle realmente.

 

Pero ¿Por qué el mensaje del evangelio no es comprendido por todos? La primera razón para esto es que las personas no tienen la voluntad de acercarse a Dios. Y la segunda, tiene que ver con algo que vamos a ver en este estudio, y es la siguiente:

 

La Biblia dice que el diablo tiene el control sobre el entendimiento de las personas. Él no permite que podamos entender el mensaje de salvación. Veamos qué dicen las escrituras al respecto.

 

En el siguiente pasaje el apóstol Pablo habla sobre los judíos pero, lo que él dice sobre ellos, también se aplica a todos nosotros, leamos:

 

El velo según la Biblia

 

 14 Pero el entendimiento de ellos se endureció; porque hasta el día de hoy, en la lectura del antiguo pacto el mismo velo permanece sin alzarse, pues sólo en Cristo es quitado. 15 Y hasta el día de hoy, cada vez que se lee a Moisés, un velo está puesto sobre sus corazones; 16 pero cuando alguno se vuelve al Señor, el velo es quitado. (2 Corintios 3:14‭-‬16 – LBLA)

Cuando el texto habla de «un velo puesto en los corazones», debe entenderse como una traba o un impedimento, como un entenebrecimiento del entendimiento. También queda claro que este velo sólo puede quitarseen Cristo”.

 

Es decir, estando en su camino, siguiendo su verdad y a través de la obra del Espíritu Santo. Es por eso que solo puede entenderse el mensaje de la Palabra solo cuando uno se “vuelve al Señor” y cuando Dios hace algo por nosotros al respecto.

 

Más adelante, el apóstol también nos muestra quién es el responsable de que este velo esté delante de nuestros “ojos espirituales”.

 

Y si todavía nuestro evangelio está velado, para los que se pierden está velado, en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios. (2 Corintios 4:3‭-‬4 – LBLA)

Entonces, ¿Cómo y cuándo entendemos?

 

Basados en estos dos textos, y podríamos citar varios más, decimos que no es posible que podamos entender en forma natural el mensaje de salvación. Sin embargo muchos hemos creído. ¿Cómo fue eso posible? En principio la primer parte de esta respuesta se encuentra en un versículo que ya leímos.

 

En 2 Corintios 3:16 leímos que: “pero cuando alguno se vuelve al Señor, el velo es quitado”. Esto nos lleva a pensar en dos cosas:

 

La primera es que debe haber una voluntad previa de nuestra parte para acercarnos a Dios. Y esto lo hacemos, aún sin entender todas las cosas. Y la segunda, que al acercarnos, es Él quien nos quita este velo para que podamos ver y entender.

 

 

Dios ilumina nuestro entendimiento para salvación
Dios ilumina nuestro entendimiento

La iluminación

 

Si Dios no trajera luz a nuestras mentes, sería imposible que podamos ver la realidad espiritual a la cual Él nos llama a vivir. Pero tampoco podríamos entender nuestra necesidad de arrepentimiento, ni la de cambiar de actitud y de conducta en la vida.

 

Todas las anteriores son cosas necesarias para aceptar a Jesús como nuestro Señor y Salvador.

 

Veamos otra manera de explicar el tema del velo. En la epístola a los efesios, el apóstol Pablo dice:

 

teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; (Efesios 4:18 – RVR1960).

 

En este pasaje Pablo nos habla de oscuridad en lugar de hablarnos de un velo; pero la implicancia es la misma, ya que tanto con un velo tapando lo que necesitamos ver, o estando nosotros en medio de una gran oscuridad espiritual, el resultado es el mismo:

 

No vemos ni a Dios, ni nuestra necesidad de salvación, ni todo lo que Él tiene para ofrecernos. Y menos el camino que nos es necesario transitar para lograr la paz con Dios y la vida eterna.

 

Esto es por una simple razón:

 

El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. (1 Corintios 2:14 – NVI)

 

Y al discernirse espiritualmente estamos más que incapacitados para entender. Pero entonces, si nosotros no podemos, alguien tiene que ayudarnos. Ese alguien es el mismo Dios, quien por amor preparó todo para que podamos acceder a la salvación. Él es quien hace lo necesario para que entendamos. Veamos ahora:

 

Qué hace Dios para que podamos ver y entender

 

Dios nos brinda luz y nos muestra la salvación como un gran tesoro que está disponible para nosotros, y que nos pertenece si lo aceptamos (ver parábola de la perla de gran valor en Mateo 13:45-46).

 

Al poner Dios este regalo en frente nuestro, e iluminando el mismo para que lo podamos ver y nuestro entendimiento para que podamos entender, entonces, mirando nosotros lo valioso y hermoso que es, normalmente no lo rechazamos.

 

Es más, como aquel hombre de la parábola, en ese momento estaríamos dispuestos a canjear todo lo que teníamos hasta ese momento para poder obtenerlo. Aunque en verdad, no es necesario que hagamos nada, ya que es un regalo que nos llega de parte de Dios. Esto es precisamente la gracia de Dios, un regalo inmerecido. (En rigor de verdad, tampoco podríamos hacer nada, ya que no tenemos forma de poder pagar por ese regalo).

 

Les propongo ahora que leamos solo algunos de los muchísimos

 

 Pasajes claves sobre la iluminación

 

Cuando Jesús se le apareció a Saulo de Tarso (el apóstol Pablo) por primera vez, le dijo que lo llamaba con la siguiente finalidad, respecto de quienes no le conocían:

 

para que abras sus ojos a fin de que se vuelvan de la oscuridad a la luz, y del dominio de Satanás a Dios, para que reciban, por la fe en mí, el perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados. (Hechos 26:18 – LBLA)

 

 Esta “apertura de ojos” se produce por la palabra de Dios y por el actuar del Espíritu Santo en los corazones de las personas. Veamos qué es lo que trae luz:

 

La exposición de tus palabras nos da luz,
    y da entendimiento al sencillo. (Salmos 119:130 – NVI)

 

Entonces, cuando la palabra de Dios nos es anunciada y tenemos la disposición de acercarnos a Dios, el Espíritu nos abre el entendimiento. Esto es lo que nos sucedió a todos los creyentes. Veamos lo que dijo Jesús acerca de algunas de las tantas cosas que haría el Espíritu Santo en nuesras vidas:

 

 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho. (Juan 14.26 – LBLA)

 

Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. (Juan 16:8 – RVR1960)

 

Entonces, a los discípulos, pero también a nosotros nos enseña todas las cosas, y al mundo, cuando alguien se acerca a Dios, le demuestra su condición de pecado, lo ayuda a entender sobre la justicia de Dios y sobre el fin que le espera si no se arrepiente, un juicio por sus pecados cuya consecuencia es una eternidad lejos de la presencia de Dios.

 

Veamos lo que se dice en el libro de Hebreos:

Todos los creyentes fuimos iluminados

 

 Pero recordad los días pasados, cuando después de haber sido iluminados, soportasteis una gran lucha de padecimientos; (Hebreos 10:32 – LBLA)

 

Dios ha traído esta luz para que pudiéramos ver y conocer a Jesús tal cual es

 

Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. ( 2 Corintios 4:6 – LBLA)

 

O sea que Dios ha iluminado nuestro corazón (entendimiento) para que podamos ver la gloria de Dios en Jesucristo, y poder reconocer, por ende, a Jesús como nuestro Dios y salvador.

 

Es más, Jesús mismo dijo:

 

Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas. (Juan 12:46 – RVR1960)

 

En el siguiente texto Pablo ora para que los receptores de su carta puedan entender a qué fueron llamados y vean qué les espera, (veamos aquí que la iluminación no sólo se da en un momento puntual de nuestras vidas).

 

Pido que Dios les ilumine la mente, para que sepan cuál es la esperanza a la que han sido llamados, cuán gloriosa y rica es la herencia que Dios da al pueblo santo, (Efesios 1:18 – DHH)

 

 

Para ir terminando

 

La necesidad de la iluminación debería haber quedado más que clara en este punto, pero es obvio que se hubiesen podido elegir más textos y tratar todavía algunos puntos más al respecto. Hubiésemos podido analizar algunas palabras desde su original, lo cual sería más que interesante. Pero se prefirió no hacer un estudio tan extenso en virtud de la brevedad y la facilidad de la comprensión.

 

Lo que sí me interesaría hacer es hablar de algunas cosas más que son necesarias para la salvación, y que mucho tienen que ver con la iluminación. Deberíamos hacerlo en virtud de lo que es la función principal de la iluminación en nuestras vidas: la salvación de nuestras almas. Pero para no hacer tan largo este estudio, voy a dejar un link para que puedas leer este tema

 

 

Algunas conclusiones

 

Dios quiere que lo conozcamos y que nos relacionamos con Él y lo demostró de muchas maneras. Su hijo muriendo en la cruz, la venida del Espíritu Santo a nuestras vidas, su obra en la iluminación de nuestro entendimiento y el don de la fe, son solo algunas de las muchas cosas que Él preparó para nosotros.

 

La iluminación es parte de su obra a favor nuestro. Por medio de ella trae luz a nuestro entendimiento para que podamos entender cuán bueno es para nosotros tener una relación con Él,  y qué pasos debemos seguir para lograrlo.

 

La decisión de aceptar o no su camino, su amor, la salvación y la vida eterna, queda en nosotros. Tú decides qué hacer en tu vida. El diablo estará muy feliz de que sigas tal cual estás, se esforzará para que no te acerques a Dios. Pero la decisión es tuya, y de nadie más.

 

Busca acercarte a Dios y verás delante tuyo todo lo que Él está dispuesto a ofrecerte. Lo contrario es una vida sin Él aquí y una eternidad fuera de su presencia. Entonces, ¿Qué decides? ¿Qué quisieras hacercon tu vida? Dios te llene de luz y te ayude a conocerle. Amén.

 


Dios ilumina nuestro entendimiento para salvación


 

Te dejo un link para que puedas leer cómo comenzar una vida con Dios

Cómo comenzar a vivir una vida con Dios


 

Nota:

Todas las Citas Bíblicas identificadas con LBLA fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com

 

Las identificadas como NVI, fueron tomadas de:

Escritura de la Santa Biblia, NEW INTERNATIONAL VERSION®, NIV® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.® Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

 

Las identificadas como RVR1960, fueron tomadas de:

la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.

 

Y las identificadas como DHH, fueron tomadas de:

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

 


 

Comparte con quien lo desees

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *