Ser dignos del llamamiento de Dios- Efesios 4.1-3

Anuncio

Ser dignos del llamamiento de Dios- Efesios 4.1-3

Bosquejo – Sermón Homilético


El texto

 

Yo, pues, prisionero del Señor, os ruego que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor, esforzándoos por preservar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz. (Efesios 4.1-3 -LBLA)

 


BOSQUEJO

A. Fuimos llamados a vivir una vida digna

B. Qué palabras definen esa vida

Humildad

Mansedumbre

Paciencia

Tolerancia

Amor

Anuncio

C. Una meta clara: La unidad del Espíritu

D. Un medio apropiado: el vínculo de la Paz

 


 

DESARROLLO

 

 A. Fuimos llamados a vivir una vida digna

 

En Filipenses 1.27 Pablo llama a los cristianos a vivir este tipo de vida:

 

Solamente comportaos de una manera digna del evangelio de Cristo, de modo que ya sea que vaya a veros, o que permanezca ausente, pueda oír que vosotros estáis firmes en un mismo espíritu, luchando unánimes por la fe del evangelio; (Filipenses 1.27 – LBLA)

 

Anuncio

¿Qué implica vivir una vida digna?

Implica comportarse como verdaderos creyentes, quienes:

  • Conocen su llamamiento y lo ejercen (Mateo 28.19-20)

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; (V19)

enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. (V20)

  • Se saben llamados a vivir en santidad, y así viven  (1P 1.15)

Antes bien, así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir,

  • Aman a sus hermanos (Colosenses 3.14)

Pero sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

  • Dan testimonio (Juan 15:26-27)

Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, {es decir,} el Espíritu de verdad que procede del Padre, El dará testimonio de mí, y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio.

  • Edifican la Iglesia (Efesios 4.11-13)

Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

B. Qué palabras definen esa vida digna según Pablo en el texto de efesios:

 

Humildad

Me conozco y sé mis debilidades y falencias.

En contraste con Cristo todavía me falta mucho.

Frente a Dios somos realmente pequeños.

Mansedumbre

Aquel que se indigna por lo que se debe indignar (injusticias , abusos) y se mantiene en calma cuando debe estar en calma.

Paciencia

  1. (Longanimidad) un espíritu que se mantiene firme ante los embates de la vida, y por lo tanto: Obtiene el resultado esperado.
  2. Aquel que tiene el poder para vengarse, pero sin embargo prefiere no hacerlo.

Tolerancia

Anuncio

    Es aquel que respeta, soporta actitudes y situaciones que provengan de los demás, sostenidos por el poder del amor.

Amor

El amor ágape no es puro sentimentalismo. Implica tener una voluntad firme por buscar el bien de los demás. No se venga, no increpa, no agrede, no busca el mal del otro.

 

Ser dignos del llamamiento de Dios- Efesios 4.1-3
Andemos como es digno del llamamiento con el que fuimos llamados

 

C. Una meta clara: La unidad del Espíritu

 

El apóstol continuará su epístola diciendo, en los versículos siguientes, lo que implica esta unidad. En la Iglesia de Cristo entonces habrá:

 

Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también vosotros fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos. (Efesiso 4.4-6 – LBLA)

 

 

Esto implica la unidad del Espíritu, una común unión en pensamiento, en sentimiento y en propósito.

 

D. Un medio apropiado: el vínculo de la Paz

 

Mantendremos este vínculo cuando dejemos de pensar en nosotros mismos para pensar en lo que el otro necesita. Lo haremos cuando nos dispongamos a tener este mismo sentir que tuvo en Señor, como les dice Pablo a los Filipenses.

 

Anuncio

1Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si hay algún consuelo de amor, si hay alguna comunión del Espíritu, si algún afecto y compasión, haced completo mi gozo, siendo del mismo sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu, dedicados a un mismo propósito.

Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.

Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, 10 para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:1-11 – LBLA)

 


 

CONCLUSIÓN

Ser dignos del llamamiento implica vivir una vida de santidad y amor; dando testimonio a todos los que nos rodean y ayudando a los demás en su desarrollo espiritual.

¿Cómo vivimos nuestras vidas?

Sigamos los consejos del apóstol. Vivamos como a Dios le agrada.

 


Ser dignos del llamamiento de Dios- Efesios 4.1-3


Nota:

Todas las Citas Bíblicas fueron tomadas con permiso de LBLA – http://www.lbla.com


Comparte con quien quieras

6 respuestas a «Ser dignos del llamamiento de Dios- Efesios 4.1-3»

Anuncio
Anuncio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio