Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

De ambos pueblos hizo uno

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión cristiana, basada en el texto bíblico de Efesios 2.14-16.

Antes de Cristo habían todo tipo de divisiones entre quienes querían acercarse y relacionarse con Dios, pero luego de Su venida, todo ha cambiado.

Todos somos incorporados a la misma Iglesia y al mismo cuerpo de Cristo. Esta es una bendición enorme, de la cual el apóstol Pablo habla en estos versículos.

Te invitamos a leer este estudio y a pensar juntos en este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Versículo Clave: Efesios 2.14-16

14 Porque Él mismo es nuestra paz, y de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, 15 poniendo fin a la enemistad en Su carne, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en Él mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz, 16 y para reconciliar con Dios a los dos en un cuerpo por medio de la cruz, habiendo dado muerte en ella a la enemistad.

Contexto Bíblico: Efesios 2.8-18

8 Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 

10 Porque somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.

11 Por tanto, recuerden que en otro tiempo, ustedes los gentiles en la carne, que son llamados «Incircuncisión» por la tal llamada «Circuncisión», hecha en la carne por manos humanas, 12 recuerden que en ese tiempo ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes, que en otro tiempo estaban lejos, han sido acercados por la sangre de Cristo.

14 Porque Él mismo es nuestra paz, y de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, 15 poniendo fin a la enemistad en Su carne, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en Él mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz, 16 y para reconciliar con Dios a los dos en un cuerpo por medio de la cruz, habiendo dado muerte en ella a la enemistad.

17 Y vino y anunció paz a ustedes que estaban lejos, y paz a los que estaban cerca. 18 Porque por medio de Cristo los unos y los otros tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu.

Estudio Bíblico Devocional – Reflexión – Explicación: “De ambos pueblos hizo uno – Efesios 2.14-16”

En estos textos el Señor nos dice que:

Ni solamente judíos, ni únicamente gentiles. La iglesia es el cuerpo de Cristo, en el cual, ambos pueblos deben unirse, sin importar la precedencia, la raza o el origen.

Jesús hace hombres y mujeres nuevas. ¡Y eso es lo único importante!

Por ende, para ser parte de la iglesia, ya no hay distinción entre judíos y gentiles, y ni siquiera entre hombres y mujeres (Gálatas 3.28).

En Cristo no hay acepción de personas, pues todos somos llamados a ser parte de Su cuerpo, y todos somos bien recibidos.

Anuncio

Como resultado de esto, en Cristo no hay separación, ni enemistad, sino únicamente paz. Esa es la premisa y ese es el fin. ¡No hay lugar para fanatismos ni para rivalidades! ¿Se entiende?

La finalidad de Dios ha sido que todos formemos parte de un mismo cuerpo, que es la iglesia de Cristo, del cual nuestro Señor es la cabeza.

Luego, las enemistades y conflictos, la conformación de grupos raciales y/o separatistas, y hasta las diferentes denominaciones, sólo son cuestiones de hombres.

Todos creen tener la razón, todos quieren creer que los asiste la verdad, que tienen la teología correcta, que son más sensibles a la voz de Dios que el resto, y que no son ellos los equivocados, obvio.

Pero al final, cada uno anda por su propia cuenta, mirando a los demás como aquellos que se equivocan, o que no tienen la suficiente revelación de Dios.

¡Qué triste resultado, viendo lo que en realidad esperaba el Señor de Su iglesia! ¿Cierto?

Lo único bueno de esto es que pronto se acabará.

En el regreso de Cristo, las doctrinas de los hombres ya no tendrán importancia, y sólo aquellos que en verdad amaron a Dios y depositaron su fe en Él, serán llevados a Su presencia.

Solo por las dudas, aclaro que no creo que el ecumenismo sea la solución de nada.

Anuncio

Pero lo que sí creo, es que diferentes iglesias y denominaciones podrían superar sus barreras para servir al prójimo.

Por otro lado, lo que sé es que las doctrinas, que desde hace tanto tiempo separan a las denominaciones, un día ya no tendrán importancia.

Y esto a pesar de que es seguro que algunos tendrán más razón que otros en su teología. Pero incluso eso ya no será importante en la presencia de Dios.

Lo que en aquel momento sí tendrá importancia, será cuánto amor hemos tenido por Dios y cuán fieles le hemos sido en esta vida.

Entonces, siendo que las cosas están de este modo, y a pesar de que no podamos hacer mucho para cambiarlas, lo que sí podemos hacer es buscar la comunión personal con Dios y servirle de corazón, con todo nuestro amor.

Por eso, te animamos a que dejemos los fanatismos y las peleas de lado, y pongamos toda nuestra energía y nuestro tiempo en servir a Dios y amar al prójimo.

¿Estás de acuerdo? ¿Estás viviendo de este modo?

Eso es lo mejor que podemos hacer y lo que entendemos que Dios pretende de nosotros.

Que Dios les hable a nuestros corazones y que seamos sensibles a Su voz.

Oración:

Padre de amor y de paz, gracias te damos por habernos aceptado en el cuerpo de Cristo; gracias por amarnos tanto y por permitirnos adorarte y servirte.

Anuncio

Te entregamos hoy nuestro corazón y te suplicamos perdón, si no hemos sabido comprender la esencia del Evangelio.

Ayúdanos a aceptar a todos nuestros hermanos y a dejar de lado todo fanatismo.

Enséñanos tu verdad y ayúdanos a vivir en ella; queremos servirte y adorarte con nuestras vidas.

Por favor, continúa trabajando en nosotros, tu Iglesia; te necesitamos Padre.

Oramos en el nombre de Cristo Jesús, y te alabamos con todo nuestro ser, amén.

De ambos pueblos hizo uno
De ambos pueblos hizo uno – Efesios 2.14-16

Links


A más estudios de Efesios:


Estudio Anterior

Sin esperanza y sin Dios
Sin esperanza y sin Dios – Efesios 2.11-13

Siguiente Estudio

Entrada al Padre por Cristo
Entrada al Padre por Cristo – Efesios 2.17-18

Otros estudios:

También te invitamos a leer reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

O si gustas,

Comentarios bíblicos devocionales

Que son explicaciones y estudios exegéticos del texto de distintos libros de la Biblia, pero con una mirada más devocional que técnica.

Anuncio

Si quieres, puedes escribirnos, puedes hacerlo a través de la caja de comentarios.

Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida, utilizando una imagen de Anugrah Lohiya.

De ambos pueblos hizo uno – Efesios 2.14-16 – Significado y Aplicación

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio