Categorías
Reflexiones sobre la vida Cristiana

Cosas por limpiar

Muy bienvenido, muy bienvenida a Gracia y vida, en esta publicación te presentamos un devocional cristiano al que hemos llamado “Cosas por Limpiar”; el mismo está basado en el texto bíblico de Números 33.50-34.29. Anhelamos que sea de gran bendición para tu vida.

Si estás de acuerdo, antes de comenzar con este devocional, te proponemos que tomes unos minutos como para orar para que sea el Espíritu Santo quien te hable más allá de cualquier cosa que podamos decir nosotros. Esperamos que así sea. Por si lo necesitas, te dejamos un modelo de oración:

Oremos

Padre Celestial, te agradezco por la bendición de poder meditar en tu palabra, me gustaría que me hables a través del texto bíblico y del devocional que estoy por leer.

Te entrego mi vida, y espero que me ayudes a poner en práctica todo lo que me enseñes hoy.

Deseo poder dar gloria a tu Nombre en cada momento de mi vida y con cada cosa que haga.

En el nombre de Jesús, amén.

Devocional sobre Números 33.50 – 34.29

Introducción

Si bien el libro de Números no siempre es muy leído, tiene grandes enseñanzas escondidas, perlas de gran valor que enriquecen nuestra vida espiritual. 

Te proponemos leer el texto de corrido y luego te invitamos a pensar y a meditar en cuanto a la necesidad que tenemos de limpiar nuestras vidas.

Leamos la primera parte del texto:

Números 33.50-53 y 55

50 Entonces el Señor habló a Moisés en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó: 

51 «Habla a los israelitas, y diles: “Cuando crucen el Jordán a la tierra de Canaán, 52 expulsarán a todos los habitantes de la tierra delante de ustedes, y destruirán todas sus piedras grabadas, y destruirán todas sus imágenes fundidas, y demolerán todos sus lugares altos; 53 y tomarán posesión de la tierra y habitarán en ella, porque les he dado la tierra para que la posean. 

55 Pero si no expulsan de delante de ustedes a los habitantes de la tierra, entonces sucederá que los que de ellos dejen serán como aguijones en sus ojos y como espinas en sus costados, y los hostigarán en la tierra en que habiten.

Pensemos juntos

Leyendo estos pasajes vemos las instrucciones de Dios en cuanto a qué debían hacer al entrar en la tierra prometida.

Dios estableció varios objetivos a ser cumplidos por el pueblo de Israel y uno de ellos era que debían limpiar la tierra de “aguijones y espinas”. 

Estas eran las personas que no conocían a Dios, y que por lo tanto, no respetaban Su palabra.

La razón de esta orden era que si el pueblo vivía en sociedad con aquellas personas, terminaría siendo desviado de la vida de santidad que Dios esperaba que tuviera. 

Esto mismo es algo que sucede hoy con muchos de nuestros hermanos, quienes no saben establecer límites sanos con sus amistades y otras relaciones, y por lo tanto se ven afectados a la hora de prosperar en cuanto a su madurez espiritual.

Por ende, cuando permitimos que quienes no conocen a Dios ejerzan su influencia sobre nosotros, corremos el riesgo que aquellos nos desvíen de la voluntad de Dios, tal como pasó con el pueblo de Israel, al que más tarde, esa influencia lo llevó al exilio en Babilonia. 

En los pasajes siguientes, Números 34:1 al 15, vemos cómo aceptaron la voluntad de Dios y también cómo actuaron conforme a las instrucciones específicas de Dios en cuanto al territorio que Él les había reservado como heredad, es decir, la tierra prometida. 

Esta era la voluntad de Dios, y el pueblo simplemente debía aceptarla. Al mismo tiempo, habían decisiones que estaban en las manos del pueblo, como por ejemplo, la repartición de la tierra (ver Números 34:16 al 29).

Hoy vivimos dentro de una situación similar, en ciertas cuestiones debemos aceptar la voluntad de Dios tal cual es, sin embargo, para otras, Dios nos da la libertad de decidir como mejor nos parece.

Reflexión

Acompañanos a reflexionar sobre lo que hemos leído, haciéndonos las siguientes preguntas: 

¿Qué áreas de nuestra vida requieren ser limpiadas?

¿Qué es lo que debemos limpiar?

¿Qué haremos para deshacernos de lo que interfiere con la voluntad de Dios?

Una vez que nos planteemos estas preguntas delante de nuestro Señor, te invitamos a que juntos hagamos la siguiente oración:

Oremos

Señor gracias por hablarme a través de tu palabra, te suplico que abras mis ojos, para poder darme cuenta de lo que requiere ser eliminado de mi vida y dame Señor las fuerzas para ser fiel a ti, en el nombre de Jesús, amén.

Notas

Cosas por limpiar – Devocional Cristiano

Comparte con quien quieras

2 respuestas a «Cosas por limpiar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *