Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

Acceso directo al Padre

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

La presente es una breve reflexión basada en el texto bíblico de Marcos 15.38

Por gracia de Dios hoy tenemos el acceso directo al Padre, ya no dependemos de otros para poder hablar con Él.

Esto es algo que logró Jesús al morir en esa cruz, y por lo cual, a manera de señal se rasgó el velo del Templo en dos.

¡Te invitamos a leer el devocional y a pensar juntos en este tema!

Comparte con quien quieras
Anuncio

Versículo base: Marcos 15.38 – El Velo del Templo se rasgó en dos

Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

Contexto bíblico: Marcos 15.25-39

25 Era la hora tercera cuando lo crucificaron. 26 La inscripción de la acusación contra Él decía: «EL REY DE LOS JUDÍOS». 

27 Crucificaron con Él a dos ladrones; uno a Su derecha y otro a Su izquierda. 28 Y se cumplió la Escritura que dice: «Y con los transgresores fue contado».

29 Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo: «¡Bah! Tú que destruyes el templo y en tres días lo reedificas, 30 ¡sálvate a Ti mismo descendiendo de la cruz!». 

31 De igual manera, también los principales sacerdotes junto con los escribas, burlándose de Él entre ellos, decían: «A otros salvó, Él mismo no se puede salvar. 32 Que este Cristo, el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos». Y los que estaban crucificados con Él también lo insultaban.

33 Cuando llegó la hora sexta, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena. 34 Y a la hora novena Jesús exclamó con fuerte voz: «Eloi, Eloi, ¿lema sabactani?», que traducido significa, «Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué me has abandonado?». 

35 Algunos de los que estaban allí, al oírlo, decían: «Miren, está llamando a Elías». 36 Entonces uno corrió y empapó una esponja en vinagre, y poniéndola en una caña, dio a Jesús a beber, diciendo: «Dejen, veamos si Elías lo viene a bajar». 

37 Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró. 38 Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. 39 Viendo el centurión que estaba frente a Él, la manera en que expiró, dijo: «En verdad este hombre era Hijo de Dios».

Reflexión Bíblica – Meditación Cristiana – Devocional Diario

¿Sabes de cuál velo se está hablando aquí?

En el Templo de Jerusalén, y anteriormente en el Tabernáculo de Reunión, en el Antiguo Testamento, existían dos lugares muy especiales, aunque uno era más especial que el otro.

Estamos hablando del Lugar Santo y del Lugar Santísimo. Ambos dentro del templo y, anteriormente, también del Tabernáculo.

Anuncio

Entre ambos había un velo, una cortina que separaba el uno del otro.

En el lugar Santísimo sólo entraba el sumo sacerdote una vez al año, cuando se hacía el sacrificio por la expiación por los pecados.

Algo que venía del Antiguo Testamento, que Dios había reglamentado, y que los judíos hacían cada año.

El lugar Santísimo era un lugar de encuentro, en el que el sumo sacerdote se encontraba con Dios.

Era un lugar muy particular en el cual Dios descendía para encontrarse únicamente con el sumo sacerdote, que era el intermediario entre Dios y los seres humanos.

Hasta ese entonces, el acceso a Dios estaba restringido. Sólo podía contactarse con Dios una persona y una vez al año.

Ahora, al morir Jesús, ese velo (cortina) que separaba un lugar del otro, se rasgó, se cortó en dos, una señal que nos indica que esa cortina ya no está, que ahora Dios es accesible para todos y no solamente para el sumo sacerdote.

Y más que eso, no solamente una vez al año, sino en cada momento y en todo lugar. ¡Dios es accesible para cada uno de sus hijos!

Al morir Jesús en la cruz por nuestros pecados, al aceptarlo como nuestro Señor y Salvador, todos sus hijos podemos tener acceso directo al Padre.

Anuncio

Eso es lo que posibilitó Jesucristo al morir por nosotros, en nuestro lugar.

Bendita muerte. ¡Gracias Señor! ¡Bendito seas por siempre!

Hoy tenemos acceso al Padre por medio de Jesucristo, y ese es un regalo que Dios nos da.

Es por eso que cuando oramos podemos hablar directamente con el Padre.

¿Cómo no agradecer a nuestro Señor Jesús por tal sacrificio, cómo no estar agradecidos a Dios por tal posibilidad?

Bendito Dios te adoramos, te amamos y nos entregamos en tus manos para que obres en nosotros según tu voluntad.

¡La Gloria sea a tu nombre por los siglos de los siglos, amén!

Oración

Padre Santo y Bendito, cómo no adorarte por tan grande amor, por ese sacrificio de tu Hijo Jesucristo y por esta hermosa y grandiosa oportunidad que nos regalas de hablar directamente contigo. ¡Bendito Seas!

Señor, yo quiero glorificar tu nombre con mi vida, quiero darle honor a tu nombre con cada cosa que haga, bendito eres y digno de adorar. Padre mío, yo te entrego mi vida y oro a ti en el nombre de mi Señor Jesucristo, amén.

Acceso directo al Padre
Acceso directo al Padre – Marcos 15.38 – El Velo del Templo se rasgó en dos

Links

Te invitamos a continuar leyendo más reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Anuncio

Devocionales Diarios

Devocional diario: El ministerio de Jesús

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

Si gustas escribirnos, no lo dudes, puedes hacerlo a través de la caja de comentarios. Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada es un trabajo de Gracia y Vida utilizando las imágenes originales tomadas de un artículo del sitio: entrecristianos.com.

Acceso directo al Padre – Marcos 15.38 – El Velo del Templo se rasgó en dos

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio