Categorías
Comentarios Devocionales de la Biblia Devocionales Diarios Reflexiones sobre la vida Cristiana

A Dios sea la gloria

¡Muy bienvenidos a Gracia y Vida!

El presente es un breve estudio bíblico basado en Efesios 3.21.

Dios merece que le demos toda la gloria por siempre. No solo por lo que hizo por nosotros sino también por lo que hace y por lo que seguirá haciendo.

Ahora, ¿Cómo le adoramos? ¿Lo hacemos como Él espera? ¿Recibirá Dios nuestra alabanza?

Te invitamos a leer este estudio y a pensar juntos en este tema.

Comparte con quien quieras
Anuncio

Versículo Clave: Efesios 3.21

A Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.

Contexto bíblico: Efesios 3.13-21

13 Ruego, por tanto, que no desmayen a causa de mis tribulaciones por ustedes, porque son su gloria.

14 Por esta causa, pues, doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15 de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. 16 Le ruego que Él les conceda a ustedes, conforme a las riquezas de Su gloria, el ser fortalecidos con poder por Su Espíritu en el hombre interior;

17 de manera que Cristo habite por la fe en sus corazones. También ruego que arraigados y cimentados en amor, 18 ustedes sean capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, 19 y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que sean llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios.

20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros, 21 a Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.

Estudio Bíblico Devocional – Reflexión – Explicación: “A Dios sea la gloria – Efesios 3.21”

Con este versículo llegamos al final del capítulo tres, de aquí en adelante la carta a los Efesios se volverá práctica y ya no teológica.

A partir de este punto recibiremos muchos consejos sobre cómo vivir nuestras vidas como verdaderos cristianos.

Pero, antes de pasar a esos otros temas, y después de haber hablado sobre tantas bendiciones recibidas, Pablo no puede menos que terminar esta parte de su carta con una alabanza, y por eso escribe:

«A Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén». Efesios 3.21

Esta es una hermosa alabanza de Pablo, a través de la cual, también podemos obtener algunas enseñanzas.

En este texto aprendemos que tanto la iglesia como Jesús le dan Gloria a Dios, y que lo harán “por todas las generaciones, por los siglos de los siglos”.

Anuncio

Y por si nos preguntáramos: ¿Cómo es que le dan gloria? La respuesta es la siguiente:

Lo hacen al reflejar el carácter y el amor del Padre y, lo hacen al cumplir Su voluntad. ¡Eso le da gloria a Dios!

Recordemos que eso fue exactamente lo que hizo Jesucristo en esta Tierra, y que es lo que sigue haciendo desde el Cielo.

¿Recuerdas el pedido de Felipe en Juan 14.8-10: “muéstranos al Padre”?

«8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí?»

¡Felipe podía ver al Padre en Cristo Jesús! ¡Que bendición la de esos discípulos al vivir con Jesús, aunque sea por un corto tiempo!

El ejemplo de la vida de nuestro Señor nos demuestra que Dios recibió gloria a través de Él, y por eso el Padre también se deleitaba en Su hijo (Mateo 3.17).

Esto debería llevarnos a que nos planteemos que:

También nosotros deberíamos darle gloria a través de nuestras vidas.

Anuncio

Por ende, deberíamos considerar/preguntarnos si nuestra vida refleja tanto Su voluntad, como Sus caminos y Su persona.

Y si no es así, entonces, ponernos la meta de imitar a Jesús y de obedecerle en cada área de nuestras vidas.

Sólo de esa forma podremos darle gloria personalmente. Ahora, La pregunta es: ¿Querremos vivir de esa manera?

Luego, más allá de nosotros como individuos, la Iglesia de Cristo y la manifestación del amor que el Padre tiene para con ella, ya le dan gloria a Dios por sí solas.

Y, por otro lado, y cambiando levemente de tema, ¿has notado la devoción, el amor y la entrega de Pablo?

Sólo una persona que ama tanto a Dios como él puede comprender lo que se siente y lo que implica adorar a Dios como él lo hacía.

Las palabras: “A Él sea la gloria” pudieran ser repetidas por cualquier persona tantas veces como se quiera, pero, ese sentimiento, esa convicción y esa entrega de Pablo eran las que le daban peso y sentido a sus palabras.

Cualquiera de nosotros pudiéramos decir: “te adoramos Padre”, o “te alabamos Señor” o lo que sea que se nos ocurra, pero si nuestra adoración no es “en verdad”, entonces lo que fuera que digamos serán solo palabras vacías.

¿Lo habías considerado?

La verdadera adoración no es sólo un sentimiento y/o una expresión momentánea.

Anuncio

Adora al Señor solo aquel que vive dentro de Su voluntad. Lo honra y le da gloria solo quien se deja guiar por el Espíritu Santo, y quién le obedece.

Recordemos el texto:

«23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren». Juan 4.23-24

Él merece toda la gloria, pero no la recibe de cualquiera. Él merece ser adorado, pero solo puede hacerlo en verdad un verdadero hijo de Dios.

Teniendo en cuenta estos factores, ¿Tú que piensas? ¿Recibirá Dios nuestra adoración? ¿Le estaremos dando tanta gloria como Él merece?

Este es un buen momento para hablar con nuestro Padre celestial y para tomar la decisión de hacer todos los cambios que hagan falta. ¿No lo crees?

Oración:

Padre todopoderoso, santo y bendito, gracias te damos por habernos hecho parte de tu familia. Gracias por la posibilidad de conocerte y de vivir en comunión contigo.

Esperamos seguir madurando espiritualmente para poder servirte y agradarte en nuestras vidas. Queremos adorarte con todo lo que somos, con lo que hacemos, decimos y pensamos.

Esperamos tu ayuda Señor, te necesitamos, por favor sigue trabajando en nosotros. Queremos ser verdaderos adoradores, queremos adorarte en espíritu y en verdad.

Te entregamos nuestras vidas y nos ponemos en tus manos. Para ti toda la gloria y la alabanza, tú eres nuestro precioso Dios en quien confiamos.

Oramos en el bendito nombre de nuestro Señor Jesucristo, amén.

A Dios sea la gloria
A Dios sea la gloria – Efesios 3.21

Links


A más estudios de Efesios:


Estudio Anterior

Dios es poderoso para hacer todo
Dios es poderoso para hacer todo – Efesios 3.20

Siguiente Estudio

Vivan de una manera digna
Vivan de una manera digna – Efesios 4.1

A otros estudios:

Anuncio

También te invitamos a leer reflexiones cortas a través de los siguientes links:

Devocionales Diarios

Devocionales basados en el evangelio de Marcos

O si gustas,

Comentarios bíblicos devocionales

Que son explicaciones y estudios exegéticos del texto de distintos libros de la Biblia, pero con una mirada más devocional que técnica.

Si quieres, puedes escribirnos a través de la caja de comentarios.

Estamos a tu disposición hasta donde nos sea posible, esperamos poder ser útiles para tu vida espiritual. ¡Dios te bendiga en todo!

Notas

  • Las citas bíblicas fueron tomadas con permiso de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) © 2005 by The Lockman Foundation.
  • La imagen de portada corresponde a un trabajo de Gracia y Vida, utilizando una imagen de Đỗ Tiến Đạt.

A Dios sea la gloria – Efesios 3.21 – Significado y Aplicación

Comparte con quien quieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio